eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Ismael Cortés

Doctor en Estudios Internacionales de Conflictos y Desarrollo Social e investigador Postdoctoral de la Universidad Central Europea.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 20

Antirracismo o barbarie en tiempos de pandemia

Atravesamos una crisis global, sin precedentes, causada por la pandemia del coronavirus (COVID-19). Y nada como los momentos de crisis para poner a prueba nuestras capacidades individuales y colectivas. Venceremos la lucha contra el virus, no me cabe la menor duda. El desafío está en que, tras la victoria, nuestra sociedad salga reforzada en términos sociales y sanitarios.

Las múltiples discriminaciones que caracterizan al sistema capitalista hacen que las crisis no las vivamos todos igual. En estos días, pensemos en las familias con hijos confinadas en pisos de menos de 40 metros cuadrados. Situémonos en la piel de quienes no tienen ahorros y no pueden salir a trabajar. O pongámonos, por un momento, en los zapatos de quienes habitan en un asentamiento chabolista, en una barriada de infraviviendas o en un campamento de refugiados: sin electricidad, sin agua corriente o sin un techo decente. Antes de ponerse a pensar en estos escenarios de precariedad, la ultraderecha mediática y política ya ha tomado postura. Y no ha dudado en señalar a los más vulnerables como los enemigos a batir.

Seguir leyendo »

El malogrado sueño americano

He dedicado la primera quincena de agosto a hacer una estancia de estudio por diferentes ciudades de Estados Unidos. Justo al aterrizar, me sorprendía en los informativos de la CNN la noticia de la matanza de El Paso (Texas), en la que un hombre blanco de 21 años mató a 22 personas e hirió a otras 24, en nombre de la lucha americana contra la "invasión hispana". Por una amarga coincidencia del destino, mis compañeros de asiento en el vuelo fueron un matrimonio de Ciudad Juárez que me contaron cómo su hija de 22 años acababa de irse a vivir a El Paso, huyendo del crimen y la inseguridad que azota a esta ciudad ubicada al otro lado del río Bravo que separa México del "sueño Americano": el sueño de una vida próspera en una sociedad segura y justa. Nada más cruzar el río, la realidad desgarra las cortinas ilusorias del deseo.

El otro gran sueño, el de la política poética de Martin Luther King, también se ha desvanecido en la prosaica sociedad estadounidense. En su famoso discurso, pronunciado el 28 de agosto de 1963 desde las escalinatas del Monumento a Lincoln en Washington, el reverendo invocaba a un futuro de igualdad: "Yo tengo un sueño, que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad… Yo tengo un sueño, que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter".

Seguir leyendo »

Salvini contra la dignidad de Europa

Tras declararse ganador de las elecciones europeas en Italia el pasado 26M, Salvini ha venido inflando el pecho con gestos de desafío a la Unión Europea, para demostrar que él es el tenor que lidera el coro político del nuevo grupo europeo: Identidad y Democracia.

Ante el silencio de la Comisión Europea, ocupada en las negociaciones sobre los altos cargos que entrarán en el nuevo equipo ejecutivo del que puede considerarse el "Gobierno de la UE", Salvini se proyecta como el "hombre fuerte" que viene a salvar a Italia de sus "enemigos". Lo hemos visto en el caso de la detención de la Capitana del Sea-Watch 3, Carola Rackete. Salvini procura construirse una imagen de caudillo posmoderno gracias al uso sofisticado de las redes sociales y los medios de comunicación: implacable contra los "invasores".

Seguir leyendo »

Matteo Salvini, ¿espantajo populista o déjà vu neofascista?

Diez años después del big crunch del neoliberalismo, que se hizo manifiesto con la bancarrota de Goldman Sachs, y el consiguiente anuncio del fin de la era de los grandes bancos de inversión, asistimos incrédulos a una mutación inesperada del liberalismo democrático europeo: el populismo neofascista. Así lo demuestran los últimos éxitos electorales de partidos tales como: Agrupación Nacional (Francia), Fidesz (Hungría), Ley y Justicia (Polonia), Liga Norte (Italia), Partido de la Libertad (Austria) o el Partido Popular Danés (Dinamarca). Excepto Agrupación Nacional (principal partido de la oposición en Francia), los demás partidos forman parte de la ejecutiva de sus respectivos gobiernos. A esta lista hay que añadir el éxito de la campaña del partido ultra-nacionalista UKIP, a favor del Brexit, en el referéndum del 23 de junio de 2016.

En este contexto, Matteo Salvini emerge como Ministro del Interior de un país en busca de una nueva forma de hacer política. Lamentablemente, no hay nada original en las ideas de Salvini, salvo su cinismo orgulloso. Anteayer la comunidad gitana catalana se manifestó en Barcelona para denunciar el antigitanismo que el ministro no ha tardado en inyectar en la sociedad italiana, al declarar en una entrevista de radio la intención de crear un censo de aquellas personas que sean de etnia gitana, para expulsar a los que no hayan nacido en el país, lamentando que los que sean italianos "hay que quedárselos". La iniciativa frustrada de Salvini, firmemente rechazada por el Primer Ministro Giuseppe Conte, ya fue implementada por su antecesor de la Liga Norte, Roberto Maroni, cuando en junio de 2008 puso en marcha un censo especial para inmigrantes gitanos, posibilitando el registro de los individuos mayores de 14 años e incluso la recopilación de huellas dactilares. Dicha práctica fue condenada por una resolución del Parlamento europeo, el 10 de julio del mismo año, que recordaba a Maroni que: “Recopilar huellas dactilares de la población gitana constituiría claramente un acto de discriminación directa basada en la raza y el origen étnico, prohibido por el artículo 14 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales”.

Seguir leyendo »