eldiario.es

9

Luis Sánchez Martín

Luis Sánchez Martín es escritor, editor y tiene una camiseta que habla.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

El cuento (chino) de la literatura

Tess y Jude son dos jóvenes que comparten piso en una ciudad de Quebec llamada Grand-Mère ('Abuela'). Y de nombre curiosos de lugares va en gran medida, aunque no en su totalidad, esta divertida novela.

Ambos llevan tiempo viajando sin salir de casa. Gracias a internet descubren pueblos con nombres tan curiosos como 'Feo', 'Chocolate Bayou' o 'Tijeras'. Unos solo se mencionarán, y en otros casos conoceremos la historia del nombre, que puede ser una esperpéntica anécdota o simplemente el capricho de un funcionario con prisas por terminar la reunión (creo recordar, de hecho, que existe un pueblo llamado 'Sin nombre' por esta razón). Además de esta obsesiva búsqueda de lugares con nombre poco común —será 'Bird-in-hand' (Pájaro en Mano), el pueblo que finalmente decidan visitar— también es muy curioso, a la par que morboso, el tour que los protagonistas nos brindan por los domicilios de todos los condenados por delitos sexuales, donde encontraremos ya no barriadas, sino edificios repletos de ellos.

Seguir leyendo »

Anarquía en la España vacía

Uno se enfrenta siempre con miedo a estas lecturas, las de autores con quienes ha disfrutado muchísimo anteriormente y teme que ya no estén a la altura. Afortunadamente Santiago Lorenzo no sólo mantiene la estela de 'Los millones' o 'Los huerfanitos' (tengo pendiente 'Las ganas') sino que, en mi opinión, ha superado el nivel de ambas con 'Los asquerosos'.

Sin una sola línea de diálogo (el narrador es un tío del protagonista, quien sabe de sus vivencias por una llamada telefónica que le hace cada día a las cuatro), Lorenzo toca, entre otros, cuatro de mis temas fetiches en esta magnífica novela: la precariedad laboral, el abuso de poder, el postureo y, sobre todo, la denominada 'España vacía' (siendo este último el único que esperaba a raíz de la sinopsis de la contracubierta, por lo que la sorpresa ha sido muy grata).

Seguir leyendo »

'Factbook. El libro de los hechos': revolución distópica, criogenización y empresarios ahorcados

En un país instalado en una eterna crisis económica con la que se quiere justificar todo tipo de sacrificios, la corrupción y la impunidad dominan la vida política, y la resignación y el miedo se han apoderado de la gente.

Cuando el cuerpo del Presidente de la CEOE aparece ahorcado en un toro de Osborne, Rosa se debate entre el instintivo horror por la violencia y el deseo de que ese asesinato se convierta en el detonante de la revolución. Este es el punto de partida de 'Factbook. El libro de los hechos' (Candaya, 2018) y también uno de los muchos dilemas éticos que se suceden en la novela, invitando al lector a replantearse sus convicciones y a preguntarse qué ha hecho, qué podía haber hecho y qué está haciendo.

Seguir leyendo »

`Illska. La maldad´, Eiríkur Örn Norddahl

No sé si «la novela ‘que explica’ el auge de la ultraderecha europea» es del todo acertado. Esta presentación, que es la que más veo en redes y cualquier medio que haga mención al libro, es cierto que cumple la función de todo slogan: da una idea bastante aproximada de lo que encierran las páginas y capta la atención del potencial lector. Pero, aunque hay bastantes salpicaduras de ensayo en esta novela, yo creo que más que explicar, describe, nos sitúa directamente en ese escenario. Cierto es que los tres personajes principales tienen su flashback (dos en su propia piel, y Agnes en la de sus bisabuelos) que pueden sentar las bases de este presente tan poco esperanzador, pero creo que una de las cosas más destacables de la novela es precisamente lo que desmonta el slogan: no explica, muestra, y no da respuestas, sino que ayuda a hacerse las preguntas adecuadas. Dicho lo cual quiero dejar claro que me ha parecido una novela estupenda tanto en la forma como en el fondo.

Y es que la forma, cuando se trata de un texto de 640 páginas, es primordial. La novela está estructurada a modo de puzle, con capítulos no muy largos compuestos de pequeños fragmentos donde se alternan los tiempos y las voces de los protagonistas, la de un narrador omnisciente de la novela y la de un segundo narrador que contextualiza el presente (aquellas salpicaduras de ensayo que mencionaba antes). En el último tercio interviene incluso la voz-pensamiento de un bebé a modo de bisagra. Esta estructura, un lenguaje muy cercano y el tratamiento de hechos que más o menos todos conocemos por más que miremos hacia otro lado, hacen que las 640 páginas vayan pasando casi con la naturalidad de una conversación cara a cara.

Seguir leyendo »