eldiario.es

Menú

No somos idiotas

- PUBLICIDAD -

No entraré en detalles. Ya se ocupó el Top Secret de hacer la relación (abreviada) de la serie de feos asuntos, con graves daños para los intereses públicos, que forman la estela de su vida pública. Cualquiera de ellos sería suficiente para que alguien con menos cara se vaya de la política. Pero él sigue sin ponerse ni siquiera colorado. El despacho de atrezzo que le montaron para filmar sus "trascendentales" anuncios televisivos es una alegoría de su concepción política: hacer la pantomima cada cuatro años para cumplir un trámite electoral cada vez menos engorroso y a vivir en plan vivo. Confía en la desmemoria de la gente, en su buena fe, para largarnos recitados de austeridad, de recortes de gastos superfluos, de lucha contra el paro y demás como si no hubiera estando nunca en el poder. Dieciocho años de conchabo con ATI-cc lleva el PP y trata de convencernos ahora de que nada tiene que ver con que las islas porten ahora mismo el farolillo rojo en aspectos tan sensibles como Educación y Sanidad; dos sectores que el PP pretende privatizar con tan decidido empeño que son, ya ven, otras comunidades gobernadas por su partido las que comparten con nosotros ese "honor" de colista en las mismas materias. Los negocios privados son su divisa y si no lo creen, estudien el listado, desde La Favorita al Canódromo pasando por Isolux, el salmón, el caso eólico o las prisas por pagar la barbaridad de Tebeto y lo verán siempre al servicio de los avariciosos que se enriquecen a costa de las arcas públicas en perjuicio de nuestros intereses generales. Quien quiera engañarse, que se engañe, pero escrito queda.

Cambio de tercio sin salir de lo mismo. ¿Se han preguntado ustedes de dónde salen los dineros que financian las campañas electorales? ¿No se han dado cuenta de que los mismos partidos que obligan a los ciudadanos a apretarse el cinturón se gastan dinerales para encaramarse o mantenerse en el machito? ¿Han visto que no explican quienes los financian ni a qué se han competido a cambio? Dinero abundante que se utiliza también para silenciar a los grupos de ciudadanos que ofrecen candidaturas alternativas poniendo los escasos medios de que disponen de su propio bolsillo o remedando el peregrinar de las antiguas órdenes mendicantes para imprimir unas octavillas que, en ocasiones, trata la Policía Local de impedirles repartir. Éstos no aspiran a gobernar pero sí a tratar de hacernos ver que hay otra forma de hacer política para que no acabemos de enterrar la esperanza. Los medios informativos los han ignorado para atender sólo a los que ponen sobre la mesa dinero suficiente con que pagar espacios publicitarios y amplias entrevistas. Entre todos han obviado un principio fundamental de la democracia: el respeto a las minorías. No es raro que el domingo pasado se echaran a la calle miles de personas en varias ciudades españolas en demanda de una democracia real ya. Fue una reacción contra el bipartidismo y la partitocracia que ha ahogado eso, la democracia. "Pueblo manso, buen esclavo" rezaba una de la pancartas. Todo un editorial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha