Vecinos de La Montañeta, en Los Realejos, atemorizados ante las agresiones de un residente conflictivo

Vecinos de La Montañeta, en Los Realejos, salieron a la calle pidieron más seguridad ante las agresiones de un residente conflictivo

Los vecinos de La Montañeta, barrio ubicado en el municipio tinerfeño de Los Realejos, viven atemorizados por las agresiones y amenazas por parte de uno de sus residentes, al que califican de conflictivo, el tiempo en el que este morador de la zona salió de prisión. La situación de tensión entre los residentes de La Montañeta -o La Montaña, tal y como la denominan los vecinos- ha sido denunciada en repetidas ocasiones ante la Policía, afirman, sin obtener una solución, motivo por el cual en la tarde noche de este lunes han organizado una cacerolada y recorrido las calles del barrio exigiendo respuestas.

Los residentes han emitido un comunicado en el que explican que el problema se desencadenó hace casi un mes, cuando este individuo, conocido en la localidad como 'Goyito, el Cestero' salió de prisión. "Es ahí cuando empieza el temor entre los vecinos y vecinas del barrio debido a que conocen su largo historial delictivo, destacando amenazas de violaciones e intento de estas, y varias agresiones graves. En la última semana es cuando todo ha empeorado, han empezado las amenazas y agresiones verbales, sobre todo a mujeres, aunque también ha agredido brutalmente a un vecino", aseguran.

En la actualidad este sujeto vive en la calle, "ya que nadie quiere darle alojamiento debido a su comportamiento violento", recalcan los vecinos.

Los residentes en el barrio hacen un relato de los hechos protagonizados por 'Goyito' en la última semana: "A las 22 horas del miércoles, 30 de septiembre, tiene un altercado violento en el barrio de La Vera (Puerto de la Cruz), acabando en el hospital. Cuando recibió el alta médica, regresó al barrio, y no tardó ni 24 horas en agredir a dos vecinos, donde uno de ellos se llevó la peor parte siendo agredido brutalmente con un palo de madera a través de la ventana de su vehículo. Después de lo ocurrido, los afectados acudieron a los servicios de urgencias y posteriormente a la policía nacional a interponer la denuncia". 

Según la continuación de los acontecimientos facilitada por estos vecinos, "a las 8.20 de la mañana del día siguiente, una mujer del barrio se encuentra con este individuo de forma accidental "y él entra en su domicilio, aunque ella lo increpa, ya que está su hija dentro para que salga. Al salir, este se enfrenta a ella tirándola contra el suelo fracturándole las costillas y seguidamente lleva sus manos al cuello para asfixiarla. Gracias a una vecina que le llamó a gritos, soltó a la víctima para abalanzarse sobre esta. En ese momento, la víctima y la vecina entran en sus casas y el agresor empieza a insultarlas y amenazarlas fuera de las casas. En seguida, los vecinos y la víctima llaman a la policía y se presenta la Policía Nacional".

A consecuencia de lo anterior, y siempre a partir de la versión aportada por este colectivo de vecinos, "el agresor acaba en comisaría detenido. Pasa allí una noche y al día siguiente accede a disposición judicial, donde se le impone una orden de alejamiento contra la víctima". No obstante, se añade, "ese mismo día se le pone en libertad hasta que la celebración del juicio. A las pocas horas el individuo incumple la orden al estar ya en el barrio. La policía vuelve a detenerlo y se lo lleva de nuevo. Esto vuelve a ocurrir ya que nuevamente se salta la orden de alejamiento".

Los vecinos y vecinas del barrio han decidido hacer una llamada pública de atención porque "sienten miedo por la presencia y comportamiento de esta persona, ya que más de una vez ha dicho públicamente que busca violar o matar para ingresar de nuevo en prisión", apostillan.  

  

Etiquetas
Publicado el
6 de octubre de 2020 - 00:07 h

Descubre nuestras apps

stats