eldiario.es

9

Jesús Cintora

Periodista, escritor, conferenciante. Actualmente, en La Sexta. Antes, en Cuatro (Las Mañanas de Cuatro, Cintora a pie de calle, La Línea Roja, En la caja y The Wall). En la SER, en programas como Hoy por Hoy, donde fue coordinador del espacio informativo con Iñaki Gabilondo, y director de Hora 14 y Hora 25 fin de semana. También ha sido analista político en RTVE (El debate de la 1La noche en 24 horas) o Telecinco (El gran debateEl programa de Ana Rosa). Ha publicado los libros "Conspiraciones" y "La hora de la verdad" (ambos con Espasa).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5822

La política como Toni Cantó

Toni Cantó se convertía este lunes en símbolo de la política española, que no avanza. Idas y venidas a elecciones, para volver otra vez a las urnas y terminar donde dijiste que no estarías. Si te molesta, acuérdate de lo que decía Cantó cuando estaba en UPyD: "No he hecho de la política mi medio de vida, hago cosas como la gente normal". Así presentaba entonces la campaña "Queda con Toni", en la que cuentan que se ofrecía a "tomar cañas o a cenar en casa de ciudadanos, para hablar o salir a correr juntos".

Decía Toni Cantó cuando estaba en el partido de Rosa Díez: "Hay gente que se fue a Ciudadanos que nos está llamando para volver a UPyD, porque les han utilizado". Un profeta. Toni terminó yéndose al partido de Rivera, pero ahora su actual formación concurrirá junto a Unión, Progreso y Democracia en las próximas elecciones. Y eso que Cantó afirmaba desde UPyD: "Estos cambios de un lado a otro me dan pudor. No es la política que quiero practicar".

Seguir leyendo »

Factor Errejón

Recuerdo haber invitado a Íñigo Errejón a la tele cuando aún era asistente de Pablo Iglesias. Hasta algún otro participante de aquel debate le llamó chaval. Ni siquiera existía Podemos. Ahora, los años han pasado, los partidos se multiplican y los problemas de los ciudadanos permanecen. Esa es la gran tarea pendiente. Pasamos demasiado tiempo hablando de quién o quiénes, pero muy poco del qué o para qué.

Creo que buena parte del malestar de la ciudadanía radica en esto. La gente vota y piensa qué hay de lo mío. Si el debate político se centra en las luchas de poder, ¿para qué sirve la política? ¿Está para vivir de ella o para intentar hacerles la vida más fácil a los ciudadanos? De eso va este artículo. A estas alturas de la película no me interesa tanto si la culpa fue de Íñigo o de Pablo, de Sánchez o de Iglesias, de Errejón o de Monedero. Me parece más interesante escribir sobre lo que puede pasar.

Seguir leyendo »

Urdangarin socializa

Qué tiempos aquellos cuando el escándalo de Urdangarin y la infanta acaparaba la actualidad. Ahora, por esas cosas del destino, Iñaki sale por primera vez de la prisión, coincide con el disgusto de la repetición electoral, y el caso queda prácticamente para los breves. El yerno de don Juan Carlos fue condenado a 5 años y 10 meses de cárcel por corrupción, entró el 18 de junio del año pasado y sale para hacer voluntariado.

Qué tiempos aquellos cuando la prensa contaba ese informe de Hacienda, según el cual, Nóos y sus empresas satélite facturaron más de 16 millones de euros a más de 100 entidades públicas y privadas. O cuando la Agencia Tributaria cifró en 5,8 millones de euros lo que Urdangarin y su socio, Diego Torres, percibieron del Instituto "sin ánimo de lucro". Y es que para algunos el dinero vuela. Y el tiempo también. Iñaki ya pisa la calle.

Seguir leyendo »

Dos hombres y un destino

El movimiento de Pablo Iglesias este lunes por la mañana, después de oír la entrevista a Pedro Sánchez, fue cambiar la foto de Telegram y poner a Lester Freamon. El actor de la serie 'The Wire' se caracteriza por la estrategia de "saber esperar". Si preguntas por este movimiento anecdótico en el teléfono móvil de Iglesias, te dicen: "Seguid el rastro del dinero y tened paciencia". En Unidas Podemos consideran que "resistir será ganar".

La dirección de Unidas Podemos cree que Pedro Sánchez terminará aceptando los términos que plantea Pablo Iglesias, porque al presidente en funciones "no le queda otra". Piensan que PP y Ciudadanos no le echarán una mano y Sánchez no arriesgará su presidencia volviendo a las urnas. Consideran que el PSOE debe adaptarse y respetar que los votos de Podemos valen una representación proporcional en el gobierno, sin vetar a nadie.

Seguir leyendo »

Madrid descentrado

Desmantelar medidas anticontaminación que velaban por nuestra salud y poner una bandera de España bien grande en la fachada del Ayuntamiento de Madrid. Primeras medidas. Cualquiera que haya paseado estos días por el centro de la capital lo ha podido ver. Han vuelto los atascos, pero tenemos una bandera nacional justo debajo de donde ya había otra, que permanece en un mástil. Y la bandera del Orgullo Gay a un lado, no vaya a ser que nuble nuestra españolidad. 

Apenas unas semanas de gobierno de la derecha en la capital de España han dado para mostrar una triste imagen de la política. Dirigentes jóvenes como Martínez Almeida o Begoña Villacís están obligados a reconsiderarlo. Ya tenemos dos banderas nacionales juntas y un par de narices para ir contra el plan antipolución de Carmena, precisamente por eso, porque era obra de los adversarios políticos.

Seguir leyendo »

El rincón de pensar

Viendo las encuestas, muchos lectores querrían que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se encerraran en un despacho y no salieran hasta que alcanzaran un pacto para gobernar. Ahora mismo, no parece que estemos en eso. Asistimos a una partida que se juega a varias bandas con un resultado incierto. Sánchez e Iglesias tienen una gran responsabilidad, pero no es el único factor en liza. La crisis que atraviesa Ciudadanos está directamente relacionada con la formación de gobierno.

¿Qué ocurrirá? Todo puede cambiar de la noche a la mañana, pero los líderes políticos no deberían olvidar un precedente altamente destructivo: la cercana formación de gobierno que terminó con el PSOE en guerra abierta por la abstención que favoreció al PP, con Podemos dividido definitivamente entre pablistas y errejonistas, con Ciudadanos apoyando a Mariano Rajoy en contra de lo prometido y con Rajoy como presidente, pero con una fragilidad que desembocó en la moción de censura y en su adiós definitivo. 

Seguir leyendo »

Al centro y pa' dentro

No oirán el silencio, oirán hablar machaconamente de "gobiernos de centro", "de centro derecha", "de centro liberal", "de centro reformista"... No es cierto. Son pactos del PP, Ciudadanos y la extrema derecha de Vox. Digo yo que, si no fueran unos acuerdos tan vergonzantes, no los ocultarían. No estaríamos con este lío. Lo niegan, pero es la suma con el partido de Abascal la que hace posible que Rivera y Casado hayan accedido a unas cuantas instituciones.

A partir de aquí, convendría que no faltaran a la verdad hasta entre ellos mismos. Nos ocultan lo que han pactado exactamente, pero sí sabemos que son pactos con la extrema derecha. Eso es Vox. Así lo definieron Pablo Casado o Manuel Valls cuando el rollito con el PP o Ciudadanos era otro. Así toca definirlo ahora que quieren confundir al personal. Vox ha sacado muchos votos con un discurso ultra de manual. Llevan tiempo apelando a sus votantes con determinados mensajes sobre las mujeres, los homosexuales, los inmigrantes o la dictadura.

Seguir leyendo »

Un tipo con clase

Rubalcaba era también su despacho en la Complutense de Madrid. Volviendo a la universidad confirmó que era un tipo con clase. Verle allí me impresionó: en esa estancia sobria, desprovista de cualquier atisbo de ostentación y lujo. En aquel vetusto lugar, austero y recogido. Allí se retiró Pérez Rubalcaba, el político que lo había sido prácticamente todo. Allí estaba Alfredo y no en la planta noble de una multinacional con un contrato de varios ceros.

En ese frío rincón me recibió, ahora que su teléfono ya no hervía. Aunque el móvil seguía acompañándole, como una prolongación de su cuerpo enjuto. Rubalcaba, de comidas frugales, uno de esos hombres delgados que no flaqueaban jamás, pasó a cocinar clases de Química, sin dejar de alimentarse de política, de información, de dar consejos, sin perder su olfato ante lo que se cocía.

Seguir leyendo »

Votemos para frenar el avance de un discurso reaccionario y excluyente

Un día ves que la extrema derecha deja de asustar y eso asusta. Por eso pienso que, con un 40% de "indecisos", en estas elecciones puede pasar de todo. Qué nos habrá pasado cuando el discurso más reaccionario cotiza al alza en las encuestas, llena mítines o cuando el PP y Ciudadanos, que se definen como de centro o centroderecha, montan gobiernos con el apoyo ultra. Lo hemos visto en Andalucía.

Se asume como algo cotidiano apoyar o aliarse con partidos que hablan en sus actos de derogar las leyes de violencia de género, de 'feminazis', de deportar a inmigrantes, cerrar medios de comunicación o suprimir la Ley de Memoria Histórica, porque es obra de la izquierda que provocó la Guerra Civil. Semejantes ataques a la línea de flotación de nuestra convivencia se pasan por alto cuando el deseo es alcanzar el poder.

Seguir leyendo »

Nos roban lo nuestro

Andaba el personal con Rentería, los concebidos no nacidos, las listas y los listos electorales y, en estas, que se encuentra un servidor con una de esas noticias que parece que pasan desapercibidas. El ex presidente de la patronal CEOE consigue reducir una nueva condena por robar: de cinco años de cárcel que pedía la Fiscalía pasa a 10 meses y una multa de 540 euros. Por supuesto, Gerardo Díaz Ferrán ya estaba en libertad, pero este nuevo episodio confirma que la culpa de nuestra situación es de los inmigrantes.

A Díaz Ferrán, un patriota de esos que declaró ante el juez con su pulsera rojigualda, le ponen como atenuante el retraso en la instrucción judicial. El proceso se ha "dilatado extraordinariamente" hasta los siete años. Así que, condenado, pero disculpe usted y siga a lo suyo. Ya sabemos que, en España, la justicia, cuando besa, es que besa de verdad. Cuando quiere, corre tanto como esos ancianos que ve Abascal huyendo de los hospitales para que no les hagan una eutanasia.

Seguir leyendo »