eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jesús Cintora

Periodista, escritor, conferenciante. Actualmente, en La Sexta. Antes, en Cuatro (Las Mañanas de Cuatro, Cintora a pie de calle, La Línea Roja, En la caja y The Wall). En la SER, en programas como Hoy por Hoy, donde fue coordinador del espacio informativo con Iñaki Gabilondo, y director de Hora 14 y Hora 25 fin de semana. También ha sido analista político en RTVE (El debate de la 1La noche en 24 horas) o Telecinco (El gran debateEl programa de Ana Rosa). Ha publicado los libros "Conspiraciones" y "La hora de la verdad" (ambos con Espasa).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 6293

La nueva anormalidad

Me encuentro cada vez a más gente cabreada con el ambiente político. La crispación y teatralizar la política es una patada en la espinilla del personal que bastante tiene con afrontar sus problemas del día a día. Hay un aviso a navegantes: si los políticos desbarran, la gente desconecta o puede apoyar a las posiciones más extremas. Es posible que sea lo que buscan algunos, pero todos los que no deseen esto deben estar a la altura.

Cerramos una semana cargada de insultos, salidas de tono, fanfarroneo… Circo. Creo que hay un sentir en la calle de que la política nos cuesta un dinero y deben ganárselo. Para ver determinados espectáculos ya tenemos a los profesionales del western o de la comedia. Un país con miles de muertos por el coronavirus, un sistema sanitario que reforzar, despidos e incertidumbre laboral no merece lo que estamos viendo estos días en el panorama político.

Seguir leyendo »

Ayuso, libertad guiando al pueblo

Mucho escándalo se armó cuando Torra dijo aquello de "apreteu", pero esta semana Díaz Ayuso lanzó la siguiente amenaza en sede parlamentaria: "Esperen a que la gente salga a la calle, porque lo de Núñez de Balboa les va a parecer una broma". No lo dijo un CDR, sino la presidenta madrileña que, después de ver como en el barrio de Salamanca se saltaban las distancias de seguridad del estado de alarma, pudo decirle a su pueblo que respetara las leyes y cuidara su propia salud, pero optó por tensar la cuerda, como quien tira del perrito Pecas. Claro que, dirigir una autonomía no es llevar la cuenta de Twitter de una mascota.

La presidenta de la región con más muertos y más contagios hace tiempo que decidió que la mejor defensa podía ser un ataque. Pudo optar por la lealtad y el discurso constructivo, pero optó por hacerle oposición al gobierno central desde la presidencia autonómica. Más concretamente desde esos apartamentos de lujo, con muchas vistas y poca transparencia, mientras los niños pobres recibían comida basura. Desde allí, Ayuso dijo que no pacta "con el desastre", que su "error fue fiarse la izquierda" y que la culpa de que Madrid vaya con retraso en fases respecto a otras zonas de España es que le tienen manía, con argumentos tan sólidos como que  "debemos aprender a convivir con el virus", porque "todos los días hay también atropellos y no por eso prohíbes los coches".

Seguir leyendo »

Propaganda masiva

Fotos y televisión de cara a la galería, despido de sanitarios por la puerta de atrás. Ayuso ya nos contó lo que le gustaba un atasco ("seña de identidad de Madrid", nos dijo), pero lo que no habíamos visto aún era la bochornosa aglomeración de gente en mitad de una pandemia, con la presidenta madrileña encabezando el propagandístico cierre del hospital de campaña de Ifema. Si hace falta, por una buena foto, usamos a los sanitarios como decorado.

Es inaceptable que nos estén diciendo que guardemos distancias sociales de seguridad para pasear, correr o sacar al perrito Pecas, mientras tenemos ante nuestros ojos un acto multitudinario, con todos bien juntitos y la presidenta de la comunidad que suma más muertos y más contagios haciéndose selfies al frente de la concentración. Baño de masas y mucha fanfarria retransmitida en directo para regocijo del paisano que permanece encerrado en casa.

Seguir leyendo »

Héroes en precario

Hoy, les aplaudimos, pero mañana pueden estar en el paro. Acordaos. No hablo solo de trabajadores precarios de la sanidad, que son muchos, sino también de los currantes del supermercado, limpiadores, transportistas, mensajeros o temporeros del campo. Hoy, nos abastecen y nos dan servicio durante el confinamiento. Mañana, cuando arrecie la crisis, muchas de estas personas, con contratos temporales, pueden ser el eslabón más débil y los primeros en ser enviados a las listas del desempleo.

Los aplausos del pueblo en los balcones pueden convertirse luego en palmadas en el hombro y patadas en el culo dentro de unos meses. Acordémonos siempre de estos trabajadores de sueldo mileurista y defendamos sus derechos. Si esas advertencias de destrucción masiva de empleo del FMI se van cumpliendo, muchos de estos currantes, de despido barato y alta desprotección laboral, dejarán de ver las filas junto a su caja del súper y se verán en la cola del paro.

Seguir leyendo »

No se vende, se defiende

Hay una llamativa proliferación de trolls en las redes sociales que insultan y amenazan. Han ido brotando por doquier al mismo tiempo que la crisis del coronavirus. Brotan porque alguien los siembra y los riega, claro. Dicen actuar por nuestra salvación, pero con amenazas de muerte. Son muy valientes insultando, pero desde el anonimato en la mayor parte de los casos. Piden justicia con una actitud matona y delictiva. Exigen una España mejor, sembrando el odio de la cara cubierta, el insulto y el acoso.

Más allá de esa cochambre, detecto, por otra parte, que se ha abierto un debate absurdo entre la falta de previsión en esta crisis y las consecuencias de los recortes en Sanidad. Los dos factores han influido y no es contradictorio. Me parece patético señalar solo una de las dos causas y simplemente hay que hablar con los profesionales sanitarios para que lo expliquen. Hubo bastantes errores en general. Si hubiéramos actuado antes tras lo ocurrido en China, si tuviéramos más test para prevenir y aislar, más material de seguridad, más respiradores, si no hubiéramos recortado en camas o en personal, muy probablemente no estaríamos así.

Seguir leyendo »

Homenaje a los trabajadores de la sanidad pública

Este artículo es un sencillo homenaje a los trabajadores de la sanidad pública. Son empleados que están metiendo muchas horas, salvando vidas, soportando la fatiga y la tensión, aguantando nuestros errores y, además, cuando vuelven a casa, también tienen familiares con los que tienen contacto o han dejado de verles por temor al contagio. También los currantes de la sanidad pública tienen padres mayores y allegados con dolencias de riesgo a los que no pueden ver. Es uno de los sacrificios de estos trabajadores que, además, llevan años sufriendo recortes y privatizaciones.

Este artículo es un homenaje a los médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, celadores, auxiliares, técnicos, personal de laboratorio, de limpieza, de desinfección, de cocina, administrativos… Todos están trabajando por nosotros para sacarnos de esta situación. En algunos casos, en contacto permanente con casos confirmados de Covid-19. También los hay que se quejan de que, incluso, sin la debida protección. Ellos también sufren los nervios, el miedo, la tensión, pero son profesionales, por encima de todo, que nos están sacando las castañas del fuego. En muchos casos, después de haber sufrido "externalizaciones", aumento de horas, bajadas de sueldo, desplantes y desprecio.

Seguir leyendo »

No los borrarán

En Madrid, gobiernan el PP y Ciudadanos con el apoyo de la extrema derecha de Vox. En Madrid, una de las primeras medidas que tomaron fue paralizar las obras de un memorial de las víctimas del franquismo, arrancando incluso nombres ya colocados. Borraron el trabajo del equipo de gobierno anterior y el alcalde acaba de decir que fue para "resignificar" el monumento en el cementerio de La Almudena. Martínez-Almeida dice que fue porque apuesta por la "reconciliación", al mismo tiempo que ataca a quienes llama "la izquierda sectaria". Muy reconciliador.

Para llamar "sectarios" a los demás, el alcalde proclama que hay que rendir homenaje a "aquellos que estuvieron pegándose tiros entre 1936 y 1939, frente a esa izquierda que quiere reescribir la historia". No es nada sectario, qué va, que Martínez-Almeida olvide algo que repetiremos las veces que haga falta: en España hubo una Guerra Civil iniciada por un golpe militar, que dio paso a una dictadura de cuarenta años, que fusiló, encarceló, persiguió y provocó el exilio de cientos de miles de españoles. Reducir el golpe y la dictadura a una disputa entre unos y otros sí es reescribir. Y tomarnos por tontos.

Seguir leyendo »

Dejad a los niños en paz

Lo que Vox llama el 'pin' en las escuelas es otro 'pin, pan, pun' reaccionario para ir contra nuestros derechos y libertades, señalando a los más débiles, que son los niños. Ha costado muchos años y esfuerzos avanzar para tener una enseñanza pública, donde los chavales puedan hablar con normalidad de que hay niños que pueden tener deseos sexuales por otros niños o por otras niñas. Para educar en esa diversidad y en esa convivencia no hay que pedir permiso a los padres. Simplemente, hay que tener categoría humana, no deseos de hacer política rastrera con ello.

Un niño o una niña van a ser homosexuales, lesbianas o bisexuales por más que en Vox se empeñaran en lo contrario. Los gustos, orientaciones o condiciones sexuales de los chavales no los decide la extrema derecha. En los últimos tiempos, hemos visto a sus dirigentes, como Rocío Monasterio, llevarse las manos a la cabeza como si las charlas en los colegios condicionaran la orientación sexual: "A nuestros niños se les obliga a cursillos donde dicen que tienen que probar a ser niña y probar nuevas prácticas sexuales". Esto, además de ser mentira, es una estupidez: uno no es homosexual por haber ido a un cursillo.

Seguir leyendo »

La España rota

A la espera de ver esa España que dicen que se rompe, hablaré de algún roto que ya existe y al que apenas se le está dedicando tiempo. El CIS refleja constantemente que los problemas económicos encabezan los quebraderos de cabeza de la gente, pero mediáticamente no se le presta tanta atención. Y eso que hay datos, como los que acaba de publicar el Banco de España, altamente preocupantes: los jóvenes españoles afrontan una odisea para establecer un proyecto de vida.

Sueldos precarios, contratos temporales, dificultades de acceso a una vivienda… La ayuda familiar está siendo el salvavidas para una juventud que no podrá depender siempre de ese auxilio. Mientras, parece que seguiremos en bucle con el modelo territorial. Eso sí, el Banco de España publica que los hogares jóvenes todavía tienen un 25% menos de renta que en los peores momentos de la crisis. Es más, los hogares con cabeza de familia menor de 35 años sufrieron la mayor caída de riqueza neta, con un 43,3%, entre 2014 y 2017. El recorte en su riqueza neta media desde 2011 fue del 55,7%.

Seguir leyendo »

Buitres

Vienen del extranjero, nos quitan lo que es nuestro y, además, el Gobierno les da las ayudas. ¿A qué les suena esto? Son los fondos buitres, pero no verán mítines de la extrema derecha clamando contra ellos. Es más fácil señalar a los extranjeros pobres. No interesa hablar de los ricos que entraron en España, pisaron el felpudo que les pusieron dirigentes como Ana Botella o Ignacio González y se quedaron con inmuebles de protección pública por debajo del precio de coste.

El Tribunal Supremo ha confirmado el atropello que supuso la venta de casi 3.000 inmuebles protegidos, por parte de la Comunidad de Madrid, que presidía Ignacio González, a la sociedad Goldman Sachs-Azora. Horas antes de que conociéramos esta decisión judicial, la actual presidenta, Isabel Díaz Ayuso, presumía, a cuenta de la Cumbre del Clima, de "las ventajas de gobiernos liberales como los de Madrid, que dan seguridad". Y tanto. Los fondos se forraron. No pueden decir lo mismo los inquilinos.

Seguir leyendo »