El Ayuntamiento de Sotosalbos retira las cámaras de vigilancia que instaló sin autorización

Cámara en una farola en la carretera de acceso a Sotosalbos.

El Ayuntamiento de Sotosalbos (Segovia) ha retirado ya la decena de cámaras de videovigilancia que instaló sin autorización, tal y como informó elDiario.es este martes. Los dispositivos se desmontaron el miércoles, aunque llevaban varias semanas colocado en varias calles, algunas muy cercanas a la del senador autonómico Javier Maroto, que se empadronó en el municipio para poder conseguir el escaño.

Tal y como informó este diario, el Ayuntamiento compró las 10 cámaras y después pidió autorización a la Subdelegación del Gobierno para ponerlas en funcionamiento. El permiso se denegó puesto que el Ayuntamiento ni tiene competencias en Seguridad Ciudadana ni se han dado circunstancias para apostar por ese sistema. El Consistorio argumentó en su escrito que quería colocar cámaras para asegurarse de que los vecinos usaban correctamente los contenedores y el punto limpio, y también por algunos problemas de orden público. A pesar de la negativa, las cámaras se colocaron, tal y como pudo comprobar la Guardia Civil este martes. Según el Ayuntamiento "no estaban enganchadas" a ningún sitio y las imágenes no llegaban a ninguna parte. Sin embargo, tal y como pudo saber elDiario.es, el tipo de dispositivo elegido por Sotosalbos no envía las imágenes sino que las almacena en una tarjeta de memoria dentro de la propia cámara.

La videovigilancia en las calles es una medida que sólo pueden solicitar las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que también requieren autorización, entre otras la de la Agencia Española de Protección de Datos. La instalación de cámaras no es habitual y requiere que haya proporcionalidad. En la mayoría de las ocasiones, un motivo de seguridad no basta para invadir el derecho a la intimidad de las personas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats