eldiario.es

Menú

Ocho retos ‘malditos’ de las pymes castellano-manchegas y un solo triunfo estimable

La pequeña y mediana empresa avanza en financiación, internacionalización y digitalización pero retrocede en capital humano

"La incorporación de docentes del mundo empresarial a la universidad no es suficiente para que los estudiantes reciban formación acorde a lo que las empresas están pidiendo”

"No se ha avanzado" en un verdadero Sistema Público de Innovación en Castilla-La Mancha

- PUBLICIDAD -
pymes

Foto: Pixabay

Se cumple el ecuador del Plan Estratégico de las Pymes de Castilla-La Mancha 2016-2020. Un documento elaborado por la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM) en colaboración con las empresas que será revisado este año para actualizar indicadores económicos y marcar la ‘hoja de ruta’ a la pequeña y mediana empresa regional.

Analizamos con Félix Peinado, secretario general de CECAM, lo que ha pasado en los dos primeros años de un plan que se articula en torno a seis grandes líneas estratégicas: dimensión empresarial; entorno normativo; mejora de la financiación; capital humano, mercados internacionales e innovación y empresa digital

¿Cómo es la pyme castellano-manchega en la actualidad? “Llevamos varios años de crecimiento económico”, dice Peinado, para advertir que “estamos asistiendo a una desaceleración. Todos los expertos dicen que en 2018 creceremos, pero menos. La razón es que no se están acometiendo medidas. Estamos viviendo de las rentas de las que se tomaron durante la crisis”. Y ese rastro de la crisis en las pymes castellano-manchegas se refleja en el hecho de que “muchas aún están en pérdidas, no han alcanzado el umbral de la rentabilidad”. En el lado positivo, Peinado apunta una “estructura de financiación más sólida”.

Algunas propuestas de las pymes castellano-manchegas se vieron reflejadas en el  Pacto por la Recuperación Económica regional que se firmó en septiembre de 2016 entre Gobierno regional, sindicatos y empresarios, sobre todo en aspectos como la financiación empresarial, la innovación o la internacionalización. Pero su puesta en práctica “va despacio”, dice Peinado, quien teme que el ritmo (lento) de la ejecución presupuestaria o de las convocatorias impida cumplir los objetivos previstos hasta 2020.  

Durante los años más intensos de la crisis, y en el periodo 2008-2014, la economía castellano-manchega se contrajo a un ritmo de un 1,6% anual, desaparecieron el 10% las empresas ( 14.728 concretamente” y  12.112 autónomos, es decir, un 8% del total en la región. Ahora, los objetivos de las pymes son muchos y casi ninguno termina de concretarse:

  1. - Incrementar el tamaño medio de las pymes de Castilla-La Mancha

Más del 99% de las empresas de Castilla-La Mancha son pymes (unas 150.000). “A la dimensión empresarial no se le da la grandísima importancia que tiene”, lamenta el secretario general de CECAM, porque de eso depende que puedan innovar o internacionalizarse y por tanto ser más competitivas. La competencia es, sobre todo, del Gobierno central. “No se está haciendo nada para que las empresas crezcan y no se estanquen”.

El Ejecutivo central planteó una posible ley "para establecer medidas concretas y fijar acciones para evitar las cortapisas al crecimiento pero está estancada en el Congreso”.

  1. - Aumentar I+D+i, creando un verdadero Sistema Público de Innovación de Castilla-La Mancha

Es uno de los aspectos que recoge el Pacto por la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha. “No se ha avanzado”. Las iniciativas relacionadas con la innovación son una de las competencias de la Junta castellano-manchega. CECAM echa de menos acciones en este aspecto porque, como organización empresarial, solo han podido ayudar a las empresas a realizar el “tránsito” hacia lo digital, en particular hacia el marketing y no tanto en lo que tiene que ver con la digitalización de procesos o de los sistemas de información porque “lo que más nos demandan las empresas es cómo relacionarse con sus clientes usando sobre todo las redes sociales”.  

  1. - Reducir la carga administrativa para las empresas

Uno de los objetivos del plan pasa por reducir y simplificar la carga administrativa a la que deben hacer frente las pymes “eliminando los incentivos perversos de la normativa que afectan a sus decisiones productivas y societarias”. En 2011, un informe del Ministerio de Hacienda señalaba a Castilla-la Mancha como la región donde más difícil resultaba crear una empresa (administrativamente hablando).

CECAM ya participa en un grupo nacional de trabajo “para simplificar” las cargas administrativas tanto para crear una empresa como para desarrollar la actividad ordinaria. “Se están consiguiendo pequeños cambios”.

En el ámbito regional, se firmó un acuerdo con la Junta para el mismo fin que incluía la creación de un Foro para la agilización administrativa en creación de empresas que, comenta Peinado, “se constituyó en diciembre pero no podemos hablar aún de medidas”.

  1. - Reforzar la lucha contra la economía sumergida en la región

“No será porque no lo decimos pero seguimos igual. Tenemos un país con muchos niveles en las administraciones, unas se pasan la pelota a las otras y parece que no es responsabilidad de nadie”, lamenta Félix Peinado, quien explica que la queja de los empresarios se refiere a que “aquel que está establecido en un lugar recibe todas las inspecciones del mundo, que no decimos que no las tenga que recibir, pero que a quien ejerce una actividad ilegal nadie va a verle”. En opinión de Peinado “es algo que perjudica a todos: a la economía, a las condiciones del empleo y al Estado en su capacidad de recaudación”.

CECAM no maneja datos sobre hasta dónde llega la economía sumergida regional aunque apunta que la Unión Europea señala que en nuestro país el porcentaje se eleva al 18% de la actividad económica.

  1. - Garantizar la unidad de mercado

Hoy existen 17 legislaciones diferentes (una por cada comunidad autónoma) a la hora de poner en macha una empresa y no hay  coordinación entre las administraciones para compartir la información. “Era uno de los problemas que nos trasladaban las empresas”, comenta Peinado, pero este sigue siendo un campo “difícil” porque “las comunidades autónomas deben querer y dejarse coordinar”.

  1. - La fuentes de financiación alternativas a los bancos

En este caso los resultados en cuanto a objetivos conseguidos se quedan a medio camino. A finales de verano de 2017 el Gobierno regional  presentó (“por fin”, dice Peinado) el  Plan Financia Adelante como estrategia para ayudar a la puesta en marcha de proyectos empresariales.

“Lo que hay que analizar es si está teniendo ejecución y desarrollo. Pedimos que se consolidase la Sociedad de Garantía Recíproca (Aval Castilla-La Mancha) como herramienta para ayudar a las pymes a financiarse y algo hemos conseguido con una dotación económica que se aprobó a finales de año”.  

Hoy es más fácil y barato acceder al préstamo pero “lo que hace falta es que el entorno acompañe, con incentivos para invertir a largo plazo y eso está en el aire”.  Una flexibilidad financiera pese a la que, dice el secretario general de los empresarios castellano-manchegos, no implica la repetición de “burbujas” económicas como la del sector de la construcción antes de la crisis.

  1. - Revisar el sistema educativo y su encaje con las necesidades de las empresas de la región

El eje del Plan Estratégico de las Pymes relacionado con el capital humano “es el que peor ha ido y es la base para construir un sistema competitivo”. Entre otras cosas porque, al igual que ocurre con la legislación para crear empresas, también hay 17 tipos de formación dual en España. “No hay coordinación y al modelo nacional no le vemos encaje con las empresas”. Y es que “no existe planificación” y ni siquiera hay “correspondencia con la estructura productiva de los territorios”.

CECAM dice mantener “la fe” en el sistema de Formación Profesional Dual pese a las dificultades de aplicación a la pyme pero “no vemos grandes avances”. A eso se suma que el sistema de formación continua en las empresas “se está desmoronando” porque pese a los cambios introducidos en los últimos años “no sabemos qué modelo queremos” y, sobre todo, la cuota que las empresas destinan a Formación Profesional “no está revirtiendo en