Gran Canaria (XI) / Güigüi, más que una playa virgen

Playa de Güigüi

Güigüí es bastante más que sus playas: la Chica y la Grande, las dos en las respectivas desembocaduras de las cuencas hidrográficas conocidas con idénticos topónimos, en el término municipal de La Aldea de San Nicolás, isla de Gran Canaria.

Güigüí es paisaje de superficie erosionada y vieja, lugar añejo, antiguo, y también es flora y fauna propias, además de formas modeladas por los agentes naturales, que han dejado huellas de gran significado e indescriptible belleza en esta parte de Gran Canaria.

En las playas de Güigüí existe la posibilidad del baño en un entorno descomunal y muy especial, nada más y nada menos que en un espacio protegido catalogado por el Gobierno de Canarias como reserva natural especial, siempre sin un alma ni una construcción a muchos metros de distancia, lo que no es fácil.

Todo esto es posible en Güigüí, pero, si se quiere disfrutar de esta naturaleza viva y virgen, hay que aplicar lo que menciona con gran acierto el dicho: “Quien quiera lapas, que se moje el…” En efecto, si se desea pasar un día inolvidable en el macizo de Güigüí y en sus playas, hay que sudar, tener calma y, sobre todo, estar preparado para una buena caminata. No existe otra forma de llegar a esas playas lejanas, salvo que se haga por vía marítima.

Para conseguir el objetivo de abrazar la arena volcánica y de cubrirse de la sombra que producen los acantilados existentes en la zona, que miran a una porción de mar con la isla vecina de Tenerife enfrente, antes se tiene que llegar a San Nicolás de Tolentino, a este municipio occidental de la isla de Gran Canaria. En San Nicolás, sin necesidad de llegar al centro del pueblo, hay que tomar una senda que discurre paralela a la cañada de Vallermoso, con la que se alcanza la degollada de Peñón Bermejo, en el barranco del mismo nombre.

Desde este lugar, después de caminar por la zona más antigua de la isla, se baja y luego se sube hasta alcanzar la degollada del Espigón, justo en la cresta de Güigüí, en el conocido como Lomo de Güigüí, relieve que separa las dos cuencas con la misma denominación.

Alcanzado este punto, la senda descendente conduce con el paso del tiempo a la playa de Güigüí Grande, donde el remojón y el contacto con la naturaleza de influencia marina no se hace esperar y es inolvidable.

Etiquetas
Publicado el
1 de enero de 2016 - 13:23 h

Descubre nuestras apps

stats