eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Alfonso Pérez Medina

Periodista. Trabaja en laSexta como responsable de Tribunales y asuntos judiciales. Antes en Europa Press, donde ha cubierto casos como el 11-M, Gürtel, Púnica, Lezo o los Papeles de Bárcenas. También hizo información deportiva en Onda Cero y ha escrito reportajes sobre tribunales e información judicial en el semanario Ahora, en el digital Cuartopoder y en la revista especializada Iuris.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 613

La rebelión de los Mossos

La declaración al unísono de los mandos de los Mossos d'Esquadra en el juicio del procés defendiendo la dignidad del cuerpo y atacando a los responsables políticos a los que obedecían ha puesto en evidencia que, en mitad del ensueño nacionalista en el que todavía vive una parte de la sociedad catalana, al menos los encargados de cumplir y hacer cumplir la ley permanecían despiertos.  

Con un testimonio medido al milímetro, supervisado por su abogada y que no tenía la obligación de realizar porque su causa es la que le sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional, probablemente antes del verano, el major Josep Lluís Trapero ha tratado de salvarse de la quema y reivindicar la labor de una institución que ha quedado carbonizada por los manejos de los dirigentes independentistas. 

Seguir leyendo »

Testigos de cargo y de trinchera

En un juicio hay testigos y testigos. Los hay que cumplen lo esperado, que son parte del conflicto y que acuden a la sala de vistas a justificarse y a defender sus intereses, que suelen coincidir casi siempre con la parte que les propone. Otros no tienen tan claro a lo que van, titubean, se contradicen, dicen medias verdades y al final les pillan. Esos son los buenos para los fiscales y abogados avezados porque de esos testimonios se acaban logrando confesiones que provocan una condena o una absolución.

El testimonio dubitativo del ex comisario general de Información de los Mossos d'Esquadra Manel Castellví es de estos últimos. Su declaración deja en mal lugar a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Joaquim Forn, a los que advirtió expresamente en una reunión con la cúpula de los Mossos de que mantener la convocatoria del referéndum cuando el Tribunal Constitucional lo había prohibido podía conducir a enfrentamientos violentos entre los cuerpos de policía que tenían un mandato judicial que cumplir y las personas que, de buena o mala fe, se iban a concentrar en los colegios electorales para defender las votaciones.

Seguir leyendo »

Los trenes que siguen chocando

Cuando el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya Gabriel Rufián terminó de declarar este jueves en el Tribunal Supremo saludó cariñosamente a todos los acusados menos a uno. A él no le considera uno de los "presos políticos" independentistas "injustamente perseguidos por defender sus ideas" porque intentó evitar el doble desastre del 155 y la Declaración Unilateral de Independencia y, cuando vio que el choque de trenes era inevitable, decidió bajarse del vagón y dimitir de su cargo de conseller de Empresa.

Santi Vila pasea solo y taciturno por los pasillos del Supremo cada vez que hay un receso en el juicio en el que se intenta dilucidar qué pasó en aquellos meses de septiembre y octubre de 2017 a los efectos del Código Penal. Pero fue el único de los acusados al que el lehendakari, Íñigo Urkullu, dedicó un caluroso apretón de manos después de contar con detalle al tribunal cómo intentó, con la ayuda de Vila, mediar entre los Gobiernos de Puigdemont y Rajoy antes de la fractura final.

Seguir leyendo »

Vox en modo avión

Miércoles 20 de febrero, pasadas las dos y media de la tarde. Dos hombres trajeados y pulcramente peinados abandonan a toda prisa el Tribunal Supremo, donde acaba de declarar el exconseller Josep Rull, el hombre que evitó que el barco en el que fueron desplazados a Catalunya cientos de efectivos de la Policía Nacional para intentar impedir el referéndum del 1 de octubre, el famoso Piolín, atracara en el puerto de Palamós. Dice que era temporada alta de cruceros y que la embarcación no tenía los permisos necesarios.

Los dos hombres caminan rápido, casi como lo hacía Rajoy en sus ratos libres, sin reparar en nada ni saludar a nadie. Hasta que ven un grupo de cinco policías que custodian el parque que separa el Supremo de la Audiencia Nacional y rectifican su trayectoria. Recorren una veintena de metros a propósito para saludar a los agentes, uno por uno, y desearles un buen servicio. Son Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, y Pedro Fernández, vicesecretario jurídico de la formación de extrema derecha. El próximo 28 de abril hay elecciones generales y los policías también votan.

Seguir leyendo »

Disputar el partido o darlo por perdido

El 27 de octubre es una fecha marcada en rojo en Catalunya y en Alcorcón. En el año 2017 el Parlament proclamó la declaración unilateral de independencia que provocó la suspensión de la autonomía catalana y ese mismo día, ocho años antes, el equipo de fútbol de la localidad madrileña logró la mayor gesta de su historia al eliminar al Real Madrid en la Copa del Rey tras endosarle un humillante 4-0. La comparación, bizarra si se quiere, viene al caso por unas palabras que pronunció este miércoles el portavoz de Junts per Catalunya, Eduard Pujol.

El periodista de ‘La Sexta’ José Yélamo, que aborda a sus entrevistados con una sonrisa hasta que les calza una pregunta a la yugular, quiso saber si la decisión del tribunal de permitir a los acusados lucir los lazos amarillos durante el juicio no tiraba por la borda el discurso de vulneración de derechos que estaban haciendo sus defensas. “Tenemos delante al Madrid. Son muy buenos y saben mucho”, contestó Pujol, que además de saber de fútbol trabajó durante varios años en el gabinete de prensa del Barça. 

