eldiario.es

9

La caja mágica

Dos caras de España, dos opciones: una cociéndose y concentrándose; otra, madurando. PP y Podemos son las dos caras más representativas de España. Queda de momento para el socialismo solo el canto

29 Comentarios

Pablo Casado, Javier Maroto, María Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy, Andrea Levy y Fernando Maíllo en el 18 Congreso Nacional del PP

Pablo Casado, Javier Maroto, María Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy, Andrea Levy y Fernando Maíllo en el 18 Congreso Nacional del PP Jon Barandica

Podría haber sido la caja B, la caja aislada, la bancaja mágica u otras muchas alegorías a la situación procesal del PP, pero, al final, los organizadores decidieron que fuera la Caja Mágica el lugar de celebración de su cónclave mariano.

Lo de caja venía bien, sobre todo, cuando se conocían la sentencia de Gürtel en Valencia y las declaraciones de empresarios asegurando que financiaban en B al PP; y cómo no, Rato y sus cajas, santo milagroso del PP, con su taumaturgia para transformar todo lo que toca en oro popular; pero lo de mágica venía igualmente bien.

Si algo es indiscutible en Rajoy es que tiene baraka. Tiene magia, es un rey taumaturgo que cura y hace milagros, tiene toque real. Rajoy ha curado a su partido de las invectivas sobre su corrupción y ha hecho el milagro electoral de  ¡que, a pesar de tanto juicio, su partido siga ganando. Se merece, por tanto, seguir siendo el líder de su empresa. Ese manto protector es propio de la Virgen del Rocío. Si fuera próximo, en un descuido, le frotaría un décimo de Navidad o el especial del Día del Padre por la americana .

Lo demás no importa, lo dijo Arenas en las vísperas: pasará lo que decida Rajoy, una versión política de la Peña Bética. "Lo que diga don Manué", de la peor época del club Hispalense, al servicio de Lopera.

Mariano ha hablado, "causa finita". Listo como él solo, sin  amenazas, por la cochura sin plazos de Podemos y la descomposición del socialismo, no ha actuado, como diría Casado, por adición, sino por resta o sustracción. Rajoy ha debilitado a sus segundos.  El poder es el mismo, es decir, que si Cospedal tiene a Martínez Maíllo al lado, tendrá  menos poder. Pero menos Soraya,  cuyos seguidores han quedado en evidencia. Si Cospedal era incompatible entre ministra y secretaria general, ¿por qué  no lo es Rajoy entre presidente y presidente? Pucherazo aparte, se les ha visto el plumero. A Moreno Bonilla entre otros , que ya no podrá decir en Andalucía que Susana Díaz acumulará cargos si da el salto si no es con mucha vergüenza, como la que no tiene al pedir limitación de mandatos en el Parlamento de Andalucía, mientras guarda  silencio en el PP con Mariano.

En fin, sin emoción, como una alberca de aceite, Rajoy ha renovado su imperio, ha sido su ticket de un 95,65 por ciento; la monarquía popular funciona, aunque sea electiva como la visigoda.

En otro barrio, pongamos que de Madrid, claro, Iglesias renovaba, en esta ocasión con un 89 por ciento. Tiene mérito, porque en el otro barrio funciona el BOE; en el suyo, otras cosas; entre otras, más de 155.000 sufragios, por algo más de 2.600 votos de compromisarios en el caso popular.

Iglesias ha arrasado. En estas mismas páginas escribí que no me  creía la pelea, que todo tenía un punto  de teatro y performance: me equivoqué. Una cosa buena es la transparencia del debate de Podemos y su frescura; otra no tanto,  la mala laba de los secundarios. Monedero estuvo acertado, Podemos ya no puede ser más un grupo de cinco amigos, los 155.000 votos y los últimos resultados electorales  lo exigen. El problema es que la performance del enfrentamiento Iglesias-Errejón se les ha ido de las manos. El diagnóstico de Monedero, acertado en mi opinión, los ha llevado a que el que gana, lo gane todo, y el que pierda lo pierda todo. La recomposición será difícil pero les va en el empeño el salto a la madurez.

Dos caras de España

El Congreso del PP, caja y magia aparte, ha pretendido, otra vez, presentar al partido  conservador como la única  España posible;  no lo han conseguido. Si acaso, tras las corridas  judiciales y corrupciones pendientes de veredicto, lo que ha logrado el PP en su Congreso es parecerse más aún a sí mismo, al PP.

Dos caras de España, dos opciones: una cociéndose y concentrándose; otra, madurando. PP y Podemos son las dos caras más representativas de España. Queda de momento para el socialismo solo el canto.

- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha