El Puerto de Agaete empieza a recuperar la normalidad tras días sin pesca y sin actividad al encallar un buque en sus aguas

El ferry encallado en Agaete desde el 7 de enero, atracado en el Puerto de Las Nieves

Era el cielo más azul de estos siete días, aunque algunas nubes que asomaban por los altos de Tamadaba intentaban quitarle el brillo a una de las estampas más habituales en el municipio de Agaete, nada podía obviar la noticia esperada por todos y todas: El buque de Fred.Olsen ya estaba amarrado al Puerto de Las Nieves. Seis días después de que se produjera el accidente, por fin, la Villa Marinera del norte de Gran Canaria comenzaba su camino hacia la tan proclamada normalidad en estos últimos meses, que en la Isla está restringida debido a la situación epidemiológica causada por la COVID-19.

Los vecinos y vecinas de la zona unidos a algunos curiosos que llegaban al municipio atraídos por el aparatoso incidente observaban desde la playa los movimientos que se hacían en el barco. La imagen del ferry en ese estado “impresiona”, coincidían muchos de ellos -parte de la popa del buque (zona trasera) se ve parcialmente hundida por el lado izquierdo-. Aunque reconocen que es un “alivio” verlo amarrado en el puerto después de tantos días, “llegamos a pensar que no lo iban a sacar de ahí nunca”, hablaban entre ellos. 

La gran noticia llegó anoche, en torno a las 1.00 horas. En un principio estaba previsto continuar con las tareas de traslado en la mañana de este miércoles pero la pleamar hizo que el buque tomase “vida propia”, en palabras el director de Flota de la compañía, Juan Ignacio Liaño, y se pudiera remolcar el buque hasta el atraque. En algo más de 16 minutos se logró hacer el recorrido de unos 240 metros.

Desde muy temprano, algunos pescadores del municipio salían a faenar. Si bien, según la alcaldesa de Agaete, María del Carmen Rosario, estaba previsto que este miércoles lo hiciesen de todas formas, aunque no se hubiese podido liberar el barco, la noticia les hizo más amena la jornada. 

“Paciencia”, era la palabra clave, entre los primeros que llegaban al muelle. “Hoy hacía mucho viento, pero es un desahogo poder salir de nuevo e ir recuperando poco a poco la normalidad”. Esperan que se mantengan las reuniones oportunas, tal y como adelantó la alcaldesa, para recibir algún tipo de compensación por todos los días en los que no pudieron salir a pescar y que “pronto” se puedan disfrutar de las playas. “En principio no vimos nada fuera de lo normal a la salida o entrada del Puerto”, señalaban en relación a una posible afección causada por el derrame de vertido del buque. 

Quienes no terminan de volver a la normalidad son los restauradores de la zona, que han visto mermado el tránsito en sus negocios desde que el buque no hace las salidas de Agaete a Tenerife. “Si ya estábamos mal por la falta de turismo, en esta semana que no tenemos el barco y la playa está cerrada, además del temporal, apenas hemos tenido clientes”, lamentaba un trabajador de uno de los populares restaurantes del paseo marítimo. 

Orlando regenta desde hace 20 años el Restaurante Cofradía de Pescadores de Agaete y cuenta que sobre un 30 o un 40% de su clientela diaria son pasajeros que cogen la línea Gran Canaria-Tenerife. “En estos días han venido algunos curiosos pero se nota la falta del barco y el cierre de la playa”, agravada por la situación sanitaria mundial, que impide la llegada de turistas. “Aunque las condiciones meteorológicas no son las mejores, esta playa siempre tiene gente, de verano a invierno, tenemos bandera azul, está adaptada a todos los públicos y hay bastante aparcamiento, estamos deseando que todo vuelva a la normalidad”. 

Destaca la “importante” labor de los capitanes y la tripulación de los barcos que llegan al muelle de Agaete. “Son héroes para atracar en un puerto tan pequeño esos barcos tan grandes, chapó por todos, porque hay que tener mucho valor y mucha experiencia para hacerlo”, aplaude. 

Entre curiosos, extranjeros que preguntaban qué había ocurrido y personal de Puertos Canarios y Fred. Olsen, transcurría una nueva jornada en el municipio de Agaete, tras levantar todas las alarmas después de que un buque encallara frente a su costa. 

Ahora, los esfuerzos se centran en dar flotabilidad al buque con el objetivo de que vuelva a su posición normal para, posteriormente, hacer una reparación de fortuna y llevarlo al Puerto de La Luz y de Las Palmas para su reparación. Las autoridades indican que aún no se puede dar una previsión de cuando de podrán bajar los vehículos. Cabe recordar que en ellos está parte del equipaje de algunas de las personas que fueron evacuadas, además de mercancía de empresas de transporte que diariamente usan esta línea. 

A la espera de los resultados de los análisis del agua de las playas, se espera que en una semana vuelva todo a la normalidad y que se restablezca el tránsito de pasajeros en Agaete, así como la reapertura de las playas.

Etiquetas
Publicado el
13 de enero de 2021 - 19:44 h

Descubre nuestras apps

stats