Cuando llueve dentro de las aulas de la Escuela de Diseño de Gran Canaria: “No sé qué nos encontraremos el lunes”

Goteras y daños en la Escuela de Arte y Superior de Diseño Gran Canaria

Cuando la Aemet avisa de que llegará una borrasca, la Escuela de Arte y Superior de Diseño Gran Canaria no sabe qué se encontrará en el centro, con importantes necesidades de mejora de sus cubiertas. El profesorado y el alumnado de este centro se encontró este viernes de nuevo con inundaciones y realizaron tareas para proteger los equipos.

Se trata de una situación que se produce solo unos días después de que la comunidad educativa de esta escuela se movilizara para exigir mejoras en sus infraestructuras. “Desde hace muchos años, la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias tiene conocimiento del penoso estado de las cubiertas del edificio y sus consecuencias: severas inundaciones a la mínima lluvia, daños en equipos informáticos y demás maquinaria, desprendimientos en techos, riesgos innecesarios para quienes trabajamos y estudiamos allí”, resumía el manifiesto que leyeron las personas que hicieron huelga y que se movilizaron hasta la sede de la Consejería de Educación.

 “No sé qué nos encontraremos el lunes”, subraya Hermes Ortega, profesor de Medios Audiovisuales en esta escuela y que resume en cuanto llega la lluvia, de nuevo se inundan las aulas.

La misma situación se produjo cuando llegó el último temporal que afectó a Canarias, la tormenta Hermine, que impidió que el alumnado pudiera acudir a clase durante varios días.

Desde la Consejería de Educación aseguraron la pasada semana a este periódico que, en cuanto al problema de las cubiertas, se elaboró un proyecto, que se licitó, pero quedó desierto. Destacan que recientemente se ha hecho un ajuste de precios y se va a volver a licitar. 

Problemas con los índices de ruido

Las goteras e inundaciones en aulas no es el único problema que afecta a esta escuela. Hermes Ortega explicó a este periódico que se superan constantemente los niveles de ruido establecidos por la ley, que contempla un máximo de 40 decibelios para los centros educativos, pero se han llegado a superar los 70 en determinadas horas del día. “Tenemos normalmente 15 o 20 decibelios por encima de lo normal , nunca ninguna medición hecha realiza decibelios por debajo de los máximos”, indica.

El docente destacó que durante la pandemia esta cuestión se vio agravada porque la normativa anticovid recogía la necesidad de ventilar constantemente las aulas. “Estuvimos dando clase con micrófonos y altavoces, poniéndonos en sesiones online para que el alumnado que estaba presencial para nos oyera a través de los auriculares, pero es que aun cerrando las ventanas estamos superando los máximos establecidos”, afirmó.

Se trata de una de las escuelas de diseño más grandes del país, con más de 1.400 alumnos y alumnas así como de 145 docentes. El pasado lunes secundó la huelga más de un tercio de las personas que forman parte de ella.

Sobre la posible insonorización, desde la Consejería de Educación apuntan que próximamente acudirá un técnico a esta Escuela de Arte y Superior de Diseño para analizar evaluar un cambio en la carpintería y sustituir ventanas. También aseguran que se estudiará la posibilidad de incluir mamparas que permitan reducir esos niveles de ruido entre otras cuestiones.

Etiquetas
stats