Sanidad realiza un cribado en un centro para personas con discapacidad intelectual de Gran Canaria tras el positivo de cuatro usuarios

Test PCR para detectar coronavirus

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha realizado pruebas de cribado para todos los usuarios y trabajadores de un centro de atención para personas con discapacidad intelectual de Gran Canaria después de que se detectaran cuatro positivos de COVID-19 entre sus residentes.

El foco se localiza en el CAMP Reina Sofía, dependiente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS) del Cabildo, que cuenta con 84 internos y 130 trabajadores y que está situado en el barrio de El Lasso de la capital. La consejera de Política Social de la institución insular y presidenta del IASS, Isabel Mena, ha asegurado que los casos diagnosticados hasta la fecha se encuentran en buen estado de salud, que no presentan complicaciones, y que la “foto real” de este brote no se tendrá hasta conocer los resultados de los test PCR de este cribado, en las próximas 24 o 48 horas.

Este tipo de centros se dedica a la asistencia de personas mayores de 16 años con patologías psíquicas severas, y tiene el objetivo de evitar su deterioro y mejorar o mantener su grado de autonomía personal. Funciona en régimen de internado (de lunes a viernes o toda la semana). Aunque también dispone de servicio de centro diurno, en la actualidad está cerrado debido a las restricciones impuestas por el repunte de casos de coronavirus en el Archipiélago durante el mes de agosto, con especial incidencia en la isla de Gran Canaria.

El primer positivo en el centro se detectó el fin de semana. Aún no se ha localizado el caso cero, la persona que introdujo el virus en el CAMP Reina Sofía y contagió a los usuarios, que no pudieron contraerlo en el exterior ya que en las últimas semana,s y debido a esa mayor incidencia de la COVID-19 en la capital, ningún residente ha podido salir de las instalaciones.

Isabel Mena ha explicado a este periódico que nada más detectarse el primer positivo se aplicaron los protocolos fijados por las autoridades sanitarias. Se suspendieron de inmediato las visitas, los internos con COVID-19 fueron aislados en una zona del centro, “con seguimiento médico permanente”, y la gestión pasa a manos de Atención Primaria en Gran Canaria, que se encarga del rastreo y de las PCR.

Este brote en el CAMP Reina Sofía ha provocado una gran preocupación entre los familiares de las personas residentes. La madre de uno de los usuarios que ha dado positivo explica que su hijo ingresó en el centro a principios de agosto tras permanecer con ella durante sus vacaciones y que lo hizo con una PCR negativa, realizada tan solo 24 horas antes de entrar. Según el relato que le han trasladado desde el centro, en estos días ha manifestado fiebre y “abatimiento”. “Hay personas muy vulnerables en este centro”, advierte esta madre, que con anterioridad había elevado algunas quejas con respecto a algunos cambios que se habían acometido en el centro para dar cabida a los usuarios del centro de día y el elevado número de personas que, a su juicio, albergaba el lugar. 

Etiquetas
Publicado el
2 de septiembre de 2020 - 23:29 h

Descubre nuestras apps

stats