Un ayuntamiento canario del PP retira una placa de exaltación a Franco de 1939 tras descubrirla accidentalmente al pie de una cruz

Trabajadores retiran la placa de exaltación a Franco en el municipio grancanario de Moya

El Ayuntamiento de Moya, en Gran Canaria, gobernado por el Partido Popular con mayoría absoluta, reaccionó este miércoles de inmediato al conocer la existencia de una placa de exaltación franquista al pie de una cruz en la cima de una pequeña montaña de la localidad. El alcalde de la villa, Raúl Afonso, quien dijo haberse enterado de su existencia tras una llamada de Canarias Ahora, ordenó de inmediato la retirada de la lápida conmemorativa. Y hasta la montaña se iba a dirigir una cuadrilla municipal la tarde de este miércoles a ejecutar la orden, pero la tromba de agua que cayó en casi toda la isla de Gran Canaria aconsejó aplazar la operación hasta la tarde del jueves.

La placa contiene el siguiente texto: “La erección de esta cruz acordada por el Ayuntamiento conmemora la entrada en Madrid del glorioso ejército nacional el día 28 de marzo de 1939”.

“Todo el mundo conoce la cruz, pero no sabía que estaba esa placa ahí”. Así se mostraba de perplejo el alcalde al conocer la existencia de la placa que, según dijo, no consta en ningún registro municipal y nunca había sido notificada por los vecinos. “Estamos buscando en los archivos a ver si encontrábamos algo, pero no aparece”.

La ubicación también puede dar pistas del desconocimiento. “No va nadie o casi nadie. Es en lo alto de una montaña donde hay una cruz y debe ser que los que han ido y la han visto no le han dado importancia. Alguno ni se habrá fijado porque a veces pasa”. Los registros municipales no recogen ninguna solicitud de retirada por parte de los vecinos ni de ningún partido político, confirma el alcalde. Si alguno “lo hubiese visto hubiese presentado una moción o una instancia y no consta nada en los registros municipales, de lo que hemos mirado que está informatizado. Si fue hace 20 o 30 años tampoco lo creo porque no existía la Ley de Memoria Histórica”.

Docentes de Historia Contemporánea de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y de la Universidad de La Laguna (ULL) consultados por este periódico han manifestado su total desconocimiento sobre el origen y la historia de la placa. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Arucas (AMHA) se une a esta incógnita.

Situada bajo una cruz y junto al vértice geodésico de Moya (construcción de piedra que señala una posición geográfica concreta), en la zona conocida como La Montañeta, la placa infringe por su contenido el artículo 15 de la Ley 52/2007, más conocida como Ley de Memoria Histórica, y el artículo 13 de la Ley 5/2018 de Memoria Histórica de Canarias. Ambos apartados obligan a la retirada por parte de las administraciones públicas de insignias, escudos, placas y otros objetos o menciones que conmemoren la exaltación personal o comunitaria de la sublevación, la Guerra Civil y el régimen franquista, como pueden ser nombres de calles o monumentos.

Raúl Afonso señala en este sentido que “hay que cumplir la ley”, aunque “a unos les gustará más y a otros les gustará menos”. Todas las leyes de entidades u organismos superiores, añade, “las haremos cumplir”. La retirada se ejecutó este jueves y no contó con ningún acto institucional. “Se retira y ya está porque eso se tenía que haber retirado en su día”. Al retirarla con el expeditivo método del martillo y el escoplo, los operarios descubrieron entre la placa y la peana de la cruz una moneda de 10 céntimos de peseta, la popular perra chica

No es la primera vez que la Villa de Moya se enfrenta a una situación así respecto a la simbología franquista. En 2018 el municipio se embarcó en una iniciativa dentro del Plan Municipal de Obras de Desarrollo y Mejora de Infraestructuras Urbanas para transformar el entorno del cementerio local en una plaza de la Concordia y mejorar así, atestiguan desde el Consistorio, “las condiciones ambientales de la zona con un espacio contemporáneo multiusos en un punto estratégico del casco de la villa que, además de añadir un atractivo turístico al pueblo, podrá albergar actividades y espectáculos al aire libre”.

Uno de los elementos más llamativos de esta transformación es la Cruz de los Caídos situada en el casco. Fuentes municipales confirman que “tenía placas con nombres de los caídos del bando franquista y se quitaron hace unos años”. Actualmente tanto la cruz como el entorno están aún en transformación.

En 2009 se cambió el nombre de las calles General Franco y General Primo de Rivera, así como la Vía del General Mola. Actualmente la primera y la segunda han sido rebautizadas como Tomás Morales, aclamado poeta moyense, y Pintor Santiago Santana. La Vía del General Mola tiene un nombre para sus dos tramos: La Fonda y Pico Lomito.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats