País de pitadas impunes

Son tantos casos y tantas situaciones inexplicables las que se registran en el país, está tan agotada la capacidad de asombro, que el hecho no debería producir perplejidad: es curioso lo nuestro, ahora resulta que silbar, abuchear o pitar el himno nacional ni es delito ni es falta ni es nada. El juez que estudiaba el caso de lo ocurrido el pasado mes de mayo, en la final de la Copa del Rey de fútbol, en presencia del jefe del Estado (y de la visible sonrisa mefistofélica del ex presidente de la Generalitat), decidió el sobreseimiento de las actuaciones. En base a la libertad de expresión. La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha recurrido en apelación y considera “precipitado y un tanto inmaduro” dicho sobreseimiento.

Es llamativo. Y antes de entrar en apreciaciones de la que parece inútil controversia jurídica (la Fiscalía también quiere que se investigue ahora al Fútbol Club Barcelona y a la entidad promotora de la ¿protesta?, Catalunya Acció), planteemos los contrastes. Los símbolos están para ser respetados, especialmente en actos públicos, sea de la índole que sean. No puede ocurrir que mientras en las manifestaciones deportivas, especialmente, los participantes entonen el himno nacional de su país y una buena parte de los espectadores, puestos en pie, también lo hagan, aquí la interpretación se reduzca al abucheo y a la silbada. No puede ocurrir que mientras muchos deportistas, tras alguna conquista, individual o colectiva, se acerquen hasta un banquillo o un graderío para hacerse con una bandera de su nación y lucirla en las primeras celebraciones de júbilo, aquí la española sea vilipendiada.

Son esas paradojas que no tienen justificación. Por ejemplo: ¿habrá mayor contrasentido que los aficionados al Fútbol Club Barcelona rechacen la enseña nacional y luego aplaudan al jugador Luis Suárez cuando éste da la vuelta a la cancha envuelto en una bandera de su país, Uruguay? Seguro que hay otros ejemplos similares.

Pero bueno, somos como somos y en aras de un sagrado principio como es la libertad de expresión se puede hacer hasta eso, que, según un magistrado, no pasa nada. ¿Qué de extraño tiene entonces que en pantallas, tanto legales como ilegales, altavoces fuera de ordenación y en redes sociales se insulte y se amenace?

Qué país. De pitadas impunes… y absurdos kilométricos.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
28 de febrero de 2016 - 20:33 h

Descubre nuestras apps

stats