Seguir leyendo »

La hora de la verdad… judicial

La primera temporada de El Procés acabó con sus principales protagonistas cantando Els Segadors, puño en alto en la escalinata del Parlament, con más cara de circunstancias que de alegría. La segunda desplazó a algunos de los principales personajes a Centroeuropa mientras otros desaparecían temporalmente de la pantalla con excepción de puntuales apariciones en forma de holograma. A partir de este martes comienza en el Tribunal Supremo la tercera temporada de la serie que, siguiendo la estructura narrativa tradicional, mostrará, tras la introducción y el nudo, el desenlace de esta historia.

Llega la hora de la verdad, de la única verdad en un Estado de Derecho, que es la judicial. En los próximos tres meses los acusados podrán explicarse -en castellano o en catalán, según prefieran-, serán escuchados más de 500 testigos y se practicarán decenas de pruebas que permitirán establecer la verdad de lo que ocurrió en Catalunya en aquellos convulsos días de septiembre y octubre de 2017. Y más allá del Supremo, las defensas podrán denunciar la vulneración de derechos fundamentales ante el Tribunal Constitucional y, en última instancia, ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que valorará si la Justicia española se ha sobrepasado en alguna fase del procedimiento.

Seguir leyendo »

Juicio al procés: la gran batalla del relato

En la plaza de la Villa de París de Madrid, entre el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional, la Policía ha dispuesto varias hileras de vallas, unas casualmente amarillas y otras de color azul, que marcan el perímetro de la colosal batalla que se va a vivir a partir del 12 de febrero en el juicio en el que se trasladará a la opinión pública el relato de lo que ocurrió en Catalunya en los meses de septiembre y octubre de 2017.

Será, como en la batalla del Abismo de Helm que enfrenta en el Señor de los Anillos a elfos, orcos, huargos, dunlendinos y uruk-hai, una lucha cruenta a múltiples bandas. En ese doble tablero judicial y político, se juega su crédito la Justicia española pero también se dirime la unidad del independentismo y buena parte de los inminentes procesos electorales a los que se supeditará la continuidad del Gobierno de Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

Artur Mas 2020

El próximo 23 de febrero de 2020 finalizará la inhabilitación de un año y un mes impuesta por el Tribunal Supremo y Artur Mas podrá volver a la política a todos los efectos. Se cerrará un círculo que empezó a trazarse el 19 de diciembre de 2012 y que ha convertido al expresidente catalán en la figura más serpenteante del procés, el hombre que siempre anda cerca del fuego pero nunca llega a quemarse, el pirómano que un minuto después de prender el bosque llama a los bomberos y acaba colaborando en las tareas de extinción.

Aquel día de 2012 el entonces líder de la hoy desaparecida Convergència i Unió firmó junto al presidente de ERC, Oriol Junqueras, un documento al que se dio el pomposo título de Acuerdo para la Transición Nacional y para Garantizar la Estabilidad del Govern de Catalunya. En sus 19 páginas reflejaba las líneas generales que seguiría el acuerdo de gobierno de los independentistas para la legislatura e incluía la celebración de una consulta de autodeterminación que acabó celebrándose el 9 de noviembre de 2014.

Seguir leyendo »

Humor en tiempos de cólera

Ser humorista o articulista se ha convertido en una profesión de riesgo en España y no solo por las bajas remuneraciones. La regla milimétrica de la corrección política en un país en el que ser ofendidito es deporte nacional amenaza con inundar los tribunales de querellas absurdas, que en el 99 por ciento de los casos son archivadas de plano en cuanto llegan al juzgado y en el 1 por ciento restante inmediatamente después de tomar declaración al querellado, lo que conlleva su imputación y el correspondiente paseíllo judicial.

Dani Mateo tuvo la mala suerte de que le tocó uno de los cien jueces que podía ver indicios de delito en un sketch de El Intermedio en el que fingía estar resfriado y sonarse los mocos con una bandera de España. Aunque en el propio chiste ya avanzaba que su intención no era “ofender a nadie, ni a los españoles ni al rey ni mucho menos a los chinos que venden estos trapos”, el juez Adolfo Carretero sí vio en la broma un acto de menosprecio a los símbolos nacionales y admitió a trámite una querella de un sindicato policial, no solo por ultrajes a España sino también por delito de odio. Es decir, por promover o incitar a “la hostilidad, la discriminación o la violencia” contra una persona o grupo por motivos “racistas, antisemitas, de ideología, religión, creencias, situación familiar, etnia, raza, religión, orientación o identidad sexual, razón de género, enfermedad o discapacidad”. Tra, tra.

Seguir leyendo »

Más chulo que un Rato

Algo debe de pasar en la cárcel que cambia la mirada de los presos. A su salida ya no son los mismos, ven el mundo de otra forma. La cárcel les transforma como esos programas de televisión en los que entra por una puerta un medroso oficinista y, tras la intervención de los estilistas, sale una estrella del rock. Algo de eso ha debido de pasarle a Rodrigo Rato, que ingresó el 25 de octubre en Soto del Real quejumbroso, desorientado y pidiendo perdón a los ciudadanos por los errores que pudo cometer, y se ha presentado en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia como el tipo que siempre fue. Con esos aires de suficiencia que ni el cese que teledirigió su antiguo pupilo, Luis De Guindos, ni la mano por la nuca que le echó Cristóbal Montoro, por obra de un agente de aduanas, le hicieron nunca perder.

En la sala de vistas vimos al Rato que despachó en el Congreso la tragedia que sufrieron miles de pequeños inversores, la mayoría ancianos que perdieron buena parte de sus ahorros al seguir el consejo del director de la caja en el que habían confiado toda la vida, con una media sonrisa y una frase impregnada de lo peor del capitalismo salvaje que solo es aceptable si se aplica al ya retirado Rosendo: “Es el mercado, amigo”.

Seguir leyendo »