La portada de mañana
Acceder
El rechazo de Sánchez a tocar el pacto de la reforma laboral abre la vía Ciudadanos
Arde un árbol en la Amazonía para que coma un cerdo de macrogranja en España
Opinión - 'Entre el oasis catalán y la omertá', por Neus Tomàs

“Las Palmas de Gran Canaria podría optar al premio de ciudad más olorosa”

Depuradora de Barranco Seco con el barrio al fondo.

Diversos colectivos de vecinos pertenecientes a los barrios de San Roque, El Batán, San Nicolás, San José y San Juan han expresado su "profundo malestar" este jueves por los malos olores que sufren procedentes de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Barranco Seco (E.D.A.R.).

Son miles los vecinos que llevan soportando el mal olor durante años si se suman los ciudadanos que residen en los barrios de San Roque, El Batán, San Nicolás, San José y San Juan.

"Todos lo sufren en mayor o menor medida" afirma Antonio Marrero, un vecino afectado. "El olor empeora con las altas temperaturas y cambia según la dirección que lleve el viento".

La vida diaria de los vecinos de la zona se convierte en una pesadilla, actividades tan comunes como tender la ropa, airear la casa o recibir visitas llega a ser impensable. Y cuando aumentan las temperaturas, peor, "gente joven alquiló una vivienda en San Juan y en verano tuvieron que buscar otro lugar donde vivir porque era insoportable", explica Marrero.

Denuncian "la dejadez" del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a la hora de gestionar las infraestructuras de la Estación Depuradora de Emalsa. "El Ayuntamiento debe vigilar que se cumpla con las condiciones adecuadas", asegura Marrero.

A su vez, invitan al alcalde de la capital grancanaria, Juan José Cardona, a sentarse con los vecinos y a que "se reúna con los responsables de Emalsa".

La solución a largo plazo pasa por cambiar la ubicación de las instalaciones a un lugar "fuera de la ciudad".

En relación al estudio elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que situaba a Las Palmas de Gran Canaria como la ciudad española con mejor calidad del aire, Marrero afirma que los vecinos no dudan de que el aire de la capital esté limpio, "pero Las Palmas de Gran Canaria podría optar por el premio a la ciudad más olorosa", asegura.

Los malos olores afectan también al turismo que visita la capital, "nos parece muy bien que se fomente la llegada de cruceristas, pero la Guagua Turística debería ir provista de pinzas para la nariz para que puedan protegerse al pasar por la zona de la depuradora. Es lamentable la visión que se llevan los turistas", explica este vecino afectado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats