eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Que vienen, que vienen

¿Pero qué ciudadano que no se dedique a la política (o no sea amigo o pariente de un político -dígase, asesor o similar-) puede desear que se celebren unos juegos olímpicos en España con la ruina que acarrean a la inmensa mayoría? Sólo le pueden interesar a unos cuantos comerciantes de Madrid (que no digo que no se lo merezcan) y a los que parten el bacalao (los mencionados más arriba, que desde luego no se lo merecen), pero al resto de los españoles ni de coña. Zacmontano.

35 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Por lo visto nuestros gobernantes, en su benévola sabiduría, llevan años intentando que haya unos Juegos Olímpicos en Madrid. Gracias a Dios, podemos confiar en su torpeza: de momento no lo han conseguido. Pero no nos confiemos, porque ellos siguen erre que erre (algo se les pegará a las uñas, cabe suponer), por lo cual es una excelente noticia que el Comité Olímpico Internacional, el COI, esté preocupado porque a los necios ciudadanos, a diferencia de los esclarecidos gobernantes, nos importa un comino y cada vez menos: respecto a la última vez que se empeñaron, el apoyo a esta patochada ha caído quince puntos porcentuales (del 91% en 2012 y 93% en 2016).

Tanto les quita el sueño a los poderosos esta celebración de los aros olímpicos (o tanto confían en apandar con sus enjuagues, comisiones y pellizcos) que el ministro de Economía, que no debe de tener cosas mejores que hacer, ha decidido plantarse en Lausana para gritar a pleno pulmón: ¡Eeeejj-paañña! No se descarta que se arranque a manotazos todos los botones de la camisa para que esos timoratos del COI sepan con quién están hablando.

Y según fuentes municipales, “incluso puede acercarse el presidente Mariano Rajoy”

Sí, ya me imagino lo que habrá dicho: que puede. Pero que depende. Que luego, si eso, ya lo vamos viendo. Y en general que según y cómo.

Claro que igual los del COI se entienden con alguien como Guindos. Al fin y al cabo ¿no eligieron presidente a un tipo tan siniestro y antipático como Samaranch, marqués de ídem y franquista hasta las cachas?

Como Rafael Sánchez Ferlosio, estoy convencido de que el deporte competitivo es intrínsecamente fascista. Quizá por eso el Canal de Isabel II ha decidido gastarse nada menos que dos millones de euros (que se dice pronto) en una “exposición” sobre Fernando Alonso, un tipo cuyo único mérito conocido es que conduce más deprisa que otros. Hacen carreras de coches en unos circuitos; algo que sin duda tiene que ser por lo menos casi tan apasionante de ver como un juego de canicas o una carrera de chapas en el patio de un cole. ¿Necesitamos de verdad saber tanto sobre ese individuo?

Por mi parte, propongo una campaña con el lema “Tolerancia Cero a las Grandes Citas”. Menudo castigo para una ciudad como Madrid, que ya sufre más de lo que merece cualquier población en tiempo de paz.

Que no venga por aquí el Papa. Que no venga ninguna gran exposición de ningún pintor cuya firma pueda estamparse en banderas para izar por todo el museo. Que no venga ni una sola leyenda viva más de la música. Que no venga el tío Gilito ése de Eurovegas. Que no vengan ni los americanos.

Porque ahora, para que haya entusiasmo popular, nuestros gobernantes dirán que lo hacen por nuestro bien, que es fuente de riqueza para la ciudad, que promociona su Marca España, que igual hasta ligamos con guiris, que nuestros sueños se van a hacer por fin realidad y cuantas pamplinas se les ocurran.

Ya vinieron una vez, ustedes se acordarán, siendo alcalde Pepe Isbert: Luig G. Berlanga lo retrató para siempre en Bienvenido Mister Marshall.

Por lo menos, que intenten explicarnos por qué narices tenemos que interesarnos en sus Juegos Olímpicos. Me temo que les saldrá un discursito a la manera de Pepe Isbert: “Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar. Que yo, como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación, y esa explicación que os debo, os la voy a pagar, porque yo, como alcalde vuestro que soy....”

Al menos nos reiríamos un rato.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha