‘Marcha negra’ de los trabajadores de la BRIF para reclamar mejoras laborales

Los profesionales de la BRIF luchan con el fuego cuerpo a cuerpo.

Coincidiendo con los 27 días de huelga, los trabajadores de la Brigada de Refuerzos en Incendios Forestales (BRIF) con base en Puntagorda protagonizarán este sábado, a partir de las 22.30 horas, una ‘marcha negra’ que discurrirá por el centro de Los Llanos de Aridane para reclamar mejores condiciones laborales.

El acto reivindicativo de los ‘guerreros’ que llegan del aire para luchar contra el fuego se iniciará en la zona del reloj. A continuación, los brigadistas, que reclaman la categoría de bombero forestal, marcharán por los alrededores de la Plaza de España portando algunas de las herramientas de sus equipos como los ‘batefuegos’ (utilizados para sofocar las llamas en pajonales), pancartas y antorchas.

Otras ciudades de España han acogido ya las ‘marchas negras’ de las BRIF, que se sucederán también en otros puntos de la Isla.

En un reportaje que realizó LA PALMA AHORA en septiembre del pasado año sobre la BRIF, se recordaba que la labor de estos profesionales altamente cualificados es poco conocida entre la población porque lleguan al mismo foco de las llamas en helicóptero y parten de la zona de actuación también en aeronave. Son unidades helitransportadas que luchan con las llamas cuerpo a cuerpo fuera del alcance de los medios de comunicación, en la primera línea de fuego.

Las BRIF pertenecen al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y están gestionadas por la empresa pública Tragsa, con la que los trabajadores mantienen en la actualidad un conflicto. Han sido diseñadas para que actúen con máxima movilidad, bajo tiempo de respuesta y alta profesionalidad, por lo que su medio de transporte es el helicóptero. La única BRIF destacada en Canarias, que comenzó a operar en 2006, tiene su base en Puntagorda y está compuesta por unos 55 efectivos y dos helicópteros.

Alejandro de las Casas, miembro de esta brigada, ha explicado a este digital que este servicio "lo ofrece el Estado a las comunidades autónomas para actuar en incendios que superan los recursos de la propia región, ampliando, por tanto, el dispositivo en la extinción con helicópteros y personal especializado". "Las BRIF no suelen salir en los medios de comunicación porque, habitualmente, a la llegada a un incendio, acceden lo más próximo a la zona de actuación, y en la mayoría de las veces a las áreas más conflictivas de un fuego; por tanto, muy lejos para que la prensa pueda visualizar nuestro trabajo", subraya De las Casas. "La condición de helitransportados nos hace entrar y salir por el aire, evitando esa repercusión que sí pueden tener otros colectivos que trabajan más cerca de carreteras o zonas urbanas", añade.

Para formar parte de una brigada helitransportada se requieren "conocimientos y formación sobre física y comportamiento del fuego, meteorología, primeros auxilios, manejo de herramientas manuales y mecánicas, formación sobre los medios aéreos y trabajo conjunto con estos, entre otros", apunta De las Casas. "Toda esta formación la ofrece la propia empresa antes de la campaña y cada especialista debe mantener frescos los conocimientos", resalta. Además, "durante la propia campaña de incendios recibimos formación continua y ampliamos todo lo posible los conocimientos acerca de lo que nos podemos encontrar en una situación real", subraya. Para acceder a estas brigadas "es necesario superar unas pruebas médicas que certifican la aptitud para trabajar en incendios forestales y una prueba llamada 'Pack Test' que consiste en caminar casi cinco kilómetros en menos de 45 minutos portando una mochila con 20 kilos". Posteriormente, el aspirante debe realizar "una prueba teórica, otra de manejo de herramienta y una entrevista".

Publicado el
21 de agosto de 2015 - 18:26 h

Descubre nuestras apps

stats