Paracetamol

“A mí las mujeres siempre me han dado muchos quebraderos de cabeza; prefiero trabajar con hombres”, esta frase de Evelyn Alonso en el periódico Diario de Avisos es otro ejemplo de cómo una mujer en una situación de privilegio asume y reproduce discursos machistas. Alonso asume ese discurso que a todas nos han enseñado de pequeñas, ese que nos dice que las mujeres debemos competir entre nosotras, porque no tenemos camaradería- sororidad. 

“El discurso de Vox, con sus defectos, no es tan radical y ya sé que me crucificarán por decir esto, pero lo considero rigurosamente cierto”, añadía Alonso mientras se posicionaba en el “centro-derecha”. Es imposible pedirle a la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz que sea capaz de mostrar sororidad o que tenga un discurso feminista con otras compañeras si se posiciona a favor de los discursos de Vox. Para mantener una posición de sororidad es vital asumir que lo que hace Vox es promover políticas fascistas, y una de las patas del fascismo es el patriarcado. 

No es la primera vez que vemos a una mujer que ejerce la política asumiendo roles o discursos machistas, solo hace falta hacer un pequeño ejercicio de memoria para recordar el momento en el que Cayetana Álvarez de Toledo (PP) le dijo a Irene Montero aquello de “¿De verdad dicen ustedes sí, sí, sí hasta el final?” para referirse al consentimiento sexual. Otro ejemplo, un poquito más reciente, es ese discurso de Macarena Olana, secretaria general de Vox en el Congreso, en el que le espetó a la ministra de Igualdad aquello de “Vox no cree en el feminismo de cuota sino en la cultura del esfuerzo”. Claro que, de lo que entiende la extrema derecha por “cultura” y por “esfuerzo” se podría abrir un largo debate. 

Tequila y sal

Tan preocupante es la falta de repreguntas en la entrevista de ‘Los Limoneros’, no pregunta por qué no “es tan radical” el discurso de Vox o por qué las mujeres le damos dolores de cabeza y los hombres no, como la tolerancia de Bermúdez con las posturas de extrema derecha. Es preciso recordar que el alcalde de Santa Cruz dijo en MírameTV que “para nada” se sentía incómodo con el posicionamiento de Alonso en redes sociales. En este punto, lo más correcto sería que José Manuel Bermúdez (CC) manifestara su descontento por las palabras de Evelyn Alonso, pero todos sabemos que en el Ayuntamiento de Santa Cruz hay fenómenos paranormales. Por eso hay lecturas que deberían llevar indicaciones, como cuando lees un prospecto médico, porque a algunas y algunos la tolerancia con el fascismo y el machismo nos genera dolor de cabeza, migraña y mareos.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
30 de julio de 2020 - 10:03 h

Descubre nuestras apps

stats