Viajes exprés para hacer las pruebas y “mucha incertidumbre” en el arranque de los exámenes de la ULPGC

Examen de la EBAU en La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.  (Flickr ULPGC)

Los exámenes de la convocatoria de enero de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria han arrancado esta semana en pleno nivel tres de alerta por la pandemia. Pese a la ampliación de restricciones por el avance de la enfermedad, la ULPGC publicó este lunes unas instrucciones para la realización de estas pruebas en las que abría la posibilidad de que cada facultad decidiese la modalidad de las mismas: presenciales o telemáticas. El Consejo de Estudiantes señaló entonces que no compartía esta postura, ya que consideraba que en nivel tres las pruebas debían ser telemáticas. No obstante, el punto que más ha preocupado es el que hace referencia al alumnado de otras islas, que sí que tendrá que desplazarse para hacer los exámenes excepto si puede justificarse la imposibilidad de viajar. “Este punto ha sido inesperado y no se nos ha consultado a los estudiantes”, explica Ada Santana, presidenta de este consejo. 

Santana señala que los estudiantes pensaban que al subir de nivel de alerta por la pandemia, quienes residen en otra isla no tendrían que viajar y podrían hacer los exámenes online. Sin embargo, la instrucción publicada el lunes, apenas dos días antes de que comenzara la convocatoria de exámenes, trastocó los planes de los alumnos de otras islas. “He tenido que sacarme el pasaje de forma exprés para llegar a tiempo”, explica una alumna de lanzarote. “A solo unos días de los exámenes hay compañeros que no saben aún por qué modalidad ha optado su facultad”, añade otra estudiante.

“Tenemos proyectos docentes que marcan criterios diferentes para la presencialidad que para la modalidad online. No es lo mismo estudiar para un desarrollo que para un tipo test”, explica Ada Santana, que lamenta que haya personas que se enterasen con muy poca antelación de en qué modalidad se desarrollaría su examen. Además, añade que un cambio de planning de estudios supone un perjuicio. El Consejo de Estudiantes esperaba una rectificación de la instrucción del rector del lunes en lo que a la movilidad se refiere ya que teme que haya estudiantes que dejaran de presentarse a esta convocatoria. 

Este martes, un día antes del comienzo oficial de los exámenes, la Facultad de Ciencias de la Educación, por ejemplo, publicaba un comunicado con sus propias normas de cara a la realización de las pruebas. En ella se establece que podrán ser telemáticas en aquellas asignaturas que así se han impartido o si el profesorado así lo ha solicitado. Hay otras que se realizarán de forma presencial, pero deberá regirse de acuerdo al aforo del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales. Este punto ha sido muy cuestionado en los últimos días por el alumnado de esta escuela, situada en el campus del Obelisco, ya que es una de las facultades con mayor número de estudiantes y que, sin embargo, cuenta con unas instalaciones más pequeñas y obsoletas que las del Campus de Tafira.

Una de las cuestiones a las que se alude en el documento es que “debe respetarse en todo momento la distancia de seguridad de al menos 1’5 metros”. Sin embargo, estudiantes de esa facultad han denunciado a lo largo de estos días que este requisito no se cumple y que lo ideal es una separación de cuatro metros alrededor del usuario. También se han producido quejas por la falta de geles hidroalcohólicos y las aglomeraciones en los pasillos. La ULPGC, por su parte, insiste en que se dispondrá de más aulas de las habituales para la realización de estos exámenes para garantizar la distancia de seguridad y las medidas de higiene. Además, desde la universidad recalcan que se han establecido circuitos de entrada y de salida para la elaboración de las pruebas. 

El Máster de Formación del Profesorado, una de las titulaciones habilitantes más demandadas, ha vuelto a centrar parte de las críticas este año. Durante unos meses del curso, el máster queda dividido en grandes grupos con asignaturas generales, pero después los estudiantes pasan a un módulo de asignaturas específicas a cada rama de enseñanza (Lengua Castellana, Historia, Física y Química…). Después de haber estado en las últimas semanas solo en contacto con el alumnado de ese módulo específico, en los exámenes de las asignatura generales vuelven a convocarse por grupos grandes. Serán divididos según la norma de distancia de seguridad, pero el alumnado se queja de la forma “caótica” en la que se ha organizado y de la incertidumbre que han vivido en los últimos días. 

Protocolo COVID y justificación para faltar

Otra alumna de la ULPGC también ha señalado a este medio que existe preocupación sobre cómo justificar la ausencia a un exámen si no eres positivo en COVID, pero sí lo es una de las personas con las que convives. La universidad exige en cualquier caso que se justifique, pero no verbalmente, sino que requiere que se acredite mediante un documento oficial que esa persona tiene que guardar  cuarentena. Se trata de un punto que preocupa al alumnado que no pueda acreditarlo con rapidez por el colapso en la atención primaria. 

Preguntada sobre qué ocurre cuando un alumno enferma por COVID-19 y si se haría la PCR al resto de compañeros, desde la universidad insisten en que existe un protocolo anticovid. “Si los síntomas del coronavirus se presentan en el recinto universitario, se pondrá el caso en conocimiento del administrador del edificio y se seguirán sus instrucciones. Se aislará a la persona o personas que presentan síntomas compatibles con la COVID en un aula separada del resto de miembros de la comunidad universitaria”, señala el protocolo. También remarca que ninguna persona con síntomas compatibles o que se encuentre en cuarentena deberá entrar en el recinto, tampoco las que hayan tenido contacto estrecho con un positivo. “Todos los casos sospechosos se mantendrán en aislamiento a la espera del resultado de las pruebas de diagnóstico”, añade el documento. 

En cuanto a los estudiantes residentes en otras islas, la ULPGC destaca que podrán hacer los exámenes telemáticos quienes justifiquen que no pueden viajar ya que el decreto publicado en el Boletín Oficial de Canarias establece entre los supuestos para viajar a Gran Canaria o Lanzarote, islas en semáforo rojo y nivel tres, el hecho de tener que realizar exámenes. Este punto de la norma está pensado para personas que no puedan viajar por haber dado positivo en COVID o haber tenido un contacto estrecho con una persona con la enfermedad. Sin embargo, las excepciones no vienen detalladas en las instrucciones y están generando muchas dudas en el alumnado. 

La realización de pruebas online también ha supuesto un cambio en la forma de trabajar y de evaluar ya que el alumnado cuenta con un tiempo mucho más justo para elaborar su examen. La presidenta del Consejo de Estudiantes señala que este órgano nunca se ha opuesto a que se realicen las pruebas de forma presencial, pero sí se ha defendido que se analice cada caso. Expone que no es lo mismo una ingeniería con menos alumnado y que ha tenido las clases presenciales en todo este tiempo que una facultad como derecho con 3.000 estudiantes. Sin embargo, lamenta que sean los centros más pequeños en cuanto a infraestructuras los que continúan optando por la modalidad presencial siendo prácticamente imposible que puedan dar cumplimiento a la instrucción. La convocatoria arranca así entre dudas del alumnado y mucha incertidumbre.

La decisión adoptada por la ULPGC es diferente al de la Universidad de La Laguna, que el pasado 11 d enero estableció que "e todos los exámenes de la convocatoria de enero, correspondientes al primer cuatrimestre, se celebrarán de forma enteramente virtual". A juicio de este centro, la “realidad pandémica” no permitiría la movilidad de miles de alumnos durante dos semanas para asistir a los dos llamamientos, “lo que hace recomendable que la evaluación se practique virtualmente”, explicaban en su comunicado.

Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2021 - 11:19 h

Descubre nuestras apps

stats