eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

J. L. Vidal Coy

Periodista viajero, guerrero y medioambiental desde hace más de 45 años, que se resiste a dejar de ser cualquiera de las tres cosas a pesar de la edad y los tiempos que corren. www.joseluisvidalcoy.es

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 41

Reforma laboral: polemizar sobre la nada

No deja de ser sorprendente la que se ha montado sobre el acuerdo subrepticio entre el Gobierno de coalición PSOE-UP y EH Bildu en torno a la derogación de la reforma laboral que ejecutó ––nunca mejor dicho–– el Partido Popular de Mariano Rajoy como presidente del Ejecutivo del Estado y que dejó a los pies de los caballos tantos derechos, tantos logros, tantas mejoras, tantas realizaciones… y tantas personas.

Prácticamente todas, las que fueron pisoteadas por las pezuñas de esos caballos de Atila espoleados por los gobernantes que se hacen llamar “populares”, pertenecientes a las clases menos favorecidas de la sociedad española. Entre ellas, había pocos, muy pocos, Marcos de Quinto, Pequeño Nicolases, Cayetanos Martínez de Irujo y, en general, Trinitarios Casanova, Joseramones Carabante, Tomases Fuertes, Amancios Ortega, Kikes Sarasola, Rodrigos Rato, etcétera, etcétera, etcétera y etcétera.

El caso fue que, aparte de otras medidas legislativas que terminaron en gente viviendo en la calle, arrancada de su hogar ––nada de apartamentos de 400 metros cuadrados alquilados a precio de ganga en el mejor sitio de Madrid–– por los desahucios que el engañoso lenguaje jurídico llama “lanzamientos”, los trabajadores españoles en general se vieron sometidos y uncidos al yugo de las nuevas condiciones laborales que establecieron Rajoy y sus amiguetes.

El resultado a la vista está. España es el país del núcleo central de la Unión Europea con mayores tasas de precariedad laboral incluso en el sector público, como se ha visto en la Sanidad en esta época de pandemia. Las condiciones de trabajo esclavistas son el pan de cada día en sectores tan queridos por las estadísticas económicas oficiales como el turismo y la agricultura.

Un ejemplo: en estos tiempos de COVID-19 que corren ahora mismo, por primera vez en varias décadas la mano de obra para las recolecciones agrícolas de temporada está saliendo, en algunas zonas, de la población autóctona española que, a pesar de los pesares, hasta ayer mismo se negaba a trabajar en el campo en semejantes condiciones y dejaba la tarea para los inmigrantes más morenos y menos morenos.

Con todo esto por delante, se monta la que se monta por el pacto ––nefastamente contado en su comunicación pública–– sobre la derogación de la reforma laboral entre PSOE, Unidas Podemos y EH-Bildu. En si es “íntegra“ o no parece residir la cuestión. Más vale no tomar el rábano por las hojas e irse a los textos públicos, aprobados, firmados y rubricados.

El Acuerdo de Gobierno de la Coalición Progresista (PSOE-UP) de diciembre, subtitulado 'Un nuevo acuerdo para España', que sigue vigente, dice:

"1.3.- Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos. En concreto y con carácter urgente:

Derogaremos la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad. Derogaremos las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo.

Derogaremos la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

Asimismo, Modificaremos el art. 42.1 del Estatuto de los Trabajadores sobre contratación y subcontratación laboral a efectos de limitar la subcontratación a servicios especializados ajenos a la actividad principal de la empresa.

Limitaremos la capacidad de modificación unilateral de las condiciones del contrato por parte de la empresa.

Revisaremos el mecanismo de inaplicación de los convenios colectivos, orientándolo a descuelgue salarial vinculado a causas económicas graves".

Y estaba firmado en Madrid a 30 de diciembre 2019 por Pedro Sánchez Pérez-Castejón y Pablo Iglesias Turrión.

El acuerdo del miércoles 20 de mayo por la tarde dice:

"Contenidos del Acuerdo

1. Las fuerzas políticas que suscriben este acuerdo se comprometen a derogar de manera íntegra la Reforma Laboral del año 2012 impulsada por el Partido Popular. La derogación deberá ser efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis originada por el Covid-19."

Y está firmado en Madrid a 20 de mayo de 2020 por Adriana Lastra (PSOE), Pablo Echenique (UP) y Mertxe Aizpurua (EH Bildu).

¿Que sea "íntegra" o no es la clave del asunto? A lo que parece, hay muchos ataques de cuernos rampantes en las reacciones a este subrepticio acuerdo que, verdaderamente, podía haberse gestionado por los firmantes de una forma mucho más transparente y efectiva de cara a la opinión pública y, también, a los que se supone que son interlocutores sociales (patronal y sindicatos). Que son, por cierto, los que más iracundos se muestran por haberse firmado lo que se ha firmado.

Unos, las patronales, por pura coherencia reaccionaria: jamás les ha ido tan bien, económicamente hablando, como con la reforma laboral de Rajoy y sus secuaces, que se traslada como un "ladramos lo que haya que ladrar, pero no mordemos mientras no nos toquen los privilegios que nos regaló el PP de Rajoy".

Los otros, los sindicatos mayoritarios, saltan porque se ven ninguneados; cosa a la que ellos mismos se han prestado desde hace años gracias su ya tradicional aquiescencia con las decisiones gustosas o no de los poderes públicos y fácticos, y que se traducen en una sensación general de "estos firman lo que sea con tal de seguir figurando".

Así que, estando como estamos, parece que el problema reside en el la palabra "íntegra" aplicada a la derogación de la reforma laboral. Solo cabe añadir que los acuerdos firmados, todos, están para ser respetados y cumplidos. Empezando por los primigenios de Gobierno Progresista "para España". Sin falsas polémicas ni circunloquios políticos. Los más desfavorecidos lo necesitan y lo agradecerán. Vale.

Seguir leyendo »

Mujeres, ecologistas y cainitas

"Siempre he tenido la sensación de que las mujeres somos nuestras peores enemigas", dice en una reciente entrevista Tracy Chevalier, autora de la recién publicada novela 'Las mujeres de Winchester' (Duomo Editorial, 2020). Esto que para la escritora parece una verdad axiomática podría ser aplicado a muchas otras capas sociales, escojámoslas por sexo, edad, condición, empleo, afinidades…. Se podría tratar, entonces, de un tema recurrente a todos los niveles de la humanidad existente, dicho sea sin intención de desmerecer la opinión de la autora estadounidense.

La conclusión a la que llega la exitosa escritora de novelas históricas incluso podría ser considerada un lugar común al uso, si nos fijamos en lo malos que somos los unos con los otros, tanto más cuantas más supuestas afinidades tengamos entre nosotros mismos. El más evidente de estos casos ejemplificados, que no ejemplarizantes, es el tradicional e ineludible cainismo de la izquierda. Y no solo la española, aunque en este Estado en que vivimos llegue a veces a un nivel difícilmente observable en otros lugares del planeta Tierra.

Seguir leyendo »

Los déficits sanitarios siguen presentes en la región, a pesar de la correcta gestión de la pandemia de coronavirus

La gestión de la pandemia de COVID-19 en la Región de Murcia es considerada al menos correcta o aceptable por la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública y la Asociación de Usuarios de la Sanidad, aunque ambas organizaciones coinciden en que los déficits estructurales debidos a los recortes en el sector desde 2010 ha sobrecargado de trabajo y esfuerzo al estamento que ha sido clave para enfrentar la crisis: la Atención Primaria.

La Consejería de Salud "en principio no lo ha hecho mal, creemos que hasta ahora lo está haciendo bien", estima María Teresa Martín, portavoz de la Asociación de Usuarios de la Sanidad en la Región. "Ha habido fallos que enturbian la gestión de la pandemia, pero no eliminan nuestra valoración positiva: es bastante favorable, sobre todo comparando con como se ha hecho en otras comunidades", cree Mario Soler, presidente de la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública en Murcia.

Seguir leyendo »

Como Cagancho en Almagro

Hay ya interpretaciones, aún sin demostrar totalmente, de que el azote de la COVID-19 puede tener algo que ver con las alteraciones casi generales en los ecosistemas mundiales que la especie dominante ––es decir, nosotros mismos, los humanos––, causamos. También se dan otras visiones que ya andan con paso firme y acelerado en la senda negacionista, la misma que emprendieron cuando aún estaba por establecer sin género de dudas el cambio climático por el calentamiento global.

Ahora son cada vez más quienes relacionan una y otra cosa: la subida de temperaturas debido a las alteraciones medioambientales inducidas aceleradamente por la actividad humana con la ocurrencia de pandemias, como la actual, y el incremento de la prevalencia y de la incidencia de otras enfermedades que creímos, ilusos de nosotros, extinguidas para siempre.

Seguir leyendo »

El CSN publicó 18 actas de inspecciones radiactivas en SABIC entre 2011 y 2018 similares a las que ahora oculta por "Seguridad del Estado"

El Consejo de Seguridad Nacional (CSN) publicó en su página web entre 2011 y 2018 dieciocho actas de inspecciones de fuentes radiactivas en las plantas de SABIC en La Aljorra (Cartagena) similares a las que la semana pasada se negó a facilitar a este diario aduciendo razones de "Seguridad del Estado". Una fuente experta en  energía nuclear considera injustificada esa negativa y otra fuente jurídica confiable estima que esas publicaciones podrían haber contravenido la normativa legal invocada ahora para justificar la negativa.

La negativa del CSN y de la Consejería de Industria de Murcia a publicar las actas de inspección de las fuentes radiactivas en las plantas de SABIC es considerada injustificada a todas luces por un especialista en energía nuclear y sus problemas legales en España, que prefiere que no se desvele su nombre. Una cosa es la seguridad de las instalaciones físicas donde se encuentran las fuentes radiactivas  y otra la seguridad operativa de esas instalaciones, explicó la fuente. La primera debe ser confidencial y no pública, estiman, porque no tiene sentido ni justificación publicar datos sobre cómo se vigilan y se aseguran los lugares donde hay combustibles potencialmente peligrosos como el CO-60. "Es como contarle a un supuesto enemigo cómo se vigila un arsenal militar", dijo.

Seguir leyendo »

La culpa es del teleobjetivo

Desde el domingo estamos viendo con qué suavidad tratan las autoridades y los medios en general a los tontos muy tontos, por decirlo suave, que aprovecharon las salidas de los niños para hacer lo que dijo Forrest Gump. Pongo solo un ejemplo sacado de una foto publicada por Israel Sánchez en La Opinión de Murcia. ¿Quiénes son más tontos? ¿La pareja tipo feliz con cinco chavales que no tienen la culpa de que sus padres sean así? ¿O el cura con alzacuellos que se suma a la fiesta probablemente para santificarla? Menos mal que seguro que todos tienen el cielo garantizado si la palman por el bicho... pero ¿y los demás?

Las instantáneas son inequívocas, como otras muchas que han circulado y circulan desde el domingo del desbarre que fue ese primer día de salida en el que muchos niños fueron utilizados torticeramente por sus propios padres y madres ––¿o madres y padres?–– para saltase a la torera el alivio de confinamiento, que vino a ser algo así como cuando se usa el alivio de luto para vestir braga roja, tanga morado de encaje, slips naranja o boxer delfinado.

Seguir leyendo »

Sabic mantendrá sus instalaciones radiactivas de la planta 4 en La Aljorra cuando suspenda su actividad en junio

Cuando se produzca en junio la suspensión de actividad y entrada en modo conservación de la planta HPP (planta 4) del complejo industrial de Sabic en La Aljorra (Cartagena) se mantendrán activas las seis fuentes radiactivas que utilizan Cobalto-60 (CO-60), una sustancia radiactiva  altamente tóxica. Además de esas, hay otras tres de CO-60 en la planta Lexan-1, cuyo funcionamiento no se verá alterado. El Consejo de Seguridad Nuclear y la Dirección General de Industria de la Consejería se negaron a facilitar las últimas actas de inspección de esas instalaciones arguyendo razones de "Seguridad del Estado”.

La dirección de comunicación de Sabic Innovative Plastic Corporation (propiedad del holding industrial Sabic, Saudi Basic Industries Corporation) preguntada por este diario corroboró la existencia de esas fuentes y comentó las perspectivas tras la suspensión de actividad en la planta 4, en junio, anunciada por la propia empresa en febrero pasado.

Seguir leyendo »

Salud dice ahora que los sanitarios de Urgencias del Reina Sofía están recontratados y suman 40

La Consejería de Salud mantiene hasta el 31 de mayo a los quince sanitarios que dejaron de prestar servicio en el Área de Urgencias del Hospital Reina Sofía y los ha redistribuido porque considera que no son ya tan necesarios en ese área. Los trabajadores afectados por la falta de esas quince personas disienten de la redistribución y entienden que se produce una merma de personal en el departamento. El gerente del Área de Salud VII, Juan Antonio Marqués, niega que se haya producido algún despido.

Los trabajadores aseguran que, desde el lunes, cuando los quince en cuestión (cinco enfermeros, cinco auxiliares y cinco celadores) dejaron de prestar servicio en Urgencia están “pasando apuros porque no somos suficientes”. También admitieron que creyeron que habían sido despedidos porque dejaron de ir el día que terminó su contrato. La tarde que se originó el problema fue imposible contactar con la Dirección de Enfermería para obtener la información precisa.

Una portavoz de Salud informó el jueves por la noche de que “se ha contratado a los 15 enfermeros, las 15 auxiliares y los 10 celadores hasta 31 de mayo. Los contratos vencían el 20 de abril y se han renovado hasta el 31 de mayo”, aseguró, elevando así el número de contratos a 40.

La Consejería no precisó a qué departamentos corresponden esos contratos. “Se ha renovado a todos, lo que pasa es que se van moviendo según necesidades. No tienen asignado servicio fijo: son refuerzo de COVID donde haga falta”, transmitió la portavoz. El viernes por la noche no se había cubierto en Urgencias ninguna de las quince plazas refuerzo cuyos contratos acabaron el lunes y fueron redistribuidos, aseguraron los trabajadores.

La redistribución redundó inmediatamente en la carga de trabajo de los sanitarios fijos de Urgencias pues, estiman, aunque haya disminuido la incidencia de la pandemia no se puede rebajar el nivel asistencia porque los servicios de Urgencias están al borde su capacidad.

“La organización del personal se está ajustando en función de las cargas asistenciales de los distintos servicios donde hay pacientes COVID, incluido el centro COVID: Lo que se ha hecho es ajustar el personal a las demandas asistenciales y dar descanso a los profesionales de la 7 y la UCI, que están sin descanso desde que empezó la pandemia, y disminuir las presencias en aquellos servicios donde ha bajado la actividad, por ejemplo la UPI, que tiene una media de unos cinco pacientes con sospecha al día”, transmitió la portavoz de la Consejería.

“La situación no está normalizada, ni justifica que se supriman esos puestos de trabajo de refuerzo en Urgencias porque estamos sobrecargados desde antes del inicio de la pandemia, desde que empezó el invierno por la incidencia de la gripe de todos los años”, aseguró uno de los sanitarios afectados contactado por este diario.

"Turnos de doce horas desde hace más de un mes"

La Dirección de Enfermería del Hospital negó el miércoles a los supervisores de enfermería de Urgencias que se fuera a dejar sin efecto la decisión de quitar esos quince sanitarios del área, lo que elevó el malestar y la tensión entre los trabajadores de Urgencias, que están “haciendo turnos de doce horas desde hace más de un mes”, ya que, aseguran “la supresión de esos puestos redundará en mayor carga de trabajo para todos nosotros”, aseguró uno de ellos.

El gerente del Área de Salud VII, Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia, Juan Antonio Marqués afirmó ayer en una nota que los “efectivos deben cumplir la función más apropiada de acuerdo con las necesidades asistenciales existentes en cada momento y, debido a la reducción de la presión asistencial relacionada con la COVID-19, tales recursos se destinan a suplir o reforzar en otras unidades cuyos profesionales también requieren de libranzas y días de descanso (UCI, Centro COVID, Urgencias, planta 7ª y planta 6ª de hospitalización)”.

Es decir, los contratados que ya no están en Urgencias han pasado a integrarse en lo que los sanitarios llaman “Equipo Volante”, por decisión de la Dirección de Enfermería, según varios sanitarios del área. El gerente afirma que “ello no significa que la Dirección no sea consciente de que sigue siendo preciso atender urgencias no COVID-19 y por tanto mantener en urgencias el número de profesionales acorde a unas necesidades que con seguridad irán variando a lo largo del tiempo, si bien, en estas fechas el número de atenciones urgentes queda lejos de las 300 al día de promedio en jornadas habituales”.

En esto último disienten también los trabajadores de Urgencias, que estiman que esos quince sanitarios “desaparecidos” siguen siendo necesarios donde estaban hasta el día 20, dada la sobrecarga de trabajo acumulada desde antes del inicio de la pandemia por la gripe estacional de cada año y el mantenimiento de la incidencia de la pandemia desde hace más de mes y medio.

Seguir leyendo »

El Reina Sofía de Murcia suprime 15 contratos en Urgencias de Covid-19 y genera gran malestar en el servicio

La Dirección del Hospital Reina Sofía ha decidido no renovar los contratos de quince sanitarios (cinco enfermeras, cinco auxiliares y cinco celadores) que fueron contratados para 30 días hace un mes aproximadamente para reforzar el circuito de Urgencias de atención a enfermos de Covid-19 junto al personal habitual de dicho servicio en ese centro que asciende a unas 150 personas.

Esas quince personas de refuerzo contratadas hace un mes dejaron de trabajar este lunes, 20 de abril. Los supervisores de Urgencias pidieron a la Dirección del Hospital que se renovaran esos quince contratos, pero recibieron la negativa por respuesta.

Seguir leyendo »

Tezanos y la luna

Casi más que la torpeza del ínclito director del CIS, José Félix Tezanos, sorprende el tenor de algunas airadas reacciones registradas… y publicadas. Al parecer, seguir mirando el dedo es lo que prima. La espuma de la anécdota se impone por arriba del mar de fondo y éste se ignora, consciente o inconscientemente, porque lo llamativo y prioritario es aquella, que va por encima de lo profundo.

Lo último de don José Félix quizá no debería ser tan chocante, registrados como están otros muchos episodios de su cosecha a cuál más torpe e inoportuno. Puede que el momento de especial sensibilidad y el tema relacionado con la preguntita de marras haya provocado que los ánimos se encrespen más de lo deseable, esperable, razonable y, sobre todo, consecuente.

Seguir leyendo »