La portada de mañana
Acceder
El cierre en falso de Kitchen y la exculpación del Ibex desinflan el caso Villarejo
Amós García Rojas: "No hay evidencia científica que justifique la tercera dosis"
Opinión - Paradigma de incongruencia, por Javier Pérez Royo

La autopsia revela que Olivia, una de las hermanas secuestradas por su padre en Tenerife, falleció por un edema agudo de pulmón

El buque Ángeles Alvariño

La autopsia realizada a Olivia ha revelado que la causa de su muerte se produjo como consecuencia de un edema agudo de pulmón, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC). La autopsia al cadáver de la pequeña concluyó sobre las 15.00 horas de este viernes en el Instituto Anatómico Forense y aún se está a la espera de los resultados de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos.

El edema pulmonar agudo, que ha causado la muerte de la niña, según la autopsia, se produce tras una intoxicación por envenenamiento respiratorio al inhalar algo tóxico, según ha explicado a Efe el vicepresidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Germán Peces-Barba. El neumólogo considera que si Olivia falleció por edema pulmonar agudo estaba ya muerta cuando fue lanzada al agua ya que "si hubiera sido un ahogamiento tendría que haber agua aspirada por vía pulmonar".

A juicio del experto, el edema pulmonar se produce "ante una exposición a algo tóxico, algo irritante o abrasivo que suscita la respuesta de exudar el edema", que es un líquido que está donde debe haber aire y corta la barrera para recibir oxígeno. En un pulmón sano como el de Olivia, afirma Peces-Barba, el edema no se produce por ahogamiento, sino que es una reacción que sufren los pulmones cuando están sometidos a un estrés o a una reacción violenta.

En el caso de Olivia, según el experto, "estamos ante una reacción inflamatoria del pulmón y el contenido del pulmón es el exudado, si la niña hubiera sido lanzada viva al agua tendría agua del mar en su interior y eso no sería un edema, sería un ahogamiento".

El cuerpo de la menor, de seis años, fue localizado la tarde de este jueves en la costa sur de la isla de Tenerife, después de ser secuestrada el pasado 27 de abril por su padre, Tomás Gimeno. La prueba de la huella dactilar realizada posteriormente en el propio Instituto confirmó que el cadáver encontrado en el fondo del mar se correspondía con Olivia.

El buque oceanográfico Ángeles Alvariño seguirá rastreando al menos hasta el próximo lunes la zona en la que en el día de ayer fue encontrado el cuerpo sin vida de Olivia para tratar así de localizar a su hermana Anna, de tan solo un año, y Tomás Gimeno.

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2021 - 14:37 h

Descubre nuestras apps