eldiario.es

9

Marcos Martínez Romano

Cántabro y cantabrista. Escribiendo desde la suma de lo estudiado en ciencia política y lo vivido en la militancia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 16

Del regionalismo al cantabrismo político: un paso necesario

Tras cerca de 37 años de Autonomía, un partido de ámbito territorial estrictamente cántabro y autodefinido como regionalista se perfila por primera vez como probable ganador de las elecciones en nuestra Comunidad. Es cierto que dicho partido, el PRC, cuenta con un apoyo muy amplio desde hace años, pero ganar las elecciones supondría dar un paso más.

Este es un hecho que debería hacernos reflexionar sobre la realidad sociopolítica cántabra, puesto que en pocas comunidades autónomas una fuerza de ámbito territorial inferior al estatal es capaz de ganar unas elecciones autonómicas. Tan solo en el País Vasco, Cataluña y Canarias se ha dado este fenómeno.

Seguir leyendo »

La moción de censura y las fuerzas del cambio en Cantabria

Mariano Rajoy ha dejado de ser presidente del Gobierno. La sentencia sobre la trama Gürtel abrió la posibilidad para ello y la colaboración de las fuerzas progresistas (en mayor o menor medida) del conjunto del Estado español logró echar a la derecha corrupta del Gobierno y, a la vez, detener el espumoso ascenso del neoultranacionalismo español de Ciudadanos, un partido que reclamándose como el mayor defensor de España sigue siendo el que menos entiende su composición social, política y plurinacional. Y será esa colaboración de las fuerzas progresistas la que sostenida en el tiempo permitirá que se lleven a cabo medidas urgentes de regeneración política y mejora de las condiciones de vida de la ciudadanía y abonar el terreno para futuras transformaciones más profundas.

El discurso de Pablo Iglesias el jueves -sobre todo su contrarréplica a Pedro Sánchez- apuntó hacia ahí: buen tono con el PSOE, disposición a la colaboración, pero planteamiento de horizontes que obliguen al PSOE entre elegir asumirlos a modo de la vía portuguesa o evidenciar que para recorrer ese camino se necesita a Unidos Podemos al frente. Lo sucedido en el Congreso de los Diputados durante estos días debe de servir para que en nuestra Comunidad Podemos y el resto de espacios de cambio entiendan este nuevo escenario y sean capaces de pensar en clave estratégica.

Seguir leyendo »

Sobre el nacionalismo español

España es una nación porque millones de personas se sienten nacionalmente españolas. Este componente subjetivo hace que esto sea innegable. Sin embargo, también pareciera que es una nación "fallida", mal construida, en la que ni sus élites ni sus intelectuales han sabido erigir una idea nacional uniforme y moderna al estilo francés, ni mucho menos han tenido la capacidad para comprender la plurinacionalidad como realidad de España. Ni han impuesto "ilustradamente" ni han construido y seducido democráticamente.

Por el contrario, España se edificó sobre el viejo solar castellano, imponiendo por la fuerza de las armas su hegemonía al resto de naciones peninsulares. Así, España, lejos de ser una suma de los pueblos que la componen, continúa instituyéndose sobre el dominio del nacionalismo oligárquico castellano sobre los demás.

Seguir leyendo »

Revilla y la importancia del relato

En política es imposible determinar qué es "la verdad". Múltiples actores construyen diversas estructuras discursivas que pugnan por dar sentidos diferentes a los mismos hechos. Y cada actor intenta lograr instalar su relato como gafas a través de las que la mayoría vea los hechos que suceden en un territorio dado.

Partiendo de esta base, nos tenemos que preguntar, hoy en día, ¿quién tiene el relato más claro, directo y conciso para explicar las razones de lo que acontece en Cantabria? ¿Quién es capaz de conseguir que su visión particular sea la que más de universalice? Mi respuesta ante estas dos preguntas cruciales es clara: Miguel Ángel Revilla.

Seguir leyendo »

Cantabria y su 'izquierda cipaya'

La relación entre las izquierdas y las identidades colectivas ligadas a lo territorial es un asunto tan problemático como trascendental. En los últimos años hemos podido comprobar cómo los movimientos populares se desarrollaban con más firmeza allí donde su construcción se asentaba sobre una fuerte ligazón con sus territorios. Latinoamérica, Euskadi o Catalunya son buenos ejemplos. Sin embargo, durante las últimas décadas, construir movimiento popular desde la reivindicación de tu identidad territorial se ha convertido en un tema tabú para gran parte de las izquierdas.

Hablando de "occidente", el surgimiento del "altermundismo" contribuyó a entender la reivindicación de la identidad ligada al territorio como algo reaccionario. Mientras que, en el caso español, seguramente por razones históricas, el concepto de patria no fue abordado como un concepto en disputa hasta la irrupción de Podemos, que comprendió la necesidad de batallar por el sentido de "España", apostando por la construcción de una idea de país plurinacional y progresista enraizada en la tradición democrática y popular española.

Seguir leyendo »

Amparo Pérez: la reapropiación del interés general por la mayoría social

El pasado miércoles se cumplieron dos años de la muerte de Amparo Pérez, la anciana que se convirtió en el rostro del Santander popular que resiste a las cacicadas de quienes de "populares" solo tienen el nombre.

Desde que su caso se conoció públicamente, hasta que sucedió el fatal desenlace, muchas personas, provenientes de ámbitos ideológicos muy diversos, compartimos espacio en las movilizaciones de distinto tipo que se produjeron en contra de la expropiación forzosa de su vivienda por parte del hoy premiado ministro Íñigo de la Serna.

Seguir leyendo »

El fracking, la incoherencia del PP y el papel de Cantabria

Esta semana conocíamos el veto por parte del PP en el Senado a una propuesta realizada por Compromís para prohibir el fracking en España. La votación se llevó a cabo en la Comisión de Medio Ambiente, de la que es vocal el senador por Cantabria del PP Javier Fernández, exconsejero de Medio Ambiente durante el Gobierno de Ignacio Diego.

Durante los años que ocupó dicho puesto, Javier Fernández fue uno de los redactores de la Ley Antifracking de Cantabria, posteriormente tumbada por el Tribunal Constitucional por invasión de competencias estatales, a petición del propio PP. El exconsejero se ausentó de la votación, no siendo capaz de defender su postura contraria a esta práctica. Ya en 2013 los senadores cántabros del PP habían votado a favor de la realización del fracking en España, pese a mostrarse como férreos adversarios del mismo en Cantabria.

Seguir leyendo »

¿Y Cantabria?

El debate interno en Podemos en torno al rumbo que el partido morado deberá tomar a partir de su próxima Asamblea Ciudadana Estatal ya ha comenzado. La Asamblea, conocida como "Vistaalegre II", tendrá lugar en febrero de 2017.

En la primera Asamblea Ciudadana, los documentos que resultaron vencedores estaban pensados para afrontar el frenético ciclo electoral que se avecinaba en España, tanto en la estructura organizativa como en el rumbo político. Concentración del poder en la cúspide, centralismo hipertrofiado y estructura jerárquica fueron algunas de sus principales características que perduran hasta la actualidad. Sin embargo, a día de hoy, pasado ya ese ciclo electoral con resultados nunca imaginados para fuerzas populares, toca repensar aquel modelo.

Seguir leyendo »

El Lábaru, símbolo desde el que construir nuestro futuro

Hoy se debatirá y se votará en el Parlamento de Cantabria una PNL -Proposición No de Ley- presentada por el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) con el objetivo de "reconocer el lábaro como símbolo representativo e identitario del pueblo cántabro y los valores que representa", así como "instar a las instituciones y a la sociedad civil de Cantabria a promover y participar de forma activa en su conocimiento y difusión".

Mucho se ha hablado y escrito en los últimos meses sobre el Lábaru desde que la Asociación para la Defensa de los Intereses de Cantabria (ADIC) diera a conocer a la opinión pública cántabra su propuesta para lograr el reconocimiento del mismo como símbolo de Cantabria por parte del Parlamento autonómico, así como su posterior proposición de inclusión del mismo en la actual Ley de Banderas de la Comunidad Autónoma. Durante este tiempo, hemos podido leer, escuchar, incluso participar de largos y bizantinos debates sobre el rigor histórico de dicho símbolo, con la eterna sensación de que en esta tierra tenemos que pedir perdón por cada paso adelante que queramos dar, por pequeño que este sea. Parecía, y a veces lo parece aún, que la veracidad histórica del Lábaru no podía generar ni el más mínimo atisbo de duda. No importa que, por ejemplo, la actual bandera oficial del Reino de España surgiera de un concurso convocado por Carlos III o que la Ikurriña fuera diseñada a finales del siglo XIX por los hermanos Arana. No importa que, al fin y al cabo, todas las banderas sean un invento. No, siempre hay quienes desde sus autootorgadas atalayas intelectuales y morales aún quieren convencernos de que los cántabros necesitamos la bendición de un tropel de instituciones académicas para reconocer institucionalmente la bandera con la que miles y miles de nosotros nos identificamos como miembros de esta comunidad humana.

Seguir leyendo »

27S: Necesidad de desbordar(nos)

En términos generales, estas elecciones nos vuelven a gritar que el clamor del pueblo catalán por ejercer el derecho a decidir su futuro no puede ser por más tiempo ignorado. Por democracia y por responsabilidad. Sin embargo, los resultados parecen insuficientes en términos de fuerza y de legitimidad para que se lleve a cabo una Declaración Unilateral de Independencia. Por lo que nos encontramos en una situación de “empate catastrófico” sin poder visualizar un “punto de bifurcación”. Estos dos elementos unidos nos llevan a la necesidad de un gobierno español que entienda y atienda a esta realidad. Que permita que se ejerza un derecho democrático que ayude a rebajar la enemistad azuzada por el Gobierno del PP entre las mayorías catalanas y las del resto de pueblos del Estado. Que ayude a resolver el empate catastrófico a través de una vía democrática, con diálogo, construcción plural y respeto a la voluntad popular catalana.

Por otra parte, incidiría en que el intento de reducir a una "guerra de banderas" un proceso de construcción nacional cuyo origen está en la sociedad civil y cuya conducción está en constante pugna, significa no comprender la importancia de lo nacional como elemento aglutinador y generador de identidad colectiva. Sobre todo porque, hoy, actúa como la principal grieta del Régimen del 78, y en él se insertan las esperanzas de millones de personas humildes por salir de una crisis simbolizada en un Estado español corrupto y autoritario. El eje social y el nacional no tienen por qué ir por la misma vía, pero tampoco son irremediablemente antagónicos. Hoy, más que antes de las elecciones, las dos vías se han acercado. Para millones de catalanes y catalanas, construir un nuevo Estado y poder elegir la relación de este con el Estado español es la principal vía de emancipación ante una España que aparece como inalterable.

Seguir leyendo »