La portada de mañana
Acceder
Un 10% de la población tiene que viajar más de dos horas al día para tratarse un cáncer
Sánchez reivindica la geometría variable en el Parlamento
OPINIÓN | Zabihullah Karimullah se ha ido, por Elisa Beni

El Gobierno regional resalta la “buena salud” de la ayuda a domicilio en plena ola de protestas en Ciudad Real

El sistema de ayuda a domicilio, uno de los más importantes en Castilla-La Mancha debido a las particularidades de la población, goza de “buena salud”. Así lo ha dicho la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano durante un debate general sobre esta cuestión solicitado por el Grupo Popular y que se produce en plena ola de paros y protestas de las trabajadoras de este sector en la provincia de Ciudad Real.

La encargada de abrir el debate ha sido la diputada de Ciudadanos Elena Jaime, quien ha comenzado reprochando a PSOE y PP que solo vayan a las Cortes a enfrentarse y les ha pedido que dejen atrás el “tacticismo”, para pedir a ambos grupos la elaboración conjunta de una nueva ley regional de mayores. Una Ley, ha proseguido, que deje a un lado la “frialdad numérica y el aislamiento masivo” de los mayores de la región en centros asistenciales. “Tratan a nuestros mayores como personas con incapacidad plena”, ha reprochado al Gobierno regional, para pedir que también se incluya una estrategia contra la soledad.

También ha apuntado que los profesionales de ayuda a domicilio de Castilla-La Mancha tienen “un problema serio que se llama Junta de Comunidades”, por lo que también ha pedido dentro de esta norma que proponen desde Cs ampliar las prestaciones de este servicio poniendo en valor a sus trabajadores.

Por su parte, la diputada del PP María Roldán ha señalado que las personas que se dedican al servicio de ayuda a domicilio, de las que ha reconocido su labor, “no son ni han sido” la prioridad del Gobierno autonómico. “Sitúan lo social en el centro de su discurso pero vacían esta palabra de significado”.

“Los ayuntamientos pedimos un cambio en el modelo de gestión de ayuda a domicilio porque no podemos más y la Junta lo ha convertido en insostenible”, ha manifestado, para lamentar que el Ejecutivo regional “abandonara” a los mayores cuando pidieron a los consistorios dejar de prestar el servicio en pandemia. También ha lamentado la actitud de la Junta con los convenios que se firman con los ayuntamientos criticando el precio por hora que se paga en la región. “Lo que aporta la Junta es totalmente insuficiente y son los usuarios y los ayuntamientos lo que afrontan subidas y gastos extraordinarios”, ha concluido.

La prestación mejor valorada

La consejera de Bienestar Social ha sido la encargada de cerrar el debate para afirmar que el servicio de ayuda a domicilio de Castilla-La Mancha es una de las prestaciones del servicio a la dependencia mejor valorada tanto por usuarios como por ayuntamientos. Así, ha señalado que se firman 683 convenios cada año, que tuvo un presupuesto de 48,5 millones de euros en 2021 y que se llevaron a cabo más de cinco millones de horas, comparando estos datos con la legislatura del PP donde García Torijano ha afirmado que se “recortó este servicio notablemente”.

Es por ello por lo que ha señalado que este servicio “goza de buena salud”, que la apuesta del Gobierno regional “es firme” y que se demuestra con más presupuesto, más empleo, acciones “innovadoras” de formación para el personal y una mejor colaboración con los ayuntamientos.

“Por tanto, cuando se escuchan declaraciones como las del presidente regional del PP en las que lamenta que se haya abandonado este servicio, me preocupa porque es un claro ejemplo de que no sabe de lo que habla porque si considera que reforzar, ampliar y profesionalizar un servicios es abandonarlo, esta muy lejos de poder gestionarlo”, ha concluido.

Este debate coincide con el inicio esta semana de las protestas que las trabajadoras del servicio de la Ayuda a Domicilio están llevando a cabo por toda la provincia de Ciudad Real para la mejora de su convenio colectivo.

El sistema de ayuda a domicilio, uno de los más importantes en Castilla-La Mancha debido a las particularidades de la población, goza de “buena salud”. Así lo ha dicho la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano durante un debate general sobre esta cuestión solicitado por el Grupo Popular y que se produce en plena ola de paros y protestas de las trabajadoras de este sector en la provincia de Ciudad Real.

La encargada de abrir el debate ha sido la diputada de Ciudadanos Elena Jaime, quien ha comenzado reprochando a PSOE y PP que solo vayan a las Cortes a enfrentarse y les ha pedido que dejen atrás el “tacticismo”, para pedir a ambos grupos la elaboración conjunta de una nueva ley regional de mayores. Una Ley, ha proseguido, que deje a un lado la “frialdad numérica y el aislamiento masivo” de los mayores de la región en centros asistenciales. “Tratan a nuestros mayores como personas con incapacidad plena”, ha reprochado al Gobierno regional, para pedir que también se incluya una estrategia contra la soledad.

También ha apuntado que los profesionales de ayuda a domicilio de Castilla-La Mancha tienen “un problema serio que se llama Junta de Comunidades”, por lo que también ha pedido dentro de esta norma que proponen desde Cs ampliar las prestaciones de este servicio poniendo en valor a sus trabajadores.

Por su parte, la diputada del PP María Roldán ha señalado que las personas que se dedican al servicio de ayuda a domicilio, de las que ha reconocido su labor, “no son ni han sido” la prioridad del Gobierno autonómico. “Sitúan lo social en el centro de su discurso pero vacían esta palabra de significado”.

“Los ayuntamientos pedimos un cambio en el modelo de gestión de ayuda a domicilio porque no podemos más y la Junta lo ha convertido en insostenible”, ha manifestado, para lamentar que el Ejecutivo regional “abandonara” a los mayores cuando pidieron a los consistorios dejar de prestar el servicio en pandemia. También ha lamentado la actitud de la Junta con los convenios que se firman con los ayuntamientos criticando el precio por hora que se paga en la región. “Lo que aporta la Junta es totalmente insuficiente y son los usuarios y los ayuntamientos lo que afrontan subidas y gastos extraordinarios”, ha concluido.

La prestación mejor valorada

La consejera de Bienestar Social ha sido la encargada de cerrar el debate para afirmar que el servicio de ayuda a domicilio de Castilla-La Mancha es una de las prestaciones del servicio a la dependencia mejor valorada tanto por usuarios como por ayuntamientos. Así, ha señalado que se firman 683 convenios cada año, que tuvo un presupuesto de 48,5 millones de euros en 2021 y que se llevaron a cabo más de cinco millones de horas, comparando estos datos con la legislatura del PP donde García Torijano ha afirmado que se “recortó este servicio notablemente”.

Es por ello por lo que ha señalado que este servicio “goza de buena salud”, que la apuesta del Gobierno regional “es firme” y que se demuestra con más presupuesto, más empleo, acciones “innovadoras” de formación para el personal y una mejor colaboración con los ayuntamientos.

“Por tanto, cuando se escuchan declaraciones como las del presidente regional del PP en las que lamenta que se haya abandonado este servicio, me preocupa porque es un claro ejemplo de que no sabe de lo que habla porque si considera que reforzar, ampliar y profesionalizar un servicios es abandonarlo, esta muy lejos de poder gestionarlo”, ha concluido.

Este debate coincide con el inicio esta semana de las protestas que las trabajadoras del servicio de la Ayuda a Domicilio están llevando a cabo por toda la provincia de Ciudad Real para la mejora de su convenio colectivo.

El sistema de ayuda a domicilio, uno de los más importantes en Castilla-La Mancha debido a las particularidades de la población, goza de “buena salud”. Así lo ha dicho la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano durante un debate general sobre esta cuestión solicitado por el Grupo Popular y que se produce en plena ola de paros y protestas de las trabajadoras de este sector en la provincia de Ciudad Real.

La encargada de abrir el debate ha sido la diputada de Ciudadanos Elena Jaime, quien ha comenzado reprochando a PSOE y PP que solo vayan a las Cortes a enfrentarse y les ha pedido que dejen atrás el “tacticismo”, para pedir a ambos grupos la elaboración conjunta de una nueva ley regional de mayores. Una Ley, ha proseguido, que deje a un lado la “frialdad numérica y el aislamiento masivo” de los mayores de la región en centros asistenciales. “Tratan a nuestros mayores como personas con incapacidad plena”, ha reprochado al Gobierno regional, para pedir que también se incluya una estrategia contra la soledad.