eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Alberto Arce

Periodista.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 633

Toda Nicaragua es una inmensa casa

“Ya ves, viajero, está su puerta abierta, todo el país es una inmensa casa. No, no te equivocaste de aeropuerto: entra nomás, estás en Nicaragua.”

Julio Cortázar, 1980. 

Seguir leyendo »

Nicaragua vive en un estado de excepción que nadie ha declarado

Estos días son confusos, vertiginosos y frustrantes. De portazos y patadas a la esperanza del puñado, ya muy reducido, de opositores que continúa tratando de trabajar en Managua. Uno hace una entrevista en la mañana y a media tarde, antes de que caiga el sol, el gobierno ha respondido a lo que planteaba la entrevistada. Como si hubiera estado escuchando las preguntas al aire de sus opositores, el guión estuviera escrito con tinta de plomo y solo se tratase de ir leyendo líneas para responder.

Vilma Núñez llega dos horas tarde a la reunión que ella misma ha convocado para media mañana. Sofocada, ágil y lúcida, cargando con más de medio siglo de militancia en la defensa de los derechos humanos a las espaldas, la directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, recientemente cerrado por Decreto Legislativo y acusado, entre otros delitos, de terrorismo y odio, circula por Managua con prisas, acompañada de una asistente, reuniéndose en oficinas prestadas y dando fe de dos derrotas: la suya, en tanto defensora de la ley y la de Nicaragua, que no es Estado de Derecho.

Seguir leyendo »

Nicaragua: dos países que no se tocan mas que cuando se matan

Managua es una ciudad dolida. Atravesada por el resentimiento, el rencor y el miedo. Una ciudad de policías vigilantes en rotondas y esquinas y manifestantes progubernamentales, prepotentes y felices, anclados a sus banderas sandinistas y a los semáforos. Es también una sociedad silenciada,  con medios de comunicación clausurados y rodeados por una policía y una milicia civil omnipresente –los motorizados- que tratan de imponer bocas cerradas a base de una presencia que no puede ser sino amenazadora, oscura, dictatorial.

Ese resentimiento, rencor, miedo y silencio grises, sucios y cargados que sobrevuelan Managua al terminar el año de las protestas más intensas y dramáticas que ha vivido el país desde la guerra revolucionaria y su continuación anti-imperialista se sienta a la mesa en la actitud de Ángel G, un joven de 26 años que camina por el mercado cargado con un mazo de tarjetas de recargas de celular. No ha participado nunca en una marcha ni en un tranque. Tampoco se ha metido en política.

Seguir leyendo »

"Llamamos al pueblo de Nicaragua a que no se autocensure"

La tarde del lunes, abriéndose paso entre el ruido ensordecedor de la Panamericana norte, un enjambre de periscopes transmitiendo en vivo y una unidad de antimotines preparada para irrumpir a golpes en cuanto recibiera la orden, una pareja cogida de la mano enfrentó su miedo, miró hacia delante sin titubear y avanzó hasta la puerta de los juzgados centrales de Managua. En apenas unos metros, rodeados de la docena de periodistas independientes que siguen trabajando en la capital de Nicaragua, su entereza los transformó en espejo.

Con palabras firmes y voz templada, transmitiendo un ejemplo de compromiso con el país y el estado de derecho, le rebotaron al régimen del Comandante Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, una imagen distorsionada y grotesca. La de una revolución sandinista convertida en remedo mediocre de la dictadura a la que derrocó. En reino de la arbitrariedad de una familia que pisotea las mismas leyes de las que dota a un país convertido ya en su finca.

Seguir leyendo »

Confidencial, el diario requisado y ocupado por la policía de Nicaragua que sobrevive en la semiclandestinidad de una habitación de hotel

Wilfredo Miranda, de 25 años y Néstor Arce, de 26, no pierden la lucidez ni la capacidad de trabajo pese a lo complejo de su situación. Tampoco aceptan la palabra miedo. Bromean, responden llamadas o transcriben una entrevista que su director, Carlos Fernando Chamorro, le ha hecho al escritor Sergio Ramírez mientras anotan reacciones, eligen citas o suben fotos del encuentro a sus redes sociales. Escriben desde la habitación que comparten en un hotel con las dos computadoras y varias mochilas que han logrado salvar de la redacción de  Confidencial, violentada, saqueada, clausurada y ocupada por las fuerzas especiales del Gobierno de Daniel Ortega desde la madrugada del viernes.

El ambiente es tenso.

Seguir leyendo »

Nuevo Acuerdo Verde: el programa con el que la izquierda estadounidense quiere recuperar la iniciativa política

No había pasado una semana desde las elecciones de mitad de mandato, las que lanzaron a la primera línea política a una nueva generación de  mujeres jóvenes y de perfiles no tradicionales y ya comenzaban a asomar algunos brotes verdes entre la densa niebla que cubre Washington desde la elección del presidente Donald Trump. 

Primero vimos a una congresista demócrata recién electa, Alexandria Ocasio-Cortez, subida  sobre una mesa en una iglesia, micrófono en mano y dirigiéndose a un grupo de activistas movilizados en torno a la crisis climática, el Sunrise Movement. Después, a esos mismos activistas marchando en paz hasta el despacho de la también demócrata Nancy Pelosi, lideresa de la Cámara de Representantes, y sentados frente a ella. Poca novedad. Carteles. Cantos. Manifiesto. Algunos arrestos. Previsible. 

Seguir leyendo »

La nueva estrategia de los científicos climáticos: "Es la economía, es ahora y somos todos"

"Es la economía, es ahora y somos todos". Katherine Hayhoe, Directora del Centro para la Ciencia del Clima de la Universidad Texas Tech, es una de las académicas más conscientes de la importancia de la comunicación de los impactos del cambio climático. Y lleva días repitiendo ese nuevo lema allá donde habla. 

La semana pasada participó de un encuentro con periodistas en el que compartió sus puntos de vista sobre los argumentos más efectivos a la hora de cambiar conciencias e impulsar políticas públicas. El espíritu, un clásico: Los científicos ya han entendido lo que sucede y ahora, además, quieren hacer algo para, al menos, mitigarlo.

Seguir leyendo »

Honduras es un poema narcopolítico

La próxima temporada de Narcos, quizás la de Fariña también, podría rodarse en Honduras. Tendría mar, cocaína, ajustes de cuentas y política, mucha política. Surcaría las playas del Caribe, los despachos de esa pequeña Casa Presidencial mal encajada entre las colinas de Tegucigalpa o el del General al mando de la Policía y se dormiría una reconfortante siesta entre amigos, ni lo duden, en los pasillos del Congreso de la República.

Los detalles del guión son públicos y los secuencia, paso a paso, una fiscalía de distrito en Nueva York. 

Seguir leyendo »

Cuando descargarse un informe sobre el clima se convierte en acto político

Hay noticias que, de tan discretas, no lo parecen. Que caminan de lado. Por la periferia y en silencio. Huérfanas de notas de prensa, declaraciones, discursos grandilocuentes. 

Encuentros que podrían ocupar las portadas bajo titulares como 'Diplomacia científica entre los dos países responsables de la mayor parte de las emisiones de gases invernadero del planeta' . Iniciativas que podrían divulgarse tras un 'Alaska, zona cero del cambio climático, presenta su plan de acción para adaptarse al acuerdo de París pese al negacionismo del Gobierno federal'. Proyectos sumergidos en los archivos hasta el día en que alguien decida escribir la historia del desastre, las omisiones que nos arrastraron a una situación que nadie sabe definir con exactitud pero sobre la que todos coinciden en algo: ser á peor que la actual.  

Seguir leyendo »

Alaska, esa aldea gala donde 45 años de mandato republicano ininterrumpido sobreviven al exceso y la prepotencia

Si las elecciones intermedias en Estados Unidos pudieran reducirse a una imagen que represente los dos países que conviven −cada vez más polarizados − bajo la misma bandera, sería la de un apretón de manos.

En Anchorage, la capital económica de Alaska, a mediados de octubre y tras debatir durante algo más de una hora sobre los problemas del estado, Alyse Galvin, del Partido Demócrata, una mujer de 53 años, reconocida por su activismo en defensa de la educación pública y sin carrera política previa, cerró su carpeta de notas y le tendió la mano a su rival, el impetuoso e incombustible Don Young, un republicano de 85 años que ocupa el único escaño por Alaska en el Congreso desde 1973.

Seguir leyendo »