La portada de mañana
Acceder
El PP alarga la negociación del Poder Judicial y rebaja la mediación de Reynders
Borrell: “Aunque no sea su intención, el veto de EEUU empodera a Netanyahu”
OPINIÓN | 'No corras más, José Luis', por Antón Losada

Madrid Fusión 2024
Mucho sabor con algún toque agridulce, así fue la presencia canaria en Madrid Fusión 2024

Stand de Canarias en Madrid Fusión 2024.

Javier Suárez

0

Durante la celebración de este Madrid Fusión 2024 se puede concluir que las Islas Canarias pueden y deben mirar de tú a tú a cualquier territorio nacional como destino gastronómico propio. No somos más que nadie, pero menos tampoco y como me decía hace unos días el presidente de Madrid Fusión y el crítico gastronómico más importante del país, José Carlos Capel, hablando del trabajo de los cocineros de Gran Canaria, “tienen un potencial enorme que ha ido explotando en los últimos años y quizás lo único que necesitan es creérselo un poco más, levantar la mano hacia el exterior y reclamar la atención que se merecen”

Y en parte eso es lo que vuelve a afianzar la presencia de las Islas Canarias en Madrid Fusión, algunas de ellas son conscientes del valor que aportan y de la fuerza que tienen por sí mismas como son Gran Canaria y Tenerife, que presentan cada una de ellas su stand propio con estrategias diferentes poniendo en valor al sector primario y propuestas de chefs de ambas islas.

Gran Canaria tuvo presencia de sus vinos, sus quesos, el mar e incluso la vaca canaria a través de una nutrida representación donde chefs consagrados y jóvenes valores gastronómicos de la isla, tanto de los fogones como de la sumillería, trabajaron en conjunto demostrando el gran valor que tiene la isla ahora mismo, y su capacidad de ir todos a unas como si de una misma familia se tratara.

Observar cómo un maestro de ceremonias de la talla de Victorio Pérez iba enlazando una ponencia tras otra mientras se llenaban todas las plazas con personas ávidas de saborear las creaciones y productos de la isla ha sido todo un ejercicio de trabajo en equipo dirigido por la Consejería de Turismo del Cabildo de Gran Canaria, coordinado por la Cámara de Comercio y ejecutado por una pequeña empresa que debutaba en Madrid Fusión y que demostró que también hay cantera en los productores de eventos en la isla como es Avant Comunicación. Felicidades a todos.

Como pasos a mejorar yo destacaría que, tras ver la evolución tenida por Gran Canaria durante los siete años que lleva acudiendo a Madrid Fusión, quizás llega el momento de dar un paso más y ampliar su presencia en cuanto a espacio, dándole una vuelta al modelo de mostrar su propuesta y fijarse en territorios como Murcia o Castilla La Mancha para ser imaginativos y prácticos a la vez que interesantes para público, medios y también personalidades del sector que intercambian espacios en el congreso. Quizás un trabajo en equipo transversal donde la Consejería de Industria y Comercio pueda aportar su experiencia organizando eventos gastronómicos a lo largo del año. Y también creo que Gran Canaria está ya más que preparada para levantar la mano y pujar por dar una ponencia en el Auditorio Principal o en el Polivalente, creo que dispone de profesionales, productos, talento y medios como el que más, pero necesita que las instituciones crean en el proyecto de lleno y den un paso adelante definitivo al respecto.

Tenerife sigue siendo la isla que más clara tiene la importancia que tiene un congreso como Madrid Fusión y que pone toda la carne en el asador para ello multiplicando su presencia por distintos espacios. Ya no solo hablamos de su mastodóntico stand donde los desayunos, almuerzos y meriendas causan una expectación de tal calibre que llenan sus espacios desde horas antes de cada celebración, sino también de acciones muy especiales como fue el almuerzo realizado por varios hoteles de la isla en conjunto o con un desayuno muy especial donde los albornoces dieron un toque muy original.

Tenerife, a diferencia de Gran Canaria, sí decidió duplicar su participación estando también presente en el espacio de Saborea España; pero además tuvo su propio Túnel del Vino, ponencias en el Espacio Polivalente de la mano de la capital, Santa Cruz de Tenerife y su proyecto Degusta Santa Cruz, (diferencia fundamental con Gran Canaria donde la ciudad nunca ha estado presente), o una ponencia en el Auditorio Principal, donde, con todo el respeto al cocinero que acaba de obtener una Estrella Michelin Diego Schattenhofer (Taste 1973), creo que la temática y el resultado obtenido estuvieron muy lejos de lo que Tenerife tiene para mostrar y ofrecer al mundo.

Lejos de sumarme a los halagos que he venido leyendo en los últimos días al respecto, yo sí voy a comentar lo que pocos dicen en público pero que muchos hablaban en privado y al día siguiente, como es el poco sentido de ese experimento donde nadie habló del producto de Tenerife tras bajarse del escenario, sino de cómo es posible que un perfume, producto industrial, pueda tener ese protagonismo.

Diego es un grandísimo cocinero al que tristemente se le recordará en sus ponencias nacionales por haber presentado en su día una pomada anti COVID en San Sebastián Gastronómika, o este perfume tan controvertido y poco valorado entre los profesionales del sector presentes. Un cocinero de los más importantes de nuestro país y que defiende el producto como bandera me comentaba a la mañana siguiente que “se nos está yendo la cabeza con según que cosas; esto no tiene sentido”, y cuando el lema de este año en Madrid Fusión fue “Donde todo comienza”, creo que Tenerife tiene mucho más que ofrecer.

Quizás necesiten incorporar otras caras que hace demasiado tiempo que no visitan Madrid Fusión, pero seguro que a nivel interno harán un ejercicio de autocrítica y escucha activa; hay voces en la isla que piden poder aportar y seguro que eso les enriquecería aún más.

Dejando esto a un lado, desde aquí solamente reconocer y felicitar el trabajo de las más de 100 personas que representaron a la isla en los distintos puntos. Es una absoluta experiencia verlos trabajar a todos en conjunto, desde estudiantes de hostelería, productores, técnicos del Cabildo, chefs reconocidos y currantes de menos presencia mediática, bodegueros y productores porque todas y cada una de esas personas demostraron que Tenerife sigue teniendo la gastronomía como un sello especial insertado en su interior.

Lanzarote es la otra punta del tridente principal con el que Canarias acude a Madrid Fusión y sin duda alguna con la llegada de Oswaldo Betancor a la presidencia del Cabildo de Lanzarote se refuerza la presencia de la isla en un congreso como este; y si no, tomemos como ejemplo el regreso del Festival Enogastronómico Saborea Lanzarote hace unos meses.

Lanzarote sigue demostrando que es una isla donde la gastronomía no para de crecer y donde cada vez más vuelven a mirar a sus orígenes. En esta ocasión ha sido uno de los

mejores chefs de la isla, Germán Blanco, quien ha liderado y coordinado lo que ha sido un grandísimo plantel de profesionales siempre dispuesto a agasajar y sorprender al comensal con un bocado de sabor procedente de la tierra de los volcanes.

Como elemento principal no podríamos dejar de pasar el gran almuerzo ofrecido en la jornada inaugural donde un plantel de auténtica magia deleitó a los asistentes con un menú llamado “La Cocina del Ingenio” donde se desplegaron productos de toda índole incluidos el carabinero de La Santa o los granos de la isla, dándonos la alegría de que por primera vez, y esperamos que sea solo un primer paso, una cocinera se sumó al equipo de Saborea Lanzarote con un postre lleno de significado y sabor a volcán y lava.

Por otra parte, en el espacio de Saborea España, Lanzarote sí supo hacerse notar en cada una de sus ponencias repartidas por este congreso en miniatura que siempre se monta ahí. Es entendible porque ya es tradición la apuesta de Lanzarote por la marca “Saborea”, donde tras su inclusión fue de la mano el resto de islas como Tenerife, La Palma o Fuerteventura, sin olvidar a Gran Canaria, que ha decidido en los dos últimos años no participar aquí y centrar todos sus esfuerzos fuera en un stand propio.

Y quizás aquí sea donde esté el verdadero quid de la cuestión porque no estaría bien que dejara de dar voz a esos profesionales de la restauración conejera que visitaron Madrid Fusión, que apoyando la marca Saborea Lanzarote se entristecen y reclaman que llega el momento de que la isla también tenga su espacio fuera de este rincón. Y, particularmente, yo también creo que ha llegado ese momento porque Lanzarote ha ido evolucionando con fuerza en los últimos años y no tiene nada que envidiar a nadie, tomando como propias las palabras de Capel sobre Gran Canaria, “sólo tiene que creérselo”.

Veremos cómo devienen los acontecimientos pero me consta que el presidente del Cabildo lo tiene claro: “Este año hemos venido de la mejor manera posible ya que nos hemos incorporado al puesto con el año ya muy avanzado, pero soy consciente de lo que reclama el sector y te aseguro, Javier, que habrá cambios en positivo para las próximasediciones” (...) “Lanzarote jamás dejará el espacio Saborea porque lo sentimos como propio y estamos muy vinculados a él; pero sí buscaremos la manera de articular que estar aquí no sea impedimento para poder estar fuera también como demuestra la isla hermana de Tenerife”.

Ya entrando en la traca final de la presencia canaria en esta edición destacar en positivo la presencia de las islas de Fuerteventura y La Palma con sus propios espacios dentro de Saborea España, así como el éxito ya consolidado del Campeonato de Cocina con Mojos que, patrocinado por Tenerife, contó este año con el triunfo de Haridian Dóniz, del del restaurante El Ancla como mejor mojo, y de Nicolás Galindo del restaurante La Vieja by Jonay Hernández, que ubicado en Palma de Mallorca ganó el premio al Mejor Plato con Mojo.

Sobresaliente la gran afluencia que obtuvo el stand de Aquanaria, donde la gran lubina atlántica que se cría en Gran Canaria despertó el interés de chefs y público en general, que este año otorgó el Premio Gastronomía Sostenible a María José Martínez, del restaurante Lienzo, quien recogió el testigo que obtuvo el año pasado Borja Marrero del restaurante Muxgo. El restaurador grancanario deleitó al público del Escenario Polivalente con una ponencia donde la lubina Aquanaria junto a su nueva propuesta del pino grancanario como ingrediente principal obtuvo el reconocimiento del público asistente.

Y para terminar nos quedaremos con el último gran debut canario en Madrid Fusión: Binter Canarias, nuestra “pequeña guagua aérea” que aprovechando su desembarco en Madrid esta semana se ha incorporado como partner a Madrid Fusión patrocinando el I Premio al Mejor Desayuno de Hotel de España que ganó Finca Cortesín de Málaga, pero donde el Hotel Royal Hideaway Corales Beach, ubicado en Costa Adeje, Tenerife, se alzó con el título de subcampeón. Se trata del hotel donde se toma el mejor desayuno de hotel de Canarias gracias a su chef ejecutivo Victor Bossecker, que afianza a este establecimiento como uno de los más importantes, gastronómicamente hablando, de toda Canarias y España. Entre sus paredes se encuentran El Rincón de Juan Carlos, con dos Estrellas Michelin; San Hò, con una, y mucho ojo a su restaurante Il Bocconcino, que es para quien les escribe el mejor restaurante italiano de toda Canarias y uno de los firmes candidatos a obtener la codiciada estrella en años venideros. Y si no, al tiempo.

Pero no se quedó Binter en patrocinar el premio en cuestión sino que montó un pequeño rincón por el que pasaron varios de los mejores cocineros de toda Canarias y también personas vinculadas al sector exponiendo cada una de ellas su particular ruta gastronómica favorita por las Islas.

Entre los ponentes, participaron Juan Carlos y Jonathan Padrón, de El Rincón de Juan Carlos; José Luis Espino y Airam Ramírez de Bevir; Victor Lugo, de la Finca La Laja, Marcos Ascanio de Canary Foodies; Victor Planas, de Kensei; Jesús Camacho, del restaurante Donaire; Joao Faraco, de Coentro; Eduardo Dominguez, de Kombuchacho; Dulce Acevedo, de la Finca La Calabacera; Jonathan García, presentando Ocampo en lo que es su nuevo proyecto, e Isidoro Jiménez, entre otros invitados procedentes de destinos integrados en el “mundo” Saborea como La Palma, Tenerife o Lanzarote.

Como resumen, está claro que Canarias está más fuerte que nunca gastronómicamente hablando y solo falta que el Gobierno de Canarias decida sumarse a la propuesta de Madrid Fusión y aportar su granito de arena para que toda Canarias pueda estar bajo un mismo lema como es Islas Canarias y que, una vez dentro, cada uno ejecute el trabajo como mejor le parezca.

Por lo pronto fue muy ilusionante observar cómo la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias estuvo presente hablando con todos por medio de Juan Antonio Alonso, quien ha vuelto a Gestión del Medio Rural (GMR) con la firme intención de retomar el proyecto que había llevado a profesionales de la cocina y el Sector Primario a ir de la mano en proyectos como Crecer Juntos.

Y eso es tan fácil como que el Gobierno de Canarias de el paso, se ofrezca a los cabildos y a la propia organización de Madrid Fusión para que todas las representaciones empresariales e institucionales isleñas estén cerca una de las otras y reine el nombre de Islas Canarias, ¿a que sería bonito?

Etiquetas
stats