Canarias prepara créditos blandos, una campaña promocional en Alemania y ayudas tras la quiebra de FTI

La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Jessica De León, en el Parlamento de Canarias.

Europa Press / Canarias Ahora

0

El Gobierno de Canarias prepara una línea de créditos blandos para dotar de liquidez a empresas canarias y una campaña de promoción en Alemania para no perder las plazas aéreas tras la quiebra del turoperador FTI.

Así lo ha avanzado a los periodistas la consejera de Turismo y Empleo, Jessica de León, tras una reunión con representantes de la patronal hotelera y extrahotelera de la provincia de Santa Cruz de Teneirfe (Ashotel), organizaciones sindicales, cabildos insulares y el cónsul de Alemania en España, Ralf Reuter.

Ha dicho que la conectividad con las islas se puede ver afectada porque había plazas bloqueadas con aerolíneas como Condor o Germanwings, que podrían tener una caída de hasta un 5% al final de año, de ahí que se vaya a potenciar la promoción en Alemania para mantener la recuperación de este mercado, que este año ya tenía el mismo número de plazas que en 2019.

La consejera ha comentado que por ahora, los 1.500 trabajadores directos en las islas están al corriente de sus nóminas pero, en cualquier caso, el Servicio Canario de Empleo (SCE) prepara partidas por si fuera necesario impulsar ayudas en caso de despidos.

“No estamos en ese escenario”, ha detallado, al tiempo que ha recordado que cuando quebró el turoperador británico Thomas Cook se habilitaron dos millones de euros.

Sin embargo, desde que se conoció la noticia tanto desde el Gobierno regional como desde las patronales turísticas se ha insistido en que la situación no es comparable, puesto que FTI representa una cuota de mercado mucho menor de la que en su día ocupó Thomas Cook.

La consejera, que ha trasladado la situación a la Secretaría de Estado de Turismo, ha insistido en lanzar un “mensaje de tranquilidad” dado que los turistas que aportaba FTI a las islas apenas representan el 3% del total y el 15% del mercado alemán, si bien no ha obviado que la quiebra era “la crónica de una muerte anunciada” y el pasado lunes “cundió el pánico” porque “la sombra de Thomas Cook pesa mucho”.

Ha dicho que en torno a 1.500 turistas tienen asegurada su estancia y su vuelo de vuelta con cargo al fondo de seguros alemán Der Touristik hasta el 30 de junio, y con el resto, según manifiestan desde Aena, las vueltas de los turistas se realizan con normalidad, asumiendo ellos mismos los pagos si quieren adelantar los vuelos.

Ha lamentado algunos incidentes con turistas afectados en Fuerteventura, que ha reducido a hechos “puntuales” y con quienes ya se trabaja para buscar soluciones, pues la división hotelera del holding, Meeting Point, cuenta con 20 establecimientos en Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y Tenerife, todos ellos operativos.

La Consejería ha calculado un primer impacto económico directo de unos 2,4 millones de euros en las islas, en torno a 1,2 millones en Tenerife y otros 600.000 euros en Lanzarote y Fuerteventura, pero falta ahora hacer un análisis más detallado de todas las empresas de servicios que tenían productos contratados con FTI, que el año pasado generó hasta 800 millones de euros en el archipiélago.

El 63% del mercado alemán viaja a Canarias en formato paquete turístico, que en el caso de Fuerteventura llega al 67% y en Gran Canaria por encima del 50%, las dos islas más afectadas por el proceso concursal.

El gerente de Ashotel, Juan Pablo González, ha apuntado que “la situación nada se parece” a la que se vivió en 2019 con la quiebra de Thomas Cook “ni en volumen ni en tamaño” aparte de que en el propio sector se sabía que “atravesaba dificultades” hasta el punto de que muchos hoteleros canarios utilizaron “posiciones defensivas” para que la deuda acumulada “fuera lo menor posible”.

Todo “más o menos controlado”

Ha comentado que “está por ver” si las empresas afectadas tienen que presentar ERE o ERTE pero ha valorado la línea de ayudas abierta por el Gobierno y también la activación del Fondo Alemán de Seguros de Viajes que se va a hacer cargo de las estancias a partir de la declaración de insolvencia.

En esa línea ha señalado que queda ahora estar a la espera de la liquidación y el concurso, subrayando que “está todo más o menos controlado”.

Cara al futuro ha mostrado su confianza en que “no se pierda” la conectividad y se recuperen los 300.000 turistas anuales que traía FTI. “Eso nos puede dar tranquilidad porque igual que ha pasado en otras situaciones, estas pérdidas acaban absorbidas por otros operadores de mercado”, ha destacado.

El cónsul de Alemania ha admitido que hay “una crisis” aunque “no se compara” con la de Thomas Cook, aparte de que se aprendieron las “lecciones” de aquel episodio y en el Gobierno se ha activado desde el primer momento un “gabinete de crisis”.

Ha señalado que junto al Gobierno de Canarias y el fondo de seguros se trabaja para dar respuestas a las necesidades de los turistas afectados por más que haya habido alguna “oveja negra” y “caso aislado”.

“Hubo unos sucesos feos pero yo creo que esta crisis va a pasar rápido y espero que esas plazas que quedan vacantes se van a absorber por otros turistas que estoy seguro que van a llegar”, ha destacado.

Etiquetas
stats