Carne Cruda Blogs y opinión

Sobre este blog

Artículos de opinión de Javier Gallego, director del programa de radio Carne Cruda.

Accede aquí a nuestra portada.

Nadie al volante

24

Colchones en la acera, improvisadas chabolas levantadas con cartones y carritos de la compra donde duerme cada vez más gente, bajo puentes pero también en mitad de la calle, comercios cerrados, carteles de "Se vende" o "Se traspasa" en los escaparates, las colas del hambre, las colas del paro, las colas del ambulatorio alargándose y doblando esquinas, la crisis que aflora ya, que empieza a verse, a mostrarse impúdica, incuestionable, mientras continúa la guerra política de la derecha contra el Gobierno y el Gobierno parece más preocupado por defenderse que ocupado en defendernos. 

No hay nadie al volante, salvo excepciones. No hay un plan de salvamento organizado, metódico, eficiente. Hay sólo algunas administraciones que capean mejor el temporal de contagios, comunidades que se han preparado un poco más para evitar el colapso de los hospitales, ministros como el de Sanidad o la de Trabajo a los que vemos bracear para intentar mantenernos a flote, pero el país se hunde ante la falta de unidad para afrontar una catástrofe que ya no es sólo sanitaria, que afecta a todos los frentes. 

Nos hundimos y en la orquesta cada músico toca una partitura distinta en un insoportable y estridente desconcierto. No hay un programa claro para contener la pandemia, tampoco un proyecto ni un pacto para sacar adelante el país, rescatar a los que van cayendo y reconstruir lo que se destruye. Todo lo más, una desordenada tropa de políticos que achican con un cubo el agua bajo sus pies y punto. Nadie propone un modelo productivo con el que hacer frente a la crisis y al futuro. Es un sálvese quien pueda que nos conduce a un hundimiento colectivo seguro. 

La derecha y la ultraderecha, indistinguibles, se han abonado al que se hunda España que ya la salvamos nosotros. Aznar ya no se esconde, alienta el golpismo diciendo que el Parlamento no es soberano en manos de izquierdosos, podemitas y nacionalistas, y espolea a sus cabestros para que embistan al Gobierno sin importarle lo más mínimo que los corneados seamos el resto. Casado nos boicotea en Europa para esconderse de la Gürtel, Ayuso golpea en Madrid como ariete para menoscabar a Sánchez y Abascal presenta una moción de censura publicitaria para darse lustre. Estos tres fanáticos irresponsables están dispuestos a llevarnos al desastre con tal de salirse con la suya. Vivir en la capital de la derechona resentida es irrespirable.

El Gobierno cedió el timón a las comunidades harto de indisciplinas y motines y de cargar con todos los errores de la primera ola, pero ahora parece desbordado por la segunda cuando la nave se va a pique. Se echa en falta un programa global que aborde todos los problemas, desde la Sanidad a los bares, desde la Educación al trabajo, desde la Cultura a las familias pobres. La revista científica The Lancet lo dice en su último editorial: España fracasa por la descoordinación autonómica y central, porque no hay timoneles. El sistema de las autonomías naufraga porque la oposición torpedea al Gobierno pero también porque el Gobierno no es capaz de ofrecer un mapa de ruta coherente ni un mando contundente.

El Plan de rescate social ha evitado un mayor golpe, pero es insuficiente, el Ingreso Mínimo Vital no llega a muchos para los que es urgente. Somos la economía más dañada de nuestro entorno y la que más tardará en recuperarse, según el FMI. Tenemos los peores datos europeos de paro juvenil. La recuperación será en forma de K. Los muy ricos seguirán subiendo y los demás, cayendo. Como en la anterior crisis. Pero el Gobierno no se plantea un impuesto a los millonarios, sólo a rentas altas y Ábalos descarta limitar los alquileres y lo aplaza a una ley de vivienda cuando pase la pandemia. Cuando ya sea tarde.

Nuestras ciudades están desangeladas por el cierre de negocios. La pobreza ya es visible, imaginen cómo será la que se esconde. A mi alrededor veo cómo cunde el desánimo ante un túnel del que no se ve la salida y la sensación de que nadie conduce porque los conductores están enfrascados en sus combates. Los políticos no dan respuestas, sólo un pésimo espectáculo, azuzado por sus agitadores en los medios y las redes. Hay ciudadanos irresponsables organizando fiestas ilegales, pero cómo pedirles responsabilidad si quienes la tienen, tampoco la ejercen. Como decía una pintada junto a la reja de un comercio que había echado el cierre: No hay pan y sobra circo.

Produce Carne Cruda

Sobre este blog

Artículos de opinión de Javier Gallego, director del programa de radio Carne Cruda.

Accede aquí a nuestra portada.

Etiquetas
Publicado el
19 de octubre de 2020 - 22:08 h

Descubre nuestras apps

stats