eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

José Guillermo Rodríguez Escudero

Historiador.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Nuestra Señora del Carmen. Parroquia matriz de El Salvador

“Don Fernando Estévez, ornamento del pueblo que tuvo el honor de ser su cuna, no fue un Montañés ni un Salzillo, como tampoco lo fue su maestro Luján. Pero él encarna el último resplandor de la imaginería canaria”. 

                                                                                      (Sebastián Padrón Acosta) 

Seguir leyendo »

88º Aniversario de la coronación canónica de Nuestra Señora de Las Nieves por mandato pontificio del papa Pío XI

Que en la mañana de hoy, en la Rambla de Cuba, previo expediente canónico y con autorización legal, se procedió a coronar solemnemente a la imagen de Nuestra Señora de Las Nieves, trasladada ayer desde su Santuario hasta la Ermita de La Encarnación; y en un altar levantado para celebrar los sagrados oficios, a presencia de una muchedumbre de esta ciudad, pueblos de la isla y fuera de ella, el Nuncio de Su Santidad y Arzobispo de Lepanto, Excmo. y Rvdmo. Señor don Federico Tedeschini y Serina, con especial delegación pontificia para este acto, procedió a entregar las dos coronas de oro y pedrería, previa su bendición, a las autoridades eclesiásticas, civiles y militares de este territorio, Iltmo. Señor Obispo de esta Diócesis, Fray Albino González y Menéndez Reigada; don Blas Hernández Luján, Delegado del Gobierno en esta Isla, que tiene la representación para este acto de Su Majestad el Rey…

Al hacer la entrega se exigió por el Delegado Papal a las autoridades sobredichas el juramento de que las coronas serán fielmente custodiadas y no se podrán destinar nunca a otros usos que aquellos para los cuales se consagran solemnemente”.

Seguir leyendo »

El antiguo Resucitado del Hospital de Dolores de Santa Cruz de La Palma y su posible recuperación

El  30 de junio de 2014 se conmemoró el quinto centenario de la fundación del Hospital de Dolores de Santa Cruz de La Palma. Su primitiva ubicación fue en el solar donde luego se erigieron el Teatro Chico y La Recova. En 1842, tras la clausura del Convento de Santa Águeda, se trasladó el establecimiento benéfico a las actuales dependencias. 

Su iglesia aún conserva un rico patrimonio artístico procedente del mencionado monasterio de las clarisas, así como del antiguo templo de la casa-hospital. En el catálogo se destacan imágenes como: Nuestra Señora de los Dolores (Amberes, siglo xvi), Santa Águeda (Sevilla, 1574), San José (México, 1770), San Lorenzo (1802), Inmaculada Concepción (1828), Santa Lucía (1673) o un Cristo Resucitado (siglo xvii). Existen otras piezas relevantes que conforman el tesoro de este recinto: un atril mexicano con incrustaciones de nácar y carey, un apostolado pintado sobre lienzo, un facistol y sillería de coro (siglo xvii), tres sillas de brazos para altar (1778), los antiguos altares de la Virgen de los Dolores (1752-1757) y de San José (1771-1777). Destaca sobremanera el extraordinario retablo mayor, ejecutado por Andrés del Rosario y Juan Fernández (1679-1697), pieza importante del barroco isleño. 

Seguir leyendo »

Nuestra Señora de la Soledad. La Virgen de los Ojos Rojos

“…¡Ah!, contempla á la madre desolada

los instantes contar su agonía,

Seguir leyendo »

El Cristo del Clavo

Este imponente Cristo Yacente, iconografía surgida en el Barroco, es obra del magistral artista Francisco Palma Burgos (1918-1985). Su primera salida procesional fue el 5 de abril de 1985, acompañado por su artífice en el mismo año de su repentina muerte. 

No es que Paco Palma tuviera excesivos deseos de volver a esculpir más tallas para la Semana Santa, pero ante el compromiso y su amistad con un grupo de peninsulares que convivían simultáneamente en La Palma, tuvo que replantearse su inicial desgana. Tres personas estaban vinculadas con nuestro escultor y fueron quienes recogieron el deseo del párroco de El Salvador de la capital palmera para dotar a la parroquia matriz de un nuevo Cristo Muerto para las solemnidades del Viernes Santo. Estos tres conocidos del maestro fueron: Andrés Moreno Siles (ingeniero jefe del Puerto de Santa Cruz de La Palma), José María Gallo Moya (militar) y Alberto Pérez Benítez (gerente del Parador Nacional de Turismo). Este último fue quien le solicitó directamente la ejecución de la talla como muestra de agradecimiento a los amigos que dejó en la Isla tras su marcha. De esta manera, el malagueño no se pudo negar al ofrecimiento de realizar esta nueva pieza. 

Seguir leyendo »

El Cristo de la Piedra Fría. El gran Señor llegado de Indias

Se trata, sin duda, de una magnífica pieza, una de las más antiguas venidas de Indias que existen en el Archipiélago canario. Actualmente se encuentra entronizada en su magnífico retablo dorado rococó de la parroquia de San Francisco de Asís, iglesia del extinto Convento Real y Grande de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora, en la capital de La Palma. Este altar fue costeado por don Santiago Matías Rodríguez de León para albergar a esta pieza escultórica procesional de gran valor devocional para los palmeros. Esta impresionante y sobrecogedora efigie se ciñe al tipo iconográfico gótico del Cristo de la Humildad y la Paciencia (modelo pagano – mitológico), siendo el más antiguo exponente de esta advocación en las Islas.

Originalmente recibió culto en la ancestral iglesia del Hospital de Dolores de esta ciudad -hoy Teatro Chico-  institución de beneficencia que ya existía en 1512. Pasó a engrosar el magnífico catálogo de imágenes del convento franciscano en 1830, donde recibió la veneración del pueblo, bajo la popular advocación de “La Piedra Fría”, nombre que gozó de gran devoción en Flandes, zona con la que La Palma mantuvo intensas relaciones comerciales. También se le denominaba en los Países Bajos “Señor de la Piedra”.

Seguir leyendo »

El Nazareno, La Dolorosa y San Juan. El Punto en la Plaza

El Quinto Marqués de Guisla-Ghiselin, Luis Van de Walle y Llarena (1782-1864) —gobernador militar de La Palma— encargó en 1839 al famoso imaginero Fernando Estévez  (1788-1854) una escultura de JesúsNazareno (1840). Ésta vendría a sustituir la antigua imagen que se veneraba desde el siglo XVII en el convento dominico de San Miguel de Las Victorias. Tanto esta magnífica talla nueva, como la de la Virgen Dolorosa, conocida popularmente como “La Magna” (muy próxima a las maneras de su maestro Luján Pérez y cuya esbeltez y elegancia se consideran inusuales), se hallaban concluidas el 14 de enero de 1841. En esta fecha el escultor entregó en La Orotava las dos efigies empaquetadas a Antonio María de Lugo-Viña. Este caballero fue el encargado de su traslado y custodia hasta Santa Cruz de La Palma.

Se principió a dárseles culto” poco después, el 7 de abril de 1841, en plena Semana Santa, concretamente en un Miércoles Santo. Así consta en las inscripciones que ambas imágenes tienen pintadas en sus espaldas. Desde entonces desfilan esa tarde en la popularmente conocida como procesión del “Punto en La Plaza”. 

Seguir leyendo »

El Señor de la Columna y la Virgen de la Esperanza

Nuestro Señor de la Columna 

La puerta grande de la iglesia del antiguo cenobio de San Miguel de las Victorias —fundado en 1530 por el evangelizador del Nuevo Mundo, fray Domingo de Mendoza y convertido durante siglos en uno de los primeros conventos de Canarias— se abre en la noche del Martes Santo para permitir la salida de la sobrecogedora imagen del Cristo de la Columna. Comonos detallaba el desaparecido historiador palmero Fernández García, «la imagen del Divino Cautivo, en escorzo, aparece ligeramente forzada sobre la columna, destacándose en esta escultura el buen acabado de sus pies y sus manos». Su autor fue el discreto imaginero peninsular Andrés Falcón San José quien la esculpió a mediados del siglo XX. 

Seguir leyendo »

Negación de San Pedro. Parroquia de El Salvador

El Neoclasicismo nació a partir del rechazo del Barroco tardío a mediados del siglo XVIII. Los artistas neoclásicos pretendían conseguir un estilo que transmitiese ideas morales serias como la justicia, el honor y el patriotismo. Ansiaban recrear el estilo simple y digno del arte clásico de Roma y Grecia. En el terreno de la imaginería, algunos lo consiguieron mediante una gran perfección técnica y un gran dominio del oficio; la idealización y simplificación de los volúmenes; poses y vestimentas inspiradas en las esculturas clásicas; reproducción de las indumentarias adheridas al cuerpo o «ropa mojada», etc. Esta nueva orientación del arte, que se llegó a regir por las normas de la Academia de Bellas Artes recién fundada, llega a Canarias y se divulga a través de la Escuela de Dibujo de Las Palmas, establecida en 1782. 

En la parroquia matriz de El Salvador encontramos una importante obra neoclásica del afamado y prestigioso imaginero: el orotavense Fernando Estévez del Sacramento (1788-1854), «o de Salas, como firmaba, con los dos apellidos de su padre». En 1808 aparece Estévez instalado en su casa de la calle de la Carrera de La Orotava (Tenerife). Una etapa florida que dedicó incansablemente, como nos recuerda Padrón Acosta y recogido por Fuentes, «a su labor escultórica, lleno de ilusiones y de esperanzas en el triunfo de su arte». Efectivamente, su influencia alcanzó tal magnitud que los artistas de las islas menores, sobre todo en El Hierro y La Palma, lo imitaron hasta la saciedad. Entre otros resaltan Gumersindo Padrón, Aurelio Carmona y Nicolás de las Casas Lorenzo. 

Seguir leyendo »

La actual imagen del Señor del Huerto. Parroquia de San Francisco de Asís

Juan Abascal Fuentes (1922- 2003), catedrático emérito de Escultura de la Escuela Santa Isabel de Hungría de Sevilla e imaginero con escuela propia, cincela en 1969 un “rostro grave y doliente que suda sangre”. Esta expresiva talla, representación de un Cristo angustiado, pesaroso, desvalido, solo, arrodillado con los brazos caídos y las palmas de sus manos en posición de súplica, fue donada por la Familia Poggio. Alza su rostro implorante hacia el cielo, cargado de una gran emotividad.

El artista sevillano había tenido que atender numerosos encargos de carácter religioso debido a la gran destrucción de imágenes que se produjo con la Guerra Civil Española. Fue discípulo de uno de los escultores españoles más relevantes del siglo XIX, el gaditano Vassallo Parodi (1908-1986).

Seguir leyendo »