eldiario.es

9

El misterio del león capado

"Canal de Historia invadió, sin duda, la intimidad de la pareja, pero lo hizo por una buena causa ya que se ofreció de inmediato a remediar la falta acomodándole a su costa un par como Dios manda y exige la Historia desde el Cid a esta parte"

Los leones que guardan la entrada al Congreso de los Diputados impresionan tanto que el televisivo Canal de Historia se llevó las manos a la cabeza al descubrir que uno de ellos, el de la derecha creo, no tiene huevos; a pesar de que el país va sobrado, según los textos escolares de la España imperial.

Canal de Historia invadió, sin duda, la intimidad de la pareja, pero lo hizo por una buena causa ya que se ofreció de inmediato a remediar la falta acomodándole a su costa un par como Dios manda y exige la Historia desde el Cid a esta parte. La noticia hizo ver al Gobierno que su política de emasculación para sumar efectivos a la mayoría silenciosa que le es tan grata no prevé reposiciones y ante la imposibilidad de cargar el asunto a la herencia de Zapatero, adelantó la hipótesis de que bien pudiera tratarse de un "'defecto de origen'".

El caso es que, entre una cosa y la otra, he sabido que todo arranca del escultor aragonés Ponciano Ponzano, suyos son los felinos. Fue quien propuso colocarlos donde están en sustitución de las horribles farolas inaugurales contra las que bramó la Prensa de la época. Una vez aceptada la idea, resultó que no había perras suficientes, así que Ponzano moldeó las figuras en yeso y las pintó de manera que parecieran de bronce; un precedente de aquel cambullonero isleño que, es fama, tiñó de amarillo reventón el loro mal hablado que vendió como canario a una lady.

Un año después estaban los leones de yeso tan deteriorados que se volvió a pensar en bronce, pero a Ponzano se le fueron los ceros del presupuesto por la derecha, que es donde todo se encarece [...]

Episodios coloniales 2

En el listado de majaderos que elaboro para ilustrar los episodios coloniales se ha hecho un hueco Enrique Hernández Bento, subsecretario de Industria, Energía y Turismo. Estoy convencido de que este hombre me dará muchas alegrías. Diréles, antes de nada, que está en su derecho de defender lo que le parezca mejor siempre y cuando comprenda la preocupación de que su empanada mental sea contagiosa.

Hace unos días afirmó Hernández Bento que "'la calle no tiene legitimidad para parar las prospecciones petrolíferas'". No entraré en disquisiciones acerca de las diferencias entre lo legal y lo legítimo para no pecar de escolástico. Sin embargo, tengo entendido que es constitucional el derecho ciudadano de manifestación que, ante la inexistencia de vías de participación política, ha hecho de "'la calle'", tan despreciada por Bento, el único recurso de la gente para hacerse oír, que no escuchar; eso jamás. Es más: echarse a la calle es tan legal con la Constitución en la mano como legítimo ejercicio democrático. Aunque a la derecha, en la que supongo a Bento a quien no tengo el gusto, le sea difícil entenderlo.

Dice Bento que "'opinar distinto'" no es estar en guerra con las instituciones canarias, qué va. Como los americanos que nunca estuvieron en guerra con los vietnamitas. No sé si su jefe, Soria, estará de acuerdo porque bien que se la hace, a muerte, a quienes no piensan como él [...]

[Este es un contenido Premium de CANARIAS AHORA SEMANAL. Hazte Lector Premium para leerlo íntegro]

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha