La portada de mañana
Acceder
El choque del PSOE con sus socios por los desalojos amenaza la ley de vivienda
Por qué el BCE es prisionero de su objetivo del 2% de inflación
OPINIÓN | 'Sadoeconomía', por Antón Losada

El Museo Canario, el que fuera un hogar para Manolo Millares, homenajea al célebre pintor canario

Elviera Escobio, viuda de Millares, recibiendo flores por la conmemoración del pintor

El Museo Canario, en Las Palmas de Gran Canaria, ha acogido este viernes un pequeño homenaje al pintor canario Manolo Millares con motivo del 50º aniversario de su fallecimiento (1972-2022) y con la asistencia de su viuda, Elvireta Escobio, al lugar que fue “su segundo hogar”.

En el acto, el presidente del Museo Canario, Diego López, junto con el archivero del museo, Fernando Betancor, y la comisaria de la exposición, Laura García, han presentado el catálogo de la exposición temporal “Manolo Millares. Del arraigo, del desgarro”, en una edición impresa que cuenta con textos especializados y fotografías de las obras de la muestra.

“En esta exposición hemos tratado de reivindicar y relacionar la creación artística de Millares con los antecedentes que él pudo disfrutar en el Museo Canario, donde nuestras colecciones de restos de nuestros antepasados le sirvieron de inspiración profunda”, ha dicho López.

La exhibición está abierta desde el pasado 14 de julio y se puede visitar en el mismo museo con entrada libre hasta el próximo 14 de septiembre.

En ella, se repasa la fascinación del artista por el mundo prehispánico y su afán por conectar con aquel enigmático “hombre conquistado”.

“En el catálogo hemos querido plasmar tres planos. Por un lado, el plano artístico y estético donde se recogen todas las obras de la exposición, un segundo plano donde están representadas las piezas arqueológicas que han sido seleccionadas y, por último, la parte documental, ya que se han recuperado una gran cantidad de documentos”, ha manifestado el archivero.

Por su parte, la comisaria de la exposición, Laura García, ha explicado que “Millares era un fascinado por la historia de las islas y tuvo un interés temprano por la historia insular que hemos querido dejar plasmada en el catálogo con la inclusión de una serie de dibujos que realizó con esa temática a sus diez años”.

Entre los años 40 y 50, la arqueología canaria se convirtió en el centro de la vida cultural y artística de la capital grancanaria, y llevó al Museo Canario a ser el enclave principal de visibilización para los jóvenes creadores del momento y espacio de debate para una de las generaciones de intelectuales más renovadoras de nuestra historia reciente.

“Cuando Manolo falleció, se hizo más conocido de lo que ya era. Yo guardé todo su archivo, pero también tuve que intercambiar cuadros para poder pagar algunos gastos como el colegio de mi hija”, ha expresado la también artista, Elvireta Escobio.

La muestra, que ya ha recibido cientos de visitantes, espera que en su último mes de exhibición reciba aún a más personas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats