eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jesús Cintora

Periodista, escritor, conferenciante. Actualmente, en La Sexta. Antes, en Cuatro (Las Mañanas de Cuatro, Cintora a pie de calle, La Línea Roja, En la caja y The Wall). En la SER, en programas como Hoy por Hoy, donde fue coordinador del espacio informativo con Iñaki Gabilondo, y director de Hora 14 y Hora 25 fin de semana. También ha sido analista político en RTVE (El debate de la 1La noche en 24 horas) o Telecinco (El gran debateEl programa de Ana Rosa). Ha publicado los libros "Conspiraciones" y "La hora de la verdad" (ambos con Espasa).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5633

Un tipo con clase

Rubalcaba era también su despacho en la Complutense de Madrid. Volviendo a la universidad confirmó que era un tipo con clase. Verle allí me impresionó: en esa estancia sobria, desprovista de cualquier atisbo de ostentación y lujo. En aquel vetusto lugar, austero y recogido. Allí se retiró Pérez Rubalcaba, el político que lo había sido prácticamente todo. Allí estaba Alfredo y no en la planta noble de una multinacional con un contrato de varios ceros.

En ese frío rincón me recibió, ahora que su teléfono ya no hervía. Aunque el móvil seguía acompañándole, como una prolongación de su cuerpo enjuto. Rubalcaba, de comidas frugales, uno de esos hombres delgados que no flaqueaban jamás, pasó a cocinar clases de Química, sin dejar de alimentarse de política, de información, de dar consejos, sin perder su olfato ante lo que se cocía.

Seguir leyendo »

Votemos para frenar el avance de un discurso reaccionario y excluyente

Un día ves que la extrema derecha deja de asustar y eso asusta. Por eso pienso que, con un 40% de "indecisos", en estas elecciones puede pasar de todo. Qué nos habrá pasado cuando el discurso más reaccionario cotiza al alza en las encuestas, llena mítines o cuando el PP y Ciudadanos, que se definen como de centro o centroderecha, montan gobiernos con el apoyo ultra. Lo hemos visto en Andalucía.

Se asume como algo cotidiano apoyar o aliarse con partidos que hablan en sus actos de derogar las leyes de violencia de género, de 'feminazis', de deportar a inmigrantes, cerrar medios de comunicación o suprimir la Ley de Memoria Histórica, porque es obra de la izquierda que provocó la Guerra Civil. Semejantes ataques a la línea de flotación de nuestra convivencia se pasan por alto cuando el deseo es alcanzar el poder.

Seguir leyendo »

Nos roban lo nuestro

Andaba el personal con Rentería, los concebidos no nacidos, las listas y los listos electorales y, en estas, que se encuentra un servidor con una de esas noticias que parece que pasan desapercibidas. El ex presidente de la patronal CEOE consigue reducir una nueva condena por robar: de cinco años de cárcel que pedía la Fiscalía pasa a 10 meses y una multa de 540 euros. Por supuesto, Gerardo Díaz Ferrán ya estaba en libertad, pero este nuevo episodio confirma que la culpa de nuestra situación es de los inmigrantes.

A Díaz Ferrán, un patriota de esos que declaró ante el juez con su pulsera rojigualda, le ponen como atenuante el retraso en la instrucción judicial. El proceso se ha "dilatado extraordinariamente" hasta los siete años. Así que, condenado, pero disculpe usted y siga a lo suyo. Ya sabemos que, en España, la justicia, cuando besa, es que besa de verdad. Cuando quiere, corre tanto como esos ancianos que ve Abascal huyendo de los hospitales para que no les hagan una eutanasia.

Seguir leyendo »

Desinfecten la cloaca

Visto desde fuera de España, no dice mucho de nuestra democracia que a un dirigente de la oposición le hagan informes policiales falsos, le roben información privada a través del teléfono móvil de una colaboradora o le pirateen la cámara de seguridad de su vivienda.

Urge aclarar las informaciones que vamos conociendo en torno a Pablo Iglesias, porque son escándalos de primer nivel que ponen el termómetro en el país donde vivimos. Es necesario saber si hay relación entre las noticias que van apareciendo, quién hay detrás y que paguen por ello. De lo contrario, flaco favor se hará a la credibilidad de nuestras instituciones.

Seguir leyendo »

Malditos roedores

Viví de cerca algunas andanzas de Pablo Iglesias. Resumiendo mucho, cuando el ahora líder de Podemos era solo un contertulio televisivo, simplemente era "el de la coleta". Cuando fundó el partido y entró en el Parlamento Europeo, despertó bastante "curiosidad". Cuando empezó a subir en las encuestas hasta ser el primero en intención de voto, ahí cambió todo. Ahí, algunos pasamos a ser un peligro, podemitas, radicales… carne de cañón.

Años de estudio y de trabajo, pero pasas a "ser de Podemos". Si es preciso, hay que matar al mensajero. Desprestigiarle, señalarlo… Por haber llevado a Iglesias a las tertulias, eras podemita de toda la vida. Partícipe de una especie de contubernio para hacerle la carrera política. Es curioso, pero, por haber invitado a los demás, incluido Francisco Granados en repetidas ocasiones, nunca nadie me reprochó nada.

Seguir leyendo »

Paco con la rebaja

Está pasando. Hay medios de comunicación españoles que hablan de la victoria de la "ultraderecha" en Brasil, pero llaman "centroderecha" a la suma de PP, Cs y Vox, mientras el partido de Abascal pide eliminar medidas contra la violencia de género. Unas pequeñas incoherencias. Es como oír al BBVA decirnos que actualizar las pensiones con el IPC "hará más vulnerable a la economía", pero su jefe, Francisco González, acaba de embolsarse una pensión de 79,7 millones de euros.

Voy a quedarme con estas cosas del comer, mientras nos hablan de que "el centro-derecha ganará las elecciones" y de que sigue el reparto de banderas. Hay en la calle suficientes empleos basura, pensiones miserables y desahucios inmisericordes, como para pasar por alto el contraste de que, a fecha de 1 de enero, un banquero haya cobrado una pensión de casi 80 millones de euros. El diario 'El Economista' lo elevaba a más de 110 millones, sumando fondos que el banco ha destinado a su plan de pensiones  y acciones de la entidad.

Seguir leyendo »

Las supremas

“Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros”. Es preocupante que esta máxima humorística de Groucho Marx la haya aplicado el máximo tribunal en España. Qué poca seriedad que el Tribunal Supremo haya dado marcha atrás favoreciendo a la banca. Está bien que el Gobierno salga al quite y diga que los ciudadanos “nunca más” pagarán el impuesto de las hipotecas, pero falta saber quién arregla la crisis de credibilidad de una justicia politizada, sin criterios profesionales tasados en la elección de cargos, con interesada falta de medios y cuestionada por la ciudadanía.

El Grupo de Estados contra la Corrupción del Consejo de Europa ha denunciado, insistentemente, el sistema politizado de nombramientos en la judicatura de España. Pide que se fijen por ley criterios objetivos. Hasta entonces, hemos contado hasta la extenuación que los dos grandes partidos se repartían los representantes del Consejo General del Poder Judicial, que después elegían al presidente del Tribunal Supremo y que la mayoría parlamentaria de un partido permitía tener más poder en la judicatura.

Seguir leyendo »

Viva España, viva el rey, viva el orden y la ley

Cuando Pablo Casado despertó del “golpe de Estado”, los escándalos de corrupción del PP seguían ahí. La regeneración seguía pendiente, con Cospedal en la Ejecutiva, como diputada y con el sobresalto de los “trabajos puntuales” de Villarejo. Tanta “España de los balcones” y Casado se había olvidado de ventilar la casa. Quién lo iba a imaginar, si Dolores Cospedal nunca conoció al “López Hierro” de los papeles de Bárcenas, negó la caja B que “no existió en el partido” y había “mucha chicha”, pero “no puede trascender”.

Que tanta bandera no oculte las conspiraciones de Villarejo con Cospedal y su esposo, López del Hierro. Hablaban de una clara obstrucción a la justicia y a las fuerzas de seguridad del Estado. El comisario corrupto se jactaba del “retraso” de informes, la “limpieza de papeles” antes de los registros, “boicotear mil cosas”, “descafeinar” investigaciones para que diera tiempo a “exonerar” a presuntos culpables, “romper el puto pendrive” de Gürtel… En otro país, esto sería un escándalo de primer nivel y habría, como poco, dimisiones. Se les tendría que llamar a declarar. Aquí, seguimos con la banderita.

Seguir leyendo »

Etarra, bolivariano y golpista

Hubo un tiempo en el que todo lo malo para la derecha era "etarra". Zapatero era ETA, vendía España a los terroristas, les entregaba Navarra y traicionaba la memoria de las víctimas. Después, llegó la amenaza bolivariana. Podemos traía el chavismo, mandaría Maduro y seríamos un satélite de Venezuela. Ahora, en este otoño-invierno, se lleva el golpismo. A los etarras y los bolivarianos se les han unido los golpistas. Si faltaba algo para crear alarma en la población, vivimos un golpe de Estado.

Es tan estrambótico como irresponsable. Pablo Casado anuncia desde la sede de la soberanía nacional que asistimos a "un golpe de Estado que se está perpetrando ahora mismo en España". Así, sin temblarle los folios del máster, el líder del PP asegura que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, "es partícipe" de ese golpismo. Mientras, Pablo Iglesias "está negociando el proyecto de investidura, que es que Catalunya sea independiente". Casado lo ha dicho con tanto desparpajo como cuando nos animaba a exclamar por las calles ¡Viva el rey!

Seguir leyendo »

Prostitutas desconcertadas

“Las prostitutas están desconcertadas”. Lo afirma la portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat, que acaba mezclando en la misma intervención “los prostíbulos”, la “herriko taberna”, “Waterloo”, “la dacha de Galapagar” y “la luna”. Montserrat termina haciendo un discurso chanante, pero la idea era denunciar la “descoordinación” del Gobierno. Aplausos de su bancada. No solo a las prostitutas, el desconcierto alcanza a cualquiera que intente descifrar todo lo que acaba de decir.

Uno se pregunta si este es el nivel que merecemos en la política, que nos cuesta un buen pico y que, supuestamente, está para gestionar y resolver problemas. Cada vez se parece más al club de la comedia en unos cuantos capítulos. Nos estamos jugando, nada menos, que los presupuestos del Estado para el año que viene, pero la oposición ha entrado en un juego de mentiras y exageraciones, cuando tendría unos cuantos argumentos para cuestionar con seriedad las ideas y acuerdos del Gobierno.

Seguir leyendo »