eldiario.es

Menú

'La vida es sueño' vuelve después de ocho años a los grandes escenarios

LA OBRA MAESTRA DE CALDERÓN DE LA BARCA RECALA EN EL CUYÁS

- PUBLICIDAD -

La mejor obra de la literatura dramática española de todos los tiempos recala en el Teatro Cuyás de la mano de la Compañía del Siglo de Oro de Madrid y el director Juan Carlos Pérez. Hacía ya más de ocho años que La vida es sueño no se representaba en los grandes escenarios españoles, algo impensable en Londres que siempre exhibe dos o tres montajes de Hamlet. Pero la espera, según destacó Gonzalo Ubani, director artístico de Teatros del Cabildo, valdrá la pena cuando se alce el telón porque esta obra maestra de Calderón de la Barca, que se representará en Las Palmas de Gran Canaria los días 1, 2 y 3 de mayo "es el gran clásico por antonomasia del teatro español".

A esto hay que añadir que se trata de "un montaje muy acertado por parte de la Compañía del Siglo de Oro de Madrid". Las entradas para disfrutar de las desventuras del príncipe Segismundo ya están a la venta en las taquillas del Teatro Cuyás, en la página web del recinto capitalino ( www.teatrocuyas.com) y en el teléfono 902 405 504.

Juan Carlos Pérez se ha enfrentado a la magna tarea de dirigir "la mejor obra de Calderón y el mejor texto escrito en lengua castellana de todos los tiempos". Una trama que "pese a ser escrita en 1635 aún mantiene toda su vigencia". "Se trata de una obra teatral que como los buenos vinos, va mejorando con los años ya que toca temas universales como la búsqueda de la verdad o las relaciones de poder", señala el director de escena.

Pérez comenta que Calderón supo advertir, antes que el resto, el inicio del derrumbe de los dos pilares que sustentaban al imperio español de la época, la monarquía y la Iglesia Católica, por lo que quiso "plantear preguntas más que sugerir respuestas", una línea que, a su juicio, convierte al autor del XVII en un adelantado a su época. "La época en la que se desarrolla la acción es una y todas a la vez, porque el drama de Basilio y Segismundo sucedió, sucede y sucederá mientras el ser humano pise la tierra", comentó.

"Es una obra que explota como pocas las angustias de un tempo de crisis. Calderón aprovecha la ocasión para hablar de la lucha entre dos concepciones de la vida que tienen su reflejo en la política y la religión como son la idea de la predestinación y el libre albedrío. Se adivina una lucha ideológica que tiene a la Contrarreforma como telón de fondo. Se trata de una trama compleja que se asemeja a una cebolla recubierta por muchas capas, pero está escrita para llevar esas disertaciones metafísicas y morales al plano de la gente del pueblo. Al igual que otros autores de aquella maravillosa época de creatividad literaria, Calderón escribía para el pueblo".

Y más allá de los significados aparentes u ocultos prevalece el trabajo actoral. "Nadie que no sea un actor como la copa de un pino se puede enfrentar a un texto de Calderón de la Barca, porque con Calderón no hay broma que valga. Cualquier jovencito que sale de la Escuela de Arte Dramático y triunfa en una serie no puede afrontar con éxito un texto de teatro clásico. Hay que ser muy buen actor y yo he contado con actores magníficos como Chete Lera y Fernando Cayo. Dicen que este Segismundo (Fernando Cayo) marcará un antes y un después en la forma de interpretar el papel", señaló el director.

Interpretar a Basilio ha sido todo un reto para Chete Lera, que, pese a llevar mucho años subido en los escenarios, se estrena con 'La vida es sueño' en el repertorio clásico español. "para ser el primer acercamiento al verso, elegir este texto es complicado, pero prese a los primeros miedos, ahora puedo decir que he pasado de temer al Rey Basilio a disfrutar del Rey Basilio". "Es un personaje con muchísima sustancia, un personaje que pese a creer en la predestinación y cometer el crimen de estado de encerrar a su propio hijo, tiene enormes dudas que desencadenan la trama".

Basilio es un hombre que estudia el sino de las estrellas para conocer el futuro. En uno de esos estudios, descubre que su futuro hijo está destinado a ser un monstruo cruel y sanguinario, lo que le lleva a encerrarlo en una torre para impedirle el acceso al poder. "ese conocimiento de las estrellas le lleva a cometer un acto de terrorismo de estado no muy distinto al que se comete en Guantánamo o en otros muchos sitios. Ahí radica la enorme actualidad del texto", comentó el veterano actor.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha