La portada de mañana
Acceder
Casado lanza al PP a la calle contra el Gobierno
ESPECIAL | Una invasión biológica imparable se extiende por España
OPINIÓN | Mundo rico y estúpido, por Antón Losada

La consellera catalana de Universidades ficha por 58.000 euros al año a un asesor sin título universitario

El departamento de Investigación y Universidades de la Generalitat de Catalunya ha fichado como asesor de la consellera Gemma Geis (JxCat) a Alexander Golovin, estudiante sin título universitario y exdirector de programas del Institut Ostrom, un 'think tank' de tendencia liberal e impulsor de una campaña a favor de la "profesionalización de la administración". Golovin percibirá un sueldo de 57.983,60 euros anuales brutos, según las tablas salariales de la Generalitat actualizadas a 2021.

El propio Golovin ha explicado que su función consistirá en escribir los discursos de la consellera y "ayudar en el relato del departamento". El Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) añade a esas labores el apoyo a la consellera en las "políticas estratégicas del departamento" y el asesoramiento "sobre tendencias y factores económicos que permitan prefigurar escenarios de futuro", así como hacer "análisis de impacto" de las iniciativas de la conselleria.

El nuevo asesor, nacido en 1999, no dispone de graduación universitaria. Empezó Relaciones Internacionales en la Universidad Ramon Llull pero lo dejó, y actualmente cursaba Estudios Hebreos en la Universidad de Barcelona (UB). Golovin ha añadido que su intención es matricularse de tercer curso, aunque ha admitido que va "un poco tarde". Tanto Golovin como la conselleria han confirmado que entre los requisitos para optar al puesto no se reclama un título universitario, ni un determinado número de publicaciones científicas o trabajos académicos, ni experiencia laboral.

Desde la conselleria han asegurado que Golovin fue el mejor candidato de entre cinco personas a las que evaluaron para el puesto, y han defendido que ni el título ni la experiencia laboral en el ámbito universitario eran "imprescindibles" para este puesto. Pese a tratarse de un cargo de confianza, Universidades decidió llevar a cabo un proceso de selección con cinco aspirantes y que consistió en desarrollar un proyecto vinculado a políticas universitarias, un discurso y una entrevista.

"Se buscaba a una persona que pudiese hacer control de proyectos estratégicos, gestión de información y datos, análisis de políticas. Él es una persona con conocimientos profundos de política", han indicado fuentes de la conselleria. Desde el departamento han recordado que Golovin es miembro de la sección de Estudios Políticos, Jurídicos y Sociales del Ateneu Barcelonès, del think tank liberal Instituto Ostrom y ha sido analista político varios en medios de comunicación.

El Institut Ostrom, del que Golovin ha sido director de programas hasta su incorporación a la conselleria, impulsó el manifiesto 'Por una dirección pública profesional", en el que consideraba "imperativo" un cambio profundo en la administración pública que supusiera el abandono de "pautas de confianza y discrecionalidad" y la incorporación de los principios de transparencia, publicidad, competencia, concurrencia y aptitud en la designación del personal directivo. "La sumisión de la continuidad en el ejercicio debe ser en función de la evaluación de resultados y no del ciclo electoral", sentenciaba el manifiesto.

El Institut Ostrom también se ha posicionado públicamente en contra de la rebaja de tasas universitarias, política que ha llevado a cabo recientemente Universidades, y la ley catalana de regulación del precio de los alquileres y se ha mostrado partidario de una rebaja generalizada de impuestos. Pese a tener su sede en Catalunya, el pasado mes de agosto el instituto explicó que ha colaborado con el gobierno de la Comunidad de Madrid, que pilota Isabel Díaz–Ayuso (PP), en su propuesta fiscal.

El departamento de Investigación y Universidades de la Generalitat de Catalunya ha fichado como asesor de la consellera Gemma Geis (JxCat) a Alexander Golovin, estudiante sin título universitario y exdirector de programas del Institut Ostrom, un 'think tank' de tendencia liberal e impulsor de una campaña a favor de la "profesionalización de la administración". Golovin percibirá un sueldo de 57.983,60 euros anuales brutos, según las tablas salariales de la Generalitat actualizadas a 2021.

El propio Golovin ha explicado que su función consistirá en escribir los discursos de la consellera y "ayudar en el relato del departamento". El Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) añade a esas labores el apoyo a la consellera en las "políticas estratégicas del departamento" y el asesoramiento "sobre tendencias y factores económicos que permitan prefigurar escenarios de futuro", así como hacer "análisis de impacto" de las iniciativas de la conselleria.

El nuevo asesor, nacido en 1999, no dispone de graduación universitaria. Empezó Relaciones Internacionales en la Universidad Ramon Llull pero lo dejó, y actualmente cursaba Estudios Hebreos en la Universidad de Barcelona (UB). Golovin ha añadido que su intención es matricularse de tercer curso, aunque ha admitido que va "un poco tarde". Tanto Golovin como la conselleria han confirmado que entre los requisitos para optar al puesto no se reclama un título universitario, ni un determinado número de publicaciones científicas o trabajos académicos, ni experiencia laboral.

Desde la conselleria han asegurado que Golovin fue el mejor candidato de entre cinco personas a las que evaluaron para el puesto, y han defendido que ni el título ni la experiencia laboral en el ámbito universitario eran "imprescindibles" para este puesto. Pese a tratarse de un cargo de confianza, Universidades decidió llevar a cabo un proceso de selección con cinco aspirantes y que consistió en desarrollar un proyecto vinculado a políticas universitarias, un discurso y una entrevista.

"Se buscaba a una persona que pudiese hacer control de proyectos estratégicos, gestión de información y datos, análisis de políticas. Él es una persona con conocimientos profundos de política", han indicado fuentes de la conselleria. Desde el departamento han recordado que Golovin es miembro de la sección de Estudios Políticos, Jurídicos y Sociales del Ateneu Barcelonès, del think tank liberal Instituto Ostrom y ha sido analista político varios en medios de comunicación.

El Institut Ostrom, del que Golovin ha sido director de programas hasta su incorporación a la conselleria, impulsó el manifiesto 'Por una dirección pública profesional", en el que consideraba "imperativo" un cambio profundo en la administración pública que supusiera el abandono de "pautas de confianza y discrecionalidad" y la incorporación de los principios de transparencia, publicidad, competencia, concurrencia y aptitud en la designación del personal directivo. "La sumisión de la continuidad en el ejercicio debe ser en función de la evaluación de resultados y no del ciclo electoral", sentenciaba el manifiesto.

El Institut Ostrom también se ha posicionado públicamente en contra de la rebaja de tasas universitarias, política que ha llevado a cabo recientemente Universidades, y la ley catalana de regulación del precio de los alquileres y se ha mostrado partidario de una rebaja generalizada de impuestos. Pese a tener su sede en Catalunya, el pasado mes de agosto el instituto explicó que ha colaborado con el gobierno de la Comunidad de Madrid, que pilota Isabel Díaz–Ayuso (PP), en su propuesta fiscal.

El departamento de Investigación y Universidades de la Generalitat de Catalunya ha fichado como asesor de la consellera Gemma Geis (JxCat) a Alexander Golovin, estudiante sin título universitario y exdirector de programas del Institut Ostrom, un 'think tank' de tendencia liberal e impulsor de una campaña a favor de la "profesionalización de la administración". Golovin percibirá un sueldo de 57.983,60 euros anuales brutos, según las tablas salariales de la Generalitat actualizadas a 2021.

El propio Golovin ha explicado que su función consistirá en escribir los discursos de la consellera y "ayudar en el relato del departamento". El Diari Oficial de la Generalitat (DOGC) añade a esas labores el apoyo a la consellera en las "políticas estratégicas del departamento" y el asesoramiento "sobre tendencias y factores económicos que permitan prefigurar escenarios de futuro", así como hacer "análisis de impacto" de las iniciativas de la conselleria.

Etiquetas
13 de septiembre de 2021 - 19:53 h