La portada de mañana
Acceder
Los juzgados infrautilizan las valoraciones forenses en casos de violencia machista
Las derechas se alinean para allanar la vuelta del emérito huido
Opinión - La genialidad de explotar, por Elisa Beni

Jacinto María Kábana y el Cristo de la Salud

Calle de La Salud, en Los Llanos de Aridane.

0

En 1871, hace 150 años, falleció el abogado y alcalde aridanense Jacinto María Kábana Wangüemert. A las gestiones de Jacinto María le debemos el poder contar en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios con la magnífica efigie de pasta de maíz del Cristo de la Salud, (Méjico, siglo XVI).        

Es una de más antiguas imágenes que procesiona en la actualidad en Canarias y posiblemente en España. Ya se encontraba en procesión en la solemne Semana Santa de Santa Cruz de La Palma, entre 1560 y 1603, tomando parte en la antigua Cofradía de la Sangre de la ermita del antiguo Hospital de los Dolores (1514). En el año 2003 se recuperó, después de ser restaurado y décadas sin salir, y hoy procesiona en la Semana Santa de Los Llanos de Aridane, menos los dos años de covid 19, cada Viernes Santo en Vía Crucis a la 7.00 de la mañana. 

El aridanense Cristo de la Salud fue una de las de las piezas centrales de la exposición “Arte en Canarias. Siglos XV-XIX. Una mirada retrospectiva”, Gobierno de Canarias, 2001. Con ese motivo viajó a otras islas. En el catálogo de la misma figura descrito: “Talleres virreinales novohispanos. Papel modelado, caña de maíz. Descortezada, policromado al óleo. 198 x 170 x 46 cms. / siglo XVI”. 

El dos de abril de 1871 se practica en el registro civil de Los Llanos de Aridane el fallecimiento de Jacinto María Kábana Wangüemert.  Natural de Los Llanos, de 49 años de edad, abogado, de estado civil soltero, con domicilio en la calle la Salud, nº 16. Era hijo de Domingo-José Kábana Carballo y Ambrosia Wangüemert y Alcalá.

La casa donde vivía y falleció Kábana Wangüemert, Salud nº 16, figura ya con el mismo número de orden en 1865 y propiedad de su madre Ambrosia Wangüemert. En el registro que se abrió en el Ayuntamiento en 1865 para la rotulación de calles y viviendas figura Ambrosia Wangüemert con los siguientes inmuebles: En la calle Real 11; el la Salud nº 14 y 16; Convento 9 y 11 y casas de labranza las nº 2, 10 y 11.        

Deducimos por ser mujer esas propiedades de Ambrosia Wangüemert debieron ser adquiridas por herencia de sus antepasados, Wangüemert y Alcalá Volcán y otras ramas. En 1873 instaron judicialmente declaración de herederos de Domingo Kábana y Ambrosia Wangüemert y de su hijo Jacinto María, los hijos y hermanos de este último: José, María Ambrosia, María Gerónima, María de los Dolores y Juana Kábana Wangüemert.        

Domingo-José Kábana Carballo era hijo de Silvestre Kábana y María Carballo y Ambrosía Wangüemert y Alcalá, lo era de Tomás Wangüemert y Cayetana de Alcalá Volcán. Domingo José y Ambrosia contrajeron matrimonio el 18 de diciembre de 1814 en la parroquia de los Remedios. En 1838 figura Domingo-José como alcalde titular de Los Llanos. 

Jacinto María Kábana ejerció la abogacía en su municipio natal.    En el padrón municipal correspondiente de 1852 figura dado de alta como abogado ejerciente en la localidad. 

Jacinto María y el Cristo de la Salud 

En 1862 el Obispado Nivariense autoriza al alcalde Jacinto María Kábana trasladar el crucificado, que estaba abandonado y almacenado en al antiguo Hospital de los Dolores de Santa Cruz de La Palma, para colocarlo en una capilla que pretendía construir en el espacio que ocupaba el antiguo Calvario, derruido entorno a 1934, en Los Llanos.        

Posiblemente la imagen fue trasladada por mar hasta las costas de Aridane, y desde El Puerto de Tazacorte en carreta a Los Llanos. Parece ser lo más lógico y fácil, ante las proposiciones de tamaño del Cristo más el embalaje, cuando en esos años las vías de comunicación eran los tortuosos y estrechos caminos Reales de la Cumbre.        

En 1866 el crucificado ya se encontraba en Los Llanos de Aridane y empezó a ser conocido popularmente por el Cristo de la Salud, al encontrarse en la actual casa nº 22 (antigua cárcel del partido judicial) de la por entonces llamada Calle de la Salud.   

Jacinto María Kábana Wangüemert fue alcalde constitucional. Un ejemplo de su labor política la encontramos en el periódico palmero El Time (29 de abril de 1866) en referencia a Kábana dice: "Y ya que de este señor hablo, debo decir en honor a la verdad que este pueblo le debe varias reformas. Una de las más importantes es la traslación de la escuela pública al piso bajo de las casas consistoriales. Esta escuela se hallaba situada en el piso alto de dichas Casas en tal disposición que por las mismas escuelas tenían que entrar los concejales al salón de sesiones. Conociendo al Sr. Kábana los inconvenientes de esto ofrecía, hizo disponer un local en el piso bajo, como he dicho, y hace tiempo que el Ayuntamiento se ve libre de aquellos inconvenientes”.

Este local escuela fue utilizado hasta los años 60-70 del siglo XX, prácticamente hasta poco tiempo antes del derribo del antiguo Ayuntamiento aridanense, solar hoy ocupado por el edificio de la Casa de la Cultura.

Otras iniciativas municipales de Kábana fue el empedrado de calles y el proyecto construcción de un matadero carnicería.        

Por esta misma crónica de El Time conocemos las vicisitudes del Cristo de la Salud cuando ya se encontraba en Aridane. En referencia a las obras del alcalde Jacinto María Kábana dice: "...trató de reedificar el Calvario. Para ello abrió una suscrición entre los vecinos, y de este modo se comenzó la obra; pero ya próxima a terminarse, cesó el Sr. Kábana su Alcaldía y nadie a vuelto a hablar de tal Calvario, sin embargo, de que con muy corta cantidad y en muy poco tiempo quedaría terminado. También debo decir a V. que el Crucifijo que el Sr. Kábana consiguió, venciendo la oposición que a esto se hizo, para que se pusiese en el Calvario, se halla en la sala baja de dicho Sr. esperando a que se le pida por alguien para terminar la antedicha obra. Que haga el Sr. Kábana en la misma sala baja un oratorio para darle culto, porque puede estar seguro de que al paso que vamos allí estará el Crucifijo toda la vida".   

El lugar y solar del antiguo Calvario, derruido entorno a 1934, lo ocupa las escuelas de Retamar, hoy “cuarto de ensayo” de la Banda Municipal de Música y Academia. En el que fue patio de recreo de la antigua escuela se inauguró, el 2 de mayo de 2003, una plaza publica con unas hornacinas y tres cruces en memoria del antiguo Calvario que dio nombre al lugar. Esa era la vía de acceso de la carretera general del sur, hoy vía publica municipal que sigue siendo conocida por calle Calvario hasta la Placeta. 

La Calle de La Salud y el Cristo

En un nicho de cantería de barranco se encuentra en la parroquia de Nuestra Señora de los Remedios (Los Llanos de Aridane) el Cristo de la Salud, una imagen de proporciones naturales, realizada en pasta de maíz con la técnica de los indios tarascos (México, s. XVI) y unos seis kilos de peso que ha despertado a lo largo de su amplia historia en la isla canaria de La Palma una gran devoción y profunda admiración. De proporciones naturales, esbelto, muerto y extremadamente sángrate pende de una gran y sencilla cruz. 

Por precaución debido a la fragilidad y mal estado de conservación el párroco Marino Sicilia González (1927-2012), con muy buen criterio, retiró la imagen de la Semana Santa de Aridane. Fue restaurada en el año 2001 por iniciativa de Sicilia González. No sabemos con exactitud el último año que salió en la Semana Santa de Aridane. En 1969 aún continuaba estando en la procesión Magna del Viernes Santo, acompañado de la Hermandad del Santísimo, y posiblemente pocos años después. 

Intervenida (2001) por el especialista Pablo Amador Marrero a partir del año 2003 ha vuelto a la Semana Santa de Aridane, interrumpida por la pandemia, en Vía Crucis a las 7.00 h. del Viernes Santos. Según Amador, licenciado en restauración escultórica, es la más antigua efigie que se conserva en Canarias de los llamados Cristo de pasta o caña de maíz mejicanos, técnica propia prehispánicas de los indios tarascos.   

Esta efigie llegó a La Palma en el siglo XVI y se encontraba presidiendo el altar mayor de la iglesia del desaparecido Hospital de los Dolores, actual Teatro Chico de Santa Cruz de La Palma. Según el profesor Jesús Pérez Morera entre 1643 y 1644 la imagen tuvo la intervención del conocido maestro imaginero y retablista, de origen mejicano, Antonio de Orbarán.    

En Canarias se encuentran catalogados varios cristos de la misma procedencia y técnica. Desaparecidos, por deterioro, el que se encontraba en el convento de San Agustín de Las Palmas y posiblemente otro que se encontraba en la capilla del cementerio de El Paso, del que se desconoce su procedencia. Se conservan el Cristo del Planto (Santa Cruz de La Palma); Cristo de la Sacristía de la Victoria en la iglesia de San Andrés (San Andrés y Sauces); Santo Cristo Difunto (Icod de los Vinos); Cristo de la Misericordia (Garachico); Cristo de Telde (Gran Canaria); Cristo de los Canarios (Ingenio) y el Cristo de la Salud (Los Llanos de Aridane).

Este cristo llegó a Los Llanos de Aridane y empezó a ser conocido popularmente por el “Cristo de la Salud”, al ser instalado en una sala de los bajos de la casa nº 16, hoy nº 22, de la por entonces, y hoy, calle de La Salud.   

Yo misma llegué a escribir y publicar (1994) que el Cristo había dado nombre a la calle, en ese momento se suponía que recibía ese título al llegar a Los Llanos de Aridane. No es cierto.  

Posteriormente llegó a mis manos un poema firmado en 1843, en Los Llanos, en la calle de la Salud. Claro estaba que la calle la llamaban de La Salud así antes de que ni tan siquiera fuera solicitado que la imagen viniera desde Santa Cruz de La Palma a Los Llanos de Aridane. También lo corrobora que en 1856 poseían inmuebles, por los que tributaban al Ayuntamiento, en la calle de La Salud: Agustina Cábana (Kábana); Domingo Carballo; Antonio Capote Ramos y Felipe Gómez Carballo, entre otros. 

El Cristo continuó en la familia Kábana hasta principios del siglo XX, El 5 de septiembre de 1910 la imagen pasa a la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios por intervención del médico José Kábana Valcárcel y su tía Juana Kábana Wangüemert, herederos de Jacinto María Kábana, sobrino y hermana. Aunque esta fecha no viene avalada de momento por ningún testimonio escrito, la información fue divulgada por el investigador palmero Alberto José Fernández García (1928-1984) posiblemente a través de la documentación conservada por los herederos de la familia Kábana. Esta fecha se viene repitiendo por diferentes autores, aunque no conocemos el documento que debió existir de esta sesión a la parroquia, al parecer fue donado “previa autorización del Obispado y rubricada por el licenciado Miguel Julia Frio”. 

Lo cierto es que el Cristo aparece inventariado en la iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, por primera vez, en 1946 ("Cristo Crucificado, imagen grande de cartón") y no aparece en el inventario del 6 de febrero de 1928, aunque en la Semana Santa de este mismo último año procesionaba en la Semana Santa de Los Llanos de Aridane.  

El programa de mano de la Semana Santa de 1928 establece: "Día 6, Viernes Santo. A las 8: Oficios del día. A las 10: Bendición y procesión del Stmo. Cristo de la Salud". No alcanzamos a interpretar el porque se hace constar "bendición" del Cristo, bien pudiera ser que era la primera vez que salía procesionalmente. También nos hace pensar que bien se podría encontrara en la parroquia en calidad de depósito por la familia Kábana y sin formalizar la documentación.  

En la columna de “Efemérides Palmeras” del periódico Diario de Avisos (20 de mayo de 1955), reseña: “20 abril 1911.- La venerada imagen del Cristo de la Salud, traída a Los Llanos de Aridane por los Sres. Kábana, es trasladada desde el edificio que ocupa la Prisión, dónde ocurrieron casos milagrosos, hasta el domicilio de don Agustín Benítez, en el que permaneció muchos años. Actualmente se venera en la Parroquia Matriz de los Remedios”. Confirma el traslado de la vivienda dónde se encontraba originalmente.

Según los apuntes inéditos del que fuera Agente Judicial Anastasio León (1905-1985) la donación tuvo lugar el 5 de septiembre de 1910 y la imagen estuvo en la calle de La Salud, hasta que comenzaron las reformas de este inmueble para destinarlo a cárcel del distrito (1913) y “…después se hizo cargo don José Agustín Benítez para arreglarlo y fue pintado por don Ángel Jiménez, doña Fernanda Pérez y doña Magdalena Carballo, y luego fue llevado a la iglesia”. Noticia que corrobora la anterior y posiblemente su fuente fuera el trabajo de Fernández García en Diario de Avisos (1965), sobre la Semana Santa aridanense.

Por trasmisión oral sabemos que el Cristo de la Salud estuvo, no sabemos fechas, aunque evidentemente tuvo que ser con anterioridad a 1910, una temporada en la casa propiedad de Dionisio Castro Pestana y su esposa Dolores Carmona en la calle del Medio. Posiblemente fue en los años, sin poder precisar fecha, del derrumbe de la vivienda que no afectó a la imagen y fue interpretado por los devotos por un auténtico milagro y aumentó la devoción a la imagen. 

Según los apuntes del agente judicial Anastasio León Capote el Cristo de la Salud se encontraba en el coro bajo en el Altar de Animas [Hoy ocupado por el Sagrado Corazón] de la parroquia, comentado su apreciación particular: “Pues yo tengo mucha fe en el Cristo de la Salud”. Con aportaciones del programa gubernamental “Regiones devastadas”, consecuencia del Volcán de San Juan de 1949, se descubrió el nicho de cantería empotrado en la pared sur de la parroquia, lugar en el que hoy se venera. 

El Cristo de la Salud y el barrio aridanense de La Laguna 

El antiguo lugar prehispánico de Tihuya, hoy La Laguna, recuerda en su memoria colectiva cuando la imagen del Cristo de la Salud fue trasladada desde Los Llanos de Aridane al barrio, dónde recibió culto una temporada. Los informantes apuntan la razón de la ordenación sacerdotal de un miembro o un muy buen amigo de la familia Kábana y su deseo de celebrar una de sus primeras misas en ese lugar. Al parecer el infortunio deparó la muerte repentina al nuevo presbítero y lo planeado no se pudo celebra cuando ya estaba la imagen en La Laguna. No conocemos documentación que acredite fehacientemente este relato, no obstante, los testimonios verbales son numerosos.  

Por testimonio de la vecina lagunera María Dolores Martín Gómez (1908-1990) sabemos que el inmueble conocido por la Tarangaña fue una ermita-oratorio y que allí estuvo el “Cristo de las Kábanas” (Cristo de la Salud) para que celebrara misa un “cura llamado Domingo, natural de las Breñas”, familiar de la lagunera Juana Martín Pérez, la Flora, (1865-1945), que no se pudo celebrar por su repentino fallecimiento y cuando ya estaba el Cristo en el barrio de Tajuya, hoy La Laguna. 

Lo cierto es que el barrio lagunero contaba con un oratorio privado en el inmueble conocido por la Tarangaña en la cual, según lo vecinos, fue una ermita y en la que había unas piedras talladas semejantes a unas conchas, a modo de repisa, para velas u otros usos religiosos.        

El antiguo inmueble de la Tarangaña pasó a ser escuela y en ocasiones acondicionado para ser colegio electoral. En un documento que se conserva en el Archivo Municipal del año 1933, figura la escuela de La Laguna como colegio electoral y se apuntilla la nota: “casa de la iglesia”, que corrobora que la memoria de los vecinos es cierta, y en algún tiempo la casa, con arquitectura tradicional de una planta, fue un oratorio-ermita.  

Aún hoy se recuerda, en La Laguna, que se profesaban profunda devoción al que llamaban "el Cristo de las Kábanas" (pudieran tratarse de María Ambrosia, María Gerónima, María de los Dolores y Juana Kábana Wangüemert, hermanas de Jacinto) por el cual sentían como propio y visitaban, en la calle de La Salud y con posterioridad en la parroquia, cuando venían caminando al caso urbano de Los Llanos de Aridane.  

Recordemos que el antiguo camino de los barrios del sur de Los Llanos de Aridane, antes de estar abierta la calle Díaz Pimienta, era la hoy calle Viudas Blancas, antigua calle Convento, que conducía al casco urbano pasando por la calle Trocadero, hoy Benigno Carballo, dirección sur-norte. Más o menos a la mitad de la calle Benigno Carballo Wangüemert, se encuentra la Calle de la Salud, dirección este-oeste, y en esta, en su número 22, la casona de la familia Kábana Wangüemert en la que se encontraba el venerado crucificado que recibía culto popular en la planta baja del inmueble. 

En el mes de mayo de 2018 el barrio aridanense de La Laguna celebró, enmarcado en los festejos San Isidro, un reconocimiento homenaje a las 18 familias, y otras personas, oriundas de este barrio que fueron pioneras en la emigración a Méjico a principios del siglo XX. Allí formaron hogar, hacienda y dejaron nutrida descendencia, sin olvidar nunca el terruño de sus ancestros.  

Los actos contaron con la presencia de la cónsul honoraria de Méjico en Canarias, María de los Ángeles Baca Herrejón, a quien la organización le entregó en recuerdo una fotografía ampliada del mejicano Cristo de la Salud, relatando su historia y la relación con La Laguna y a los vecinos una estampa recordatorio. 

En el mes de junio de 2018 la Asociación de Vecinos La Laguna-Tajuya, la Sociedad Velia, fieles y público en general ante el obispo, Bernardo Álvarez, que fuera párroco de La Laguna, presentan un escrito rubricado por firmas de más de 100 vecinos solicitando que mientras duraran las obras en la parroquia de los Remedios y dada la tradición y arraigo del Cristo de la Salud con el barrio fuera trasladado para que siguiera recibiendo culto en la parroquia lagunera de San Isidro, y con su alcancía recaudatoria devocional. Lamentablemente tan justa solicitud, debidamente justificada, fue desestimada sin argumentación convincente para con el vecindario.        

Las obras de la parroquia matriz de N.S. de los Remedios hoy continúan y la venerada imagen del Cristo de la Salud debe estar en alguna otra dependencia sin recibir culto alguno.   

El Cristo de la Salud y las calles de Aridane   

Por la devoción y promesa del aridanense Justo Hernández Pérez, "que tenía prometida al Cristo de la Salud", se celebró el domingo 20 de septiembre de 1942 una "Fiesta en honor al Cristo de la Salud [...] por el que tanta devoción sienten los fieles de la Parroquia de los Remedios", con una función solemne en la parroquia, cantada por el coro del colegio Amor Misericordioso regentado por religiosas dominicas.  

Por la tarde salió en procesión la imagen que recorrió la calle Real y la calle de La Salud, calle dónde estuvo muchos años la imagen y dio lugar a su apelativo [Diario de avisos 17 de septiembre 1942. p.4].  

Justo Hernández (Justo, el de las guaguas) y su esposa, domiciliados en la calle de La Salud y por ende "vecinos" del Cristo cuando se encontraba en el nº 22, habían hecho la promesa por el restablecimiento de una hija gravemente enferma. Debió coincidir esa misma fiesta por devoción particular con la boda entre Olga Pereyra Jaubert y Silviano García Muñoz quienes contrajeron matrimonio en el Altar Mayor, "y ante la imagen del Cristo de la Salud", según Diario de avisos el 26 de septiembre de 1942, p. 2.  

También debemos recordar que el mes de septiembre corresponde a la celebración de la Exaltación de la Santa Cruz (Cristo de septiembre) y bien puede ser que el Cristo de la Salud estuviera en un trono ante el altar mayor de la parroquia Matriz de N.S. de los Remedios y aprovecharan la festividad para celebrar la promesa de Justo Hernández y familia y el enlace matrimonial de Olga Pereyra Jaubert y Silviano García Muñoz. 

Ya hicimos referencia de que en 1928 el Cristo de la Salud procesionó, según recoge en el programa de mano, en la Semana Santa de Los Llanos de Aridane. 

En los años cuarenta del siglo XX la imagen del Cristo de la Salud continuaba en la Semana Santa aridanense. En 1947 siendo párroco Juan Reyes Pérez se institu­cio­na­liza la llamada Gran Procesión Magna de Viernes Santo, tomando parte todos los pasos de la Semana Santa aridanense. En este año el Cristo de la Salud salió en procesión el Jueves Santo y se debía encontrar también en la procesión del Viernes Santo al decir el programa de ese año que, en ese día, saldría el Santo Entierro con todos los pasos de la Semana Santa.

Dos años después, el viernes de Dolores de 1949 a las 10 de la noche, saldría "El Santísimo Cristo de la Salud y la Virgen de los Dolores que recorrerán las calles de la ciudad en solemne y extraordinario Vía Crucis...". El Jueves Santo volvía a salir, ahora solo, según consta en el programa después de la ceremonia del Lavatorio "saldrá la procesión del Santísimo Cristo de la Salud" y también en la procesión del Viernes Santo.         

En 1955 para el Jueves Santo, se programaba: "procesión del Santísimo Cristo de la Salud, en su nuevo trono" y el Viernes Santo se encontraba en la procesión Magna acompañado por la "Hermandad de Santa Rita, de la parroquia de San Pedro Apóstol de Argual". El trono tallado, al parecer en la localidad de El Paso, además de cuelgas y faroles de bronce, según Anastasio León, se costeó por suscripción pública y fueron sus promotores Vicente Sosa y Luis Gómez Camacho. 

El acompañamiento del Cristo fue cambiando la escolta que le acompañaba en el recorrido procesional entre ellas la Hermandad de Santa Rita, en otros años por Marías de los Sagrarios y las Hijas de María, las señoras de Acción Católica, y por último la antigua Hermandad del Santísimo. 

Por esos años, además de en Semana Santa, el Cristo de la Salud participaba en los oficios de la celebración de Todos los Santos y Fieles Difuntos. En 1955 el Cristo de la Salud salía en procesión hasta el cementerio parroquial el 1 de noviembre y permanecía allí hasta el día 2. Este último día preside una misa de difuntos de madrugada en el campo santo, siendo cura párroco Santiago Hernández Rodríguez.

Conclusión  

De rasgos marcadamente indígenas y técnicas prehispánicos el mejicano Cristo de la Salud, una de las joyas de la imaginería americana de Canarias, por suerte y en mi opinión si se hubiera puesto en el siglo XIX en una capilla en exterior por la fragilidad de su material hoy ya no existiría.  

Se le considera por ser una de las imágenes más antiguas que procesiona en la actualidad en Canarias y posiblemente en España. Ya se encontraba en el siglo XVI en la Semana Santa de Santa Cruz de La Palma tomando parte del ceremonial de la antigua Cofradía de la Sangre del antiguo Hospital de los Dolores. Hoy procesiona en la Semana Santa de Los Llanos de Aridane, menos los dos años de covid-19, cada Viernes Santo en Vía Crucis a la 7.00 de la mañana.  

Al igual que en el siglo XVI sigue siendo objeto de culto y veneración profunda. 

María Victoria Hernández, cronista oficial de la ciudad de Los Llanos de Aridane (2002), miembro de la Academia Canaria de la Lengua (2009) y de la Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel (2009)

Etiquetas

Descubre nuestras apps