eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jordi Moya

Jordi Moya es doctor en Ciencias Biológicas por la Universitat Autònoma de Barcelona y actualmente es Científico Titular en el CSIC.

La enfermedad de Lyme en fase crónica: pacientes sufriendo desde la controversia

-La medicina convencional defiende mayoritariamente que la enfermedad de Lyme, que suele ser transmitida por la picadura de una garrapata, se cura totalmente con el suministro de antibióticos durante tres-cuatro semanas.

-Sin embargo, cada vez es mayor la evidencia y el número de afectados con síntomas severos que perduran (y empeoran) varios años tras el tratamiento convencional, llegando incluso a quedar discapacitados.

Seguir leyendo »

Científicos excelentes, ¿excelentes mentores?

Carlos es uno de los muchos científicos españoles que llevan ya años en el extranjero. Algo le conminó a hacer su doctorado en otro país. El catedrático con el que había colaborado y que podría dirigirle la tesis le invitó a escribir un artículo “que le ayudaría a reunir méritos para obtener una beca”, aprovechando su dominio del inglés y unos datos de un proyecto previo. El análisis de los datos no acababa de confirmar la hipótesis de partida, algo desafortunado porque “un resultado inconcluyente no se iba a vender igual de bien”. La sugerencia de su supervisor: eliminar dos o tres puntos “que seguramente estaban mal medidos”. Carlos capeó el temporal como pudo al tiempo que conseguía su primer contrato en Alemania, aunque no pudo evitar consolidar una mala relación con “su jefe en España”.

Miguel es un posdoctoral de éxito en un grupo muy competitivo. Hizo la tesis en un grupo bueno y honesto, y con ese bagaje consiguió un contrato en un grupo “de los que publican Natures y Sciences”. Allí le dejaron que tomara mucha iniciativa: el investigador líder, siempre ocupado, le dejaba completa libertad para decidir todo lo que hacía, a partir de esporádicas instrucciones. Al principio se puso muy nervioso, pero cuando consultó a los posdocs más antiguos del grupo comprobó que era algo normal, “y todos publicaban muy bien”. Por desgracia, los resultados no acababan de confirmar las ideas de su jefe. Así que pescó análisis estadísticos cada vez más retorcidos en todos los foros que pudo encontrar, hasta conseguir la deseada significación; y, cuando un par de análisis se resistieron, eliminó un par de datos que estorbaban. Bingo: solo un par de tensas reuniones más y consiguió publicar, gracias a la presencia de su IP en la lista de autores, un artículo en una revista “de referencia”.

Seguir leyendo »

Agricultura familiar y desarrollo sostenible

Cada alimento que nos metemos en la boca tiene una historia por detrás. Aparte de su sabor, el alimento trae consigo el lugar donde lo hemos comprado, su zona de producción, su productor y las prácticas que éste ha utilizado para producirlo. Por eso, con cada bocado estamos ingiriendo toda una historia y toda una cultura. Noción esta última muy bien encapsulada en la cita del geógrafo Jean Brunhes “Comer es incorporar un territorio” (" Manger, c'est incorporer un territoire ").

Seguir leyendo »

El uso excesivo de métricas y la lógica capitalista pervierten el trabajo científico

Dentro de los planes para estabilizar los puestos de científicos y tecnólogos que el Gobierno supuestamente pretende incluir en los presupuestos generales de 2018, el todavía ministro de Guindos ha incluido la creación de una nueva “comisión evaluadora del desempeño de la actividad científico-tecnológica”. Esta comisión determinaría cuándo o qué científicos deben ser estabilizados, así como su nivel salarial. Sorprende un poco la necesidad de crear una nueva comisión para evaluar a los científicos, cuando sus funciones ya existen dentro de la ANECA ( Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad Científica y Acreditación). Más aún dado que España carece de sistemas consistentes de evaluación para departamentos, universidades y centros de investigación similares a los de otros países de nuestro área (como el Research Evaluation Framework del Reino Unido).

Seguir leyendo »

Rumbo de colisión: segundo aviso de los científicos a la humanidad

En 1992 más de 1.700 científicos de todo el mundo, incluyendo todos los premios Nobel vivos en aquel momento, firmaron un escrito en el que resumían las preocupantes cifras de nuestro impacto sobre el planeta. Avisaban a la humanidad de que nuestras actividades llevaban rumbo de colisión con el mundo natural. Hace ahora veinticinco años de aquella Cumbre de la Tierra en Rio de Janeiro, reunión histórica en la que se definió el concepto de desarrollo sostenible y se dieron 2.500 recomendaciones para alcanzarlo. Ahora, en el 25 aniversario de una cumbre tan emblemática, más de 15.000 científicos de 184 países del mundo hemos firmado un segundo aviso a la humanidad. El aviso se ha plasmado en el artículo con más apoyos científicos de la historia y que ha resultado de una rápida y eficiente coordinación global del mundo académico. En este aviso se repasa la evolución de los principales indicadores ambientales en el último cuarto de siglo. Y la evolución no es precisamente la que se esperaba después de la cumbre en Río. 

El análisis de los indicadores ambientales y de su evolución evidencian que la humanidad no ha hecho bien los deberes programados en 1992. Estos incluían, entre otros, conseguir una reducción del crecimiento poblacional, revisar una economía basada en el crecimiento ilimitado, reducir la emisión de gases con efecto invernadero, incentivar las energías renovables, proteger hábitats naturales, restaurar ecosistemas, y frenar los niveles de contaminación, defaunación e introducción de especies exóticas invasoras. 

Seguir leyendo »

La parada portuguesa

Hace tiempo (por no decir “cuando éramos jóvenes”, que queda cutre y derrotista), salíamos a veces por la noche con un grupo de ‘ibéricos’. Los españoles del grupo solían decir que “estaba la movida madrileña y la parada portuguesa”, porque cada vez que los portugueses salíamos de un bar y teníamos que decidir adonde ir a continuación, tardábamos horas (literalmente) y no se hacía nada. Bueno, pues así están las políticas científicas en Portugal. 

Hace más de un año, en agosto del 2016, salió un decreto-ley (el 57/2016)  que proponía terminar con la precariedad endémica del sistema científico portugués. La idea era pasar todas las becas postdoctorales de Portugal (con un salario de 1495 euros al mes) a contratos. Idea loable. Pero en la práctica, estamos desde entonces en “la parada portuguesa”. O sea, no se está aplicando ninguna medida más para luchar contra esta arraigada precariedad, y de paso no se abren ni concursos para becas post-doctorales, ni concursos para contratos de investigador (del programa “Investigador FCT”, o “IF”, equivalentes a los Ramón y Cajal españoles). O sea, prometen que la situación de los postdocs va a cambiar porque van a tener contratos, en lugar de becas, pero se olvidan de decir que esos contratos son sencillamente la substitución de los IFs… Esta situación ha dejado mucha gente en un compás de espera que está resultando largo, muy largo… y mientras tanto no se invierte dinero público en personal investigador abriendo nuevos concursos. 

Seguir leyendo »

Populismo salvaje: una “infección endémica” muy preocupante

Hoy he decidido migrar momentáneamente de nuestro blog, pues creo que lo que tengo que decir se ajusta mucho mejor a una Tribuna Abierta, aunque mi opinión se apoye parcialmente en hechos científicos.

Como catalán (nacido y criado en Sevilla hasta los ocho meses) que vivo fuera de Catalunya (la abandoné a los 32 años), y viviendo actualmente dentro del Estado español (desde hace 14 años), me encuentro últimamente, y cada vez con más frecuencia, con conversaciones que preferiría no oír, pero que claramente están azuzadas por las circunstancias. Por ejemplo, recientemente, en la cena de clausura de una reunión científica me senté al lado de una pareja; ingeniero él, bióloga ella. Mantendré su zona de origen en el anonimato para contribuir positivamente al mensaje de este post.

Seguir leyendo »

¿A quién ponemos la multa?

Cabría pensar –o al menos es de desear– que la cultura científica aumente a la par que los desarrollos tecnológicos que mejoran nuestra calidad de vida. No parece, sin embargo, ser el caso. Además, con demasiada frecuencia el abordaje que se hace en los medios sobre la tecnología no hace sino aumentar la confusión. Para muestra un reciente artículo sobre el uso de radares por la DGT que puede llevar a más de uno a encontrarse con una desagradable sorpresa en forma de multa.

El artículo nos dice que la DGT aplica la regla del 7 para determinar qué conductores son sancionados por exceso de velocidad. Según esta regla, el conductor será sancionado cuando un “radar” (un cinemómetro – en realidad no tiene que ser un radar) detecte un vehículo  circulando a más de 7 km/h por encima de la velocidad permitida (o a más de un 7% por encima de la velocidad permitida si ésta es superior a 100 km/h). De esto se desprende, según el artículo, que “cuando la velocidad máxima es de 40 km/h, el radar salta al superar los 47 km/h. En un tramo señalizado a 50 km/h, ese margen de error  permite circular hasta 57 km/h, y así sucesivamente: 67 km/h, 87 km/h…”

Seguir leyendo »

El flujo de conocimiento de lo público a lo privado: ¿No hay canon?

La generación de conocimiento no es sólo una característica fundamental para el desarrollo del ser humano, sino una de las mejores herramientas de evolución social que tenemos. Una gestión adecuada del conocimiento que permita el acceso igualitario a avances y nuevas tecnologías es, sin duda, una fuente de progreso y bienestar social. Sin embargo, vivimos en una era en la que debido al altísimo flujo de información, el conocimiento se traduce en fuentes de ingreso económicos de una manera que no tiene precedentes en la historia de la humanidad. Y es que los beneficios económicos del conocimiento son diversos, tal y como se argumenta en  esta publicación centrada en el conocimiento generado con fondos públicos. Pero, ¿hasta qué punto esta inversión pública beneficia a la sociedad?

Entre estos beneficios destaca la percolación del conocimiento generado con dinero público al sector privado. Esta puede ser una percolación geográfica, cuando las empresas circundantes al entorno académico local se benefician directamente de los descubrimientos llevados a cabo por los investigadores trabajando para instituciones públicas de la zona,  o sectorial, en el que son los sectores privados afines son los que se benefician de dicho conocimiento. De hecho en el mismo artículo mencionado anteriormente se citan fuentes que apuntan a que el crecimiento económico está asociado a este tipo de trasvase de conocimiento público-privado.

Seguir leyendo »

Ciudades futuras para el presente

Muchos de nosotros cuando éramos niños imaginamos que las ciudades del siglo XXI serían más inteligentes y estarían en total harmonía con el medio ambiente. La realidad es que aún estamos muy lejos de ello, con una continua expansión de las ciudades a costa de la destrucción de zonas naturales y un incremento alarmante de la contaminación del aire y del agua a causa de unos estilos de vida incentivados por una economía y políticas poco sostenibles.

Hasta ahora, las economías predominantemente basadas en una explotación ilimitada de los recursos naturales, y el uso de combustibles fósiles en sistemas de producción se han ido justificando en términos de productividad y rentabilidad. No obstante, debido a un incremento en el conocimiento del funcionamiento de sistemas naturales y el desarrollo de nuevas tecnologías son más los adeptos que abogan por un cambio hacia modelos económicos que disminuyan el impacto de nuestras actividades sobre el medio ambiente.

Seguir leyendo »

  • Carne Cruda: Programas

    Videoclips, armas de sumisión masiva

    #2 A mí me da que la ilustración es de Miguel Brieva de la portada, ¿no?

  • Almería

    El 'Caso Almería', 36 años esperando el reconocimiento del Gobierno como víctimas del terrorismo de Estado

    #1 Impresionante historia. Hace 15 años que vivo en Almería y no había oído esta historia espeluznante. Por tanto, muy bien hecho en revivirla, y en por lo menos reclamar al gobierno el reconocimiento. No debemos olvidarnos de que esto es un caso extremo, pero que incluso si hubieran sido los etarras que se buscaban, también hubiera sido terrorismo de estado porque no hubiera habido juicio ni nada parecido, al contrario, el peor trato posible. Terrorismo Contraterrorista de Estado.... terrorismo al fin y al cabo.

  • Arte

    Porno de Laboratorio: alquimistas del siglo XXI

    #4 Esos bichos no son nada cercano a "pinturas naive" (han captado mi atención, eso sí) como insinúa el autor del blog, son chinches o insectos heterópteros, y los colores son muy fieles a la realidad, por lo que la pintura se acerca más bien al hiperrealismo.

  • Ciencia Crítica

    Causa y efecto: el ejemplo de la Astrología como pseudociencia

    #2 Muy buena apreciación lo de los gemelos. Sin embargo esos estudios asumen que no hay una asociación genética entre la propensidad a tener gemelos y la personalidad. Si eso no fuese así, y hubiese una asociación entre ambas cosas, estaríamos sólo estudiando una parte muy pequeña de la variabilidad genética. No tengo ni idea si eso se ha mirado nunca, pero seguramente no, dado que como bien dices, los estudios con gemelos son la norma para estas cosas. No tengo muy claro que dos gemelos viviendo en el mismo sitio puedan aportar nada sobre sus diferencias. Clones en el mismo ambiente (idéntico) en principio van a ser idénticos. Todas las diferencias serán debidas a la aleatoriedad de sus vidas. Con lo cual deberíamos seguir sus biografías día a día, minuto a minuto para entener dichas diferencias. Sincerarmente, no creo que siriviese de nada excepto para ver como la deriva (acontecimientos aleatorios) de sus vidas puede llevarles a puntos distintos.

  • Ciencia Crítica

    ¿Es el ecologismo insensible al sufrimiento animal?

    #10 Gracias Leopoldd, en honor a Ramón Margalef diré que efectivamente se nos ha pasado hacer incapié en la distinción entre ecólogo y ecologista, algo en lo que él siempre insistía. Sin embargo, también es verdad que los ecólogos que no tengan alguna inclinación ecologista serían como los chefs que no son gourmets. Habra ecólogos no ecologistas, pero serán una minoría, ni que sea siquiera de forma egoísta porque se quedarán sin sujetos de estudio. Por otra parte, sí, también hemos evitado hablar del problema de raíz... Homo sapiens calamitatis...como buen "semidiós" acabo de "crear" esta subespecie refiriéndome a que no todos somos iguales (sea la genética, sea el ambiente, seguro es la combinación de ambas)... y que hay H. sapiens que "igual sí" merecerían vivir... ¡pero el post tenía ya más de 2000 palabras para seguir añadiendo! Jordi

  • Ciencia Crítica

    ¿Qué esperamos de una sociedad tecnológica?

    #10 Perdonad, NGA, subí yo el post esta semana y puse los titulares según una versión antigua en al que sí explicábamos lo de la termodinámica. No estuve atento de que en la versión final, aunque por supuesto la leí antes de subirla, mi compañero había quitado lo de la termodinámica. Sin embargo, veo que Francisco Javier Herrero Polo lo ha explicado muy bien. Mejor que yo lo hubiera hecho.

  • Ciencia Crítica

    ¿Qué esperamos de una sociedad tecnológica?

    #6 Hola cOjOn.... Totalmente de acuerdo en que esto empieza por la actitud de los individuos. Sin embargo, nos guste o no, vamos a seguir teniendo políticos. De nada sirve que, por ejemplo, los individuos reciclemos si los políticos no se preocupan de que los productos destinados a ser reciclados, no acaban en un vertedero común, como ha sido el caso en más de un sitio (y eso que se sepa). En general, cualquier frente que se abra, es poco, así que de acuerdo en lo que dices y admito que no se comentó esta importante faceta. Tenemos la idea de no hacer posts demasiado largos y otras cosas, no sólo esta, se quedaron fuera.