Periodista. De esas que empezó en una redacción de papel, pasó a comunicación política, volvió "a la calle" y se enfrascó en el mundo digital. Sigo la estela de Nabokov: "la palabra realidad habría que entrecomillarla siempre".