Opinión y blogs

Sobre este blog

La portada de mañana
Acceder
La Educación no consigue recuperarse de los recortes del PP
Lula da Silva se enfrenta a Jair Bolsonaro en un duelo histórico para Brasil
¿Error, amenazas o corrupción judicial?, por Elisa Beni

La media veda no da tregua y, fiel a su cita, amenaza a los castigados montes de España

0

Las imágenes del fuego arrasando montes y viviendas están siendo las protagonistas de este verano. Las llamas están calcinando el territorio español, islas incluidas. La impotencia de ser espectador de esta destrucción se acrecienta cuando conocemos que, la mayoría, han sido intencionados. Todos estos factores están siendo más graves este verano, llegando a cifras, tristemente, históricas.

En lo que va de año 2022, el fuego ha arrasado más de 222.000 hectáreas de territorio español, según el Sistema de Información Europeo de Incendios Forestales (EFFIS). Las comunidades autónomas más afectadas, a día de hoy, son Castilla y León, Galicia y Cataluña. Las elevadas cifras de superficie calcinada han hecho de este año el peor del siglo en España.

Los incendios han afectado a miles de familias, así como a los animales que viven en los alrededores, animales silvestres que forman parte de la biodiversidad de nuestros montes y que son los más perjudicados por el fuego. El impacto sobre la fauna puede ser inmediato (mortalidad o emigración a otros espacios) o indirecto (desaparición de fuentes de alimento, pérdida de puestos de protección o nidificación y cambio de las relaciones tróficas entre especies).

Los mecanismos de recuperación después de un incendio no son ilimitados. Incluso los fuegos recurrentes en un territorio pueden modificar la composición de las especies que lo habitan. La flora y la fauna necesitan un tiempo para empezar a dar signos de recuperación, que suele estimarse entre 1 y 5 años.

Si ya de por sí la caza es un acto de una crueldad incuestionable, ejercerlo en unas circunstancias como las actuales es mero sadismo.

Y así está ocurriendo: en este escenario tan desolador, la media veda no se plantea dar un respiro. Este periodo extraordinario, fuera de la temporada general de caza, acaba de comenzar, cuando aún hay incendios activos y cada día surge alguno nuevo. Se “celebra” para que los cazadores no pierdan la forma con la escopeta. Los días y duración pueden variar de una comunidad a otra. Son las propias comunidades las que establecen los días hábiles, así como los cupos de las especies permitidas para cazar.

Las especies que están en la mirilla de los cazadores estos días son palomas torcaces, zuritas y bravías, urracas, cornejas, zorros, ánade real, codorniz, gaviota tórtola, reidora y patiamarilla, entre otras.

Al elevado número de víctimas se sumará, además, que muchas de ellas aún están en periodo de cría, como la paloma torcaz o la codorniz, cuyos polluelos aún son dependientes en este periodo.

Esta matanza es incoherente y prescindible, sobre todo en este catastrófico verano de incendios. Por este motivo principalmente, asociaciones en defensa de los animales, como Free Fox, consideran inadmisible que se mantenga inalterable este periodo de caza, por lo que piden una suspensión de la media veda y un cese absoluto de toda actividad cinegética, con el fin de que la fauna se recupere. Para ello, pusieron en marcha la petición Stop Media Veda de Caza antes de que comenzara, y seguirá en activo hasta que termine el periodo de caza. Mediante la petición, están recogiendo firmas dirigidas al Ministerio de Transición Ecológica, competente en este tema, para que no permita que se continúe con este acto destructivo.

Además de esta participación ciudadana, Free Fox llevó a cabo un acto informativo el pasado domingo 14 de agosto en la Plaza de Callao de Madrid. El objetivo era informar a los transeúntes de lo que significa la media veda, un mes de caza en el que se matará a miles de animales, y explicar que lo más coherente es que se suspendiera para no dañar más nuestros ecosistemas.

Alicia Roa, presidenta de Free Fox, considera “inaceptable que se ejerza más presión sobre la fauna silvestre devastada por los incendios, con el agravante de que, muchas de ellas, están en periodo de cría. Por todo ello, pedimos al Ministerio de Transición Ecológica la suspensión inmediata de la media veda, para que la fauna pueda comenzar a recuperarse”.

España ocupa los primeros puestos en cuanto a actividad cinegética. Asimismo, es el país de la Unión Europea con más hectáreas calcinadas por el fuego en lo que va de año. La suma de estos elementos supone un perjuicio para la fauna autóctona totalmente evitable. Acaba de empezar, aún no es tarde para suspender estas matanzas indiscriminadas en un monte arrasado y calcinado por las llamas. Es un sinsentido a la altura de la piromanía.

Las imágenes del fuego arrasando montes y viviendas están siendo las protagonistas de este verano. Las llamas están calcinando el territorio español, islas incluidas. La impotencia de ser espectador de esta destrucción se acrecienta cuando conocemos que, la mayoría, han sido intencionados. Todos estos factores están siendo más graves este verano, llegando a cifras, tristemente, históricas.

En lo que va de año 2022, el fuego ha arrasado más de 222.000 hectáreas de territorio español, según el Sistema de Información Europeo de Incendios Forestales (EFFIS). Las comunidades autónomas más afectadas, a día de hoy, son Castilla y León, Galicia y Cataluña. Las elevadas cifras de superficie calcinada han hecho de este año el peor del siglo en España.