eldiario.es

9

José María Vera

Director ejecutivo interino de Oxfam Internacional. Químico Industrial de profesión inició su relación con la Cooperación en una ONG en Perú, donde hizo su primer contacto con Oxfam Intermón, organización en la que más tarde fue director del Departamento de Campañas y Estudios. Tras un paréntesis de seis años en la Secretaría General Iberoamericana coordinando los programas de cooperación de las Cumbres Iberoamericanas, regresa a Oxfam Intermón para dirigir la institución. Fue cofundador en España de Ingeniería sin Fronteras.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 7

Retos de la acción humanitaria en Venezuela

En Venezuela, al menos 7 millones de personas necesitan de la ayuda humanitaria para vivir. Esta cifra emerge del panorama de necesidades elaborado en marzo por Naciones Unidas, del que se conocen las conclusiones, aunque no el informe completo en el que se basan.

De hecho, otras estadísticas apuntan a números mayores. La pobreza extrema en términos de ingresos, antes de recibir subsidios, alcanzó al 87% de la población en 2017. Y dado que los subsidios se han deteriorado, sobre todo los alimentarios, y que la sanidad está bajo mínimos, resultan fiables las referencias a que la mitad de la población está malviviendo en situación de miseria. La otra mitad aguanta bien por las remesas que envían los más de 4 millones de venezolanos que han salido del país, bien por estar empleados en las pocas organizaciones y empresas que pagan en dólares en el exterior o por ser parte de la estructura más nuclear del gobierno.

Seguir leyendo »

Los paraísos fiscales, una zanahoria para la corrupción

Tras taparse la nariz, póngase usted en la piel de un corrupto, o de un corruptor, que tanto da. Y sienta qué vida tan dificultosa tiene, caramba. Si la cosa se limita a un sobre por aquí y otro por allá, con unos pocos billetes para alegrar el fin de semana, pues basta con tender la mano, sucia eso sí. Sin embargo la avaricia, cuando se excita, no conoce límites. Así, del "complemento salarial" se aspira pronto al millón, la mansión y a ese cuadro único que solo usted puede colgar en su pared.

Ay, entonces la cosa se lía. Usted está muy atareado, debe dirigir la economía de un país o presidir una de sus comunidades autónomas, un trabajo a tiempo completo, de interés general. Y aunque parezca fácil por lo cotidiano que se ha vuelto, no es sencillo blanquear cantidades mayores de dinero, ni vender una filial por un monto significativamente diferente de su valor real, ni realizar otras prácticas que alteran el valor de las cosas, eluden tributos y minan el bien público. Robar mucho es bien complicado. Y usted necesita ayuda, muletas, en fin alguien que le entienda antes del ron añejo y que luego se lo tome a la salud de los perdedores.

Seguir leyendo »