20 contagiados en un centro para personas con diversidad funcional en Las Palmas de Gran Canaria

Personal sanitario realiza una prueba PCR

La Consejería de Sanidad ha concluido las pruebas de cribado para los usuarios y trabajadores del CAMP Reina Sofía, un centro de cuidados para personas con diversidad funcional dependiente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo y situado en el barrio de El Lasso, en Las Palmas de Gran Canaria. Sanidad decidió poner en marcha los test tras detectar que cuatro de sus residentes habían dado positivo por COVID-19. Una semana después, el número de contagiados asciende a 20.

Según Isabel Mena, consejera de Política Social de la institución insular y presidenta del IASS, todavía no se sabe cómo entro el virus a este centro, que se encarga de atender a las personas con más de 16 años que sufren patologías psíquicas severas. El CAMP Reina Sofía restringió las visitas y cerró sus puertas hace unas semanas, cuando la pandemia comenzó a coger velocidad durante el mes de agosto en el Archipiélago, sobre todo en Gran Canaria, y el Gobierno de Ángel Víctor Torres impuso nuevas restricciones. Nadie ha podido entrar ni salir desde entonces. El cribado iba a reproducir una ‘fotografía completa’, pero por el momento es una incógnita. Los rastreadores, ha señalado Mena en declaraciones a este periódico, siguen trabajando para conocer esta información.

El centro cuenta con 84 internos y 130 trabajadores. Como medida de contención para evitar la propagación del coronavirus en el edificio, los residentes están divididos en sectores de 20 o 25 personas. Tras el cribado realizado, se han detectado 20 positivos, prácticamente todos los de un mismo grupo. “Los usuarios de este centro tienen problemas para seguir el protocolo. No es como en las residencias, donde los ancianos sí siguen las obligaciones y recomendaciones. Aquí es más difícil”, ha subrayado Mena.

La mayoría de los infectados no ha presentado síntomas. Tan solo dos tienen fiebre leve. Durante las últimas horas de este miércoles había corrido el rumor de que uno de los residentes se encontraba “muy grave” en el hospital. Mena ha aclarado que este interno ni está grave ni ha acudido a un centro sanitario por coronavirus, sino por un cambio en la medicación. “Durante el confinamiento llegaba una ambulancia y ya la gente se sugestionaba creyendo que era por COVID-19. Al chico al parecer tienen que hacerle un cambio de medicación, pero nada grave”.

Etiquetas
Publicado el
9 de septiembre de 2020 - 17:39 h

Descubre nuestras apps

stats