eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Laura Rodríguez

Laura Rodríguez trabaja en el portal de noticias de investigación AlphaGalileo. Vivió en Londres doce años donde participó en la creación de la revista digital El Colectivo Magazine. Ha colaborado en medios como El País y Ballena Blanca. Escribe sobre ciencia, economía, cultura y medio ambiente.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 54

Una alternativa para los que no pueden dejar de comer carne por el cambio climático: consumir casquería

Todos sospechamos que nuestras abuelas, aún sin saberlo, eran auténticas ecologistas: usaban bolsas de tela, remendaban los calcetines y retornaban los cascos de las botellas de vidrio a las bodegas con religiosidad. Ahora una investigación que acaba de publicar Environmental Science & Technology demuestra que otra de sus costumbres, el consumo regular de casquería, podría reducir hasta un 14% la emisión de gases de efecto invernadero derivados de la industria ganadera.

Una cifra que quizá no parece demasiado elevada pero que, sin embargo, resulta relevante. Entre las medidas para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, solo recortar a la mitad nuestro consumo de carne sería más efectivo.

Seguir leyendo »

El coche volador puede ser más eficiente que el de gasolina o el eléctrico en largas distancias

Desde que en 1926 Henry Ford tuviera la visión de crear un coche que pudiera moverse por encima del suelo, la idea de los vehículos voladores ha llenado nuestro imaginario. Películas como Regreso al Futuro, cómics como Batman, dibujos animados y videojuegos han fantaseado con la idea de que, algún día no muy lejano, podremos salir de casa por la azotea en vez del garaje. 

Parezca esto un absurdo o no, lo cierto es que la tecnología va avanzando y, aunque de momento resulte poco plausible, cada vez parece más cercana la comercialización de este tipo de vehículos. En este momento hay más de 70 compañías con diversos modelos, algunos tan desarrollados como Terrafugia o Aeromobil. Pero ahora un grupo de científicos de la Universidad de Michigan se plantea, por primera vez, si eso sería realmente sostenible y favorable para el medio ambiente. Su estudio, publicado hoy en Nature Communications, llega a una conclusión imprevisible: en ciertas circunstancias podrían resultar incluso más eficiente energéticamente que los coches eléctricos.

Seguir leyendo »

La ropa diseñada por un ingeniero aeronáutico que crece con los niños

Imagina que pudieras comprar un traje a un bebé de nueve meses y que éste le durara hasta los cuatro años. Por un lado, supondría un ahorro considerable: un estudio en Reino Unido estima que el gasto en ropa hasta que el niño cumplía cinco años es de unas 3.400 libras (unos 3.900 euros). Pero, además, reduciría el impacto ambiental.

La compañía de ropa londinense Petit Pli acaba de ganar una de las categorías del premio Global Change Award que busca moda más sostenible por un sistema de ropa que crece con los niños y dura mucho más gracias a una tela que se estira.

Seguir leyendo »

La abogada que ganó en los tribunales al Gobierno holandés por no hacer suficiente contra el cambio climático

Marjan Minnesma cree en la justicia. No solo en la justicia de todos los días o de los pequeños asuntos que abarrotan los juzgados, sino en la justicia con letras mayúsculas que cambia las ideas o al menos pone en cuestión las costumbres de un país.

En 2015, en un caso sin precedentes, esta abogada consiguió la primera sentencia en la historia contra un Gobierno por no proteger lo suficiente a sus ciudadanos de las consecuencias del cambio climático. Al frente de la asociación que preside, la fundación Urgenda, representó a 886 ciudadanos holandeses que, cansados de las falsas promesas de su Gobierno, decidieron acudir a los jueces para cuestionar su legalidad.

Seguir leyendo »

“No hay datos para defender que la economía colaborativa reduce el impacto ambiental”

En los últimos años, no hay día en que algún medio no publique una noticia sobre algún emprendedor de la economía colaborativa. Suelen ser jóvenes, comprometidos y aseguran un éxito fulgurante al estilo de Uber o Airbnb. Algunos son más comedidos y destacan su valor social o ambiental. Pero en general, la idea de un proyecto donde los usuarios intercambian bienes o servicios persuade pues parece, al menos a primera vista, una opción alternativa, democrática y que se adapta al objetivo deseable de sostenibilidad. Sin embargo, la intuición a veces engaña. Oksana Mont, una de las investigadoras con más experiencia en consumo sostenible, lo sabe muy bien. Durante más de 20 años ha entrevistado a todo tipo de consumidores y viajado a países tan diferentes como Estados Unidos o China para averiguar si los modelos de consumo basados en productos de segunda mano o el uso de servicios en vez de la compra de artículos reducen realmente la utilización de recursos. Los resultados son inesperados. Mientras algunos parecen funcionar, otros que consideramos beneficiosos acarrean efectos casi paradójicos.

Seguir leyendo »