Patriotas Desunidos SA

0

Esos patriotas de hojalata que se reunieron el domingo pasado en la Plaza de Colón de Madrid para berrear contra los indultos previstos por el Gobierno de España a los políticos independentistas catalanes son los mismos que se han mofado del presidente Pedro Sánchez por su encuentro efímero con Joe Biden en Bruselas con motivo de la reunión de los países pertenecientes a la OTAN. 

La oposición patriótica española y los medios más reaccionarios del país se adelantaron a criticar a Sánchez por acompañar por un pasillo al presidente norteamericano durante menos de un minuto. Todos estos patrioteros se burlaron de Sánchez por el famoso paseíllo que recogieron las cámaras de televisión de la OTAN pero ninguno rectificó cuando la Casa Blanca reconoció oficial y formalmente que ambos presidentes mantuvieron una reunión bilateral más duradera en la cumbre fuera del foco de las cámaras. 

Primero meten la pata y luego no tienen el valor ni la valentía de sacarla y reconocer su error. No hay ninguna oposición en Europa que se burle de su presidente en reuniones internacionales, asuntos de Estado y política exterior porque responsablemente entienden que un país se degrada ante el mundo si no defiende unido los intereses nacionales.

España sigue siendo diferente porque tiene una oposición de chichinabo. Cuando Aznar era presidente, Zapatero firmó un pacto de Estado contra el terrorismo y se puso a disposición del gobierno de entonces. Cuando Rajoy fue presidente contó con el respaldo de la oposición socialista para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña. 

En cambio, cuando gobierna la izquierda la oposición de derechas tira piedras contra su tejado, que es el tejado de todos los españoles. La lealtad institucional no es recíproca. 

Las tres derechas españolas fueron a Colón para rechazar los indultos a los políticos catalanes y de paso insultar al presidente del Gobierno porque el vicepresidente vilipendiado ya no está en él. Es curioso que digan que estos tres partidos están por la unidad de España y luego fueran desunidos a la manifestación. 

La derecha española ha estado siempre acostumbrada a la alianza con los poderes fácticos pero en este caso la Iglesia y la patronal la han dejado con el culo al aire porque ambas instituciones se apuntan esta vez a defender los indultos como paso previo a la reconciliación. 

La engreída Ayuso metió la pata una vez más y puso al Rey en un brete al mezclarlo con los indultos. Tiene gracia que los políticos que presumen de constitucionalistas no tengan ni pajolera idea de lo que señala la Constitución Española que aseguran defender. 

Ayuso es una bocazas a la que se le va la fuerza por la boca y precisamente por eso morirá de éxito más pronto que tarde. 

Etiquetas
Publicado el
18 de junio de 2021 - 12:55 h

Descubre nuestras apps