eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lorenzo Sentenac

Médico. Salmantino de nacimiento y toledano de adopción. Enamorado de ambas ciudades. Corredor de fondo. Curioso impertinente y voraz, es decir, un inmaduro constante y voluntarioso. Lector irredento. Escritor a ratos, pero solo amateur. Para poner sobre el papel el desorden de ideas y emociones que nos hace únicos (a todos nosotros). No me canso de observar la Naturaleza, y en este sentido sigo siendo aquel niño que contemplaba, ensimismado, lagartijas y grillos. Todo el daño que le hagamos a esta (la Naturaleza) nos lo haremos a nosotros mismos. Ese maltrato, es el mayor pecado del hombre.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3

La des-conquista

En Andalucía y a caballo ha nacido un híbrido: el LIBERALPOPULISMO, centauro de la des-conquista, un arquetipo que Platón soñó borracho.

Guiado por el odio a los derechos humanos y las libertades civiles, por el rechazo visceral a los que son distintos, los primeros en aclamar su llegada han sido gente tan moderna como Marine Le Pen y David Duke, antiguo dirigente del Ku Klus Klan. Empiezan bien. 

Seguir leyendo »

Normalidad prostitucional

Vuelven los viejos tiempos -que nunca se fueron- los viejos tiempos de la normalidad prostitucional. El bipartidismo castizo de rompe y rasga, regresa de nuevo.

Caspa en ristre y boina calada, PP y PSOE vuelven, como quien no quiere la cosa, a las andadas, a abanderar la “tradición”. Se solicitan de amores, uña y carne, y se ponen de acuerdo (bajo cuerda), una vez más, es decir, como siempre, para controlar y mangonear la justicia, como controlan y mangonean todo lo demás.

Seguir leyendo »

Sescam: el gusano y la app

La gestión posmoderna de nuestra sanidad tiene más de postureo y performance que de realidad sólida que alimente y sacie.

Ello es lógico porque ya todos nuestros gestores son impúdicos y todos nuestros políticos son neoliberales.

Seguir leyendo »

Las lumbreras de occidente

- Lo que se ha perdido es el sentido del equilibrio.

- ¿De qué equilibrio habla usted y de qué pérdida?

Seguir leyendo »

El chiringuito (del SESCAM)

Probablemente no hay nada más triste y deprimente que comprobar cómo unos intereses estrechos se imponen sin reparos ni demasiados escrúpulos al interés público de todos.

El chiringuito levantado en torno a la gestión anómala de nuestra atención primaria sanitaria (hablamos del SESCAM), es un ejemplo perfecto de esos espacios mal ventilados, donde el interés “comunitario” es lo de menos y la gestión persigue objetivos muy poco compatibles con el bien público. Lástima, porque este ámbito de trabajo recibe el nombre de medicina familiar y "comunitaria".

Seguir leyendo »

El gran vacío

La política no siempre responde a las leyes de la lógica política, o al combate –tan desigual- de los intereses económicos, sino que en ocasiones parece obedecer a las leyes de la física.

Los flujos y transmutaciones de los votos nos recuerdan a los flujos y transmutaciones de la energía, y aunque los primeros no cumplen con la primera ley de la termodinámica (la energía no se crea ni se destruye), sin embargo fluyen, cambian de sitio, o incluso, en una deriva hacia lo peor pueden llegar a desaparecer en la nada. Y con ellos todo el modelo, que sin duda no es tan seguro en su estabilidad como el balance energético del cosmos. La implosión del modelo por la desaparición de los votos en la nada cósmica de la democracia líquida, puede deberse a dos circunstancias plausibles: o bien a las obstrucciones del mercado, que decide la inconveniencia –para sus intereses- de lo votado y por tanto su inutilidad de facto, algo que vemos cada vez con más frecuencia (y sorprende la indiferencia unánime ante hecho tan grave), o bien a que las elecciones no se convoquen y nos contentemos con gobiernos fuertes, sobrevenidos de aquella manera, algo que no parece tan improbable ni está tan lejano en el horizonte que alumbra en modo penumbra. 

Seguir leyendo »

De los hunos y los otros

Si no nos pareció bien en su día que Fernández Díaz, ministro réprobo del Gobierno del PP, frecuentara las cloacas del Estado y los seres tenebrosos que la habitan (aunque eso sí, con conocimiento y licencia del expresidente Rajoy, cuya mano derecha decía ignorar lo que hacía su mano izquierda, allí en los bajos fondos, contra sus adversarios políticos), no puede parecernos bien tampoco que la nueva ministra de "justicia" del "cambio" (nada menos que de justicia y nada menos que del cambio) practique o haya practicado un trato fácil y desinhibido (¿vino o cerveza, Lola?) con aquellos mismos habitantes del submundo, comisarios polivalentes, policía patriótica de su exclusiva patria, espías a dos bandas en beneficio propio, vividores del desecho común, que en singular camaradería con algunos representantes de la legalidad más pura y prístina del Estado, de este Estado, claro (jueces y fiscales) parloteaban en sus ratos libres de lo divino y de lo humano, pero también de lo público.

Esa promiscuidad de "gremio" bien avenido alguna explicación lógica tiene que tener, que no sea la que nos tememos. Ya veremos si lo que llegan son explicaciones lógicas o más revelaciones peligrosas sobre amistades turbias. En cuanto que no se trate del morbo de las relaciones personales y conversaciones privadas sobre asuntos de ese ámbito (privado) entre fulano y mengano, Lola o Villarejo, sino de conversaciones entre policías corruptos y fiscales en ejercicio, sobre asuntos que interesan también a lo público, no puede desestimarse la responsabilidad de prestar atención a lo que allí se decía.

Seguir leyendo »

Curso acelerado de cosmética

No sabemos si el Gobierno de Pedro Sánchez, dure lo que dure, pasará a la Historia como el gobierno que más cosas anunció y menos cosas hizo. Sin duda la retahíla de cosas loables y objetivos felices que este gobierno ha anunciado en tan pocos días, daría -de traducirse en hechos palpables- para finalizar una legislatura con la grata satisfacción de la misión cumplida.

Pero como toda esa serie de anuncios van quedando atrás, flotando en el viento, como banderas desinfladas de una batalla que nunca se dio, o como banderines colgados de una fiesta truncada que no llegó a celebrarse, toda la expectativa abierta por esos anuncios queda resumida hoy en la siguiente cuestión: ¿Qué significa todo esto? ¿Cuál es el enigma de Pedro Sánchez?

Seguir leyendo »

Tristes victorias

El verano debería ser tiempo de lecturas relajadas y discretamente hedonistas. ¡Es tan largo el invierno! O lo era, porque hablo del invierno de antes del cambio climático, y hoy ya todo se confunde, sin fronteras claras entre una estación y otra. A pesar de ello, y a vueltas con esas lecturas relajadas a las que invita la estación, he acometido estos días otras lecturas un poco más serias, al hilo de la actualidad y animado también del interés creciente por un autor (periodista y escritor) del tiempo de la República, defensor constante y convencido de ese intento democrático que iluminó por un instante nuestro horizonte histórico: hablo de Manuel Chaves Nogales, que murió en el exilio de Londres en 1944, en los estertores de la segunda guerra mundial.

En este autor, gran cronista, se reflejan el optimismo que acompañó el nacimiento de la Segunda República, el horror de la guerra, y la tristeza de la derrota y el exilio. Fue lúcido y vio cosas antes que nadie. Intentó evitar y denunció la traición a la joven república española por parte de las democracias occidentales. Alertó primero sobre Hitler, cuando ascendió al poder en 1933, en una serie de crónicas sobre el terreno y en el momento justo en que esa barbarie nacía, y alertó después sobre Franco y lo que representaba, ya en el trascurso de la contienda. Supo ver la confrontación entre dos fuerzas totalitarias: el bolchevismo ruso y el fascismo de Hitler, Mussolini, y Franco. Y la democracia como víctima propiciatoria de esa confrontación.

Seguir leyendo »

Finisterre

"Al parecer, es necesario experimentar primero la conmoción de comprobar la identidad entre la teoría platónica de la justicia y la teoría y práctica del totalitarismo moderno para poder comprender lo urgente que se torna la interpretación de esos problemas" (KARL. R. POPPER / La sociedad abierta y sus enemigos).

En tiempos más sensatos Europa se empezó a construir, y ahora, en tiempos más salvajes, se ha empezado a suicidar. Como dice muy acertadamente Josep Ramoneda en un artículo reciente ( El suicidio europeo), hoy el malestar de fondo, social y político, tiene su correspondiente "chivo expiatorio" (volvemos a las andadas): el inmigrante.

Seguir leyendo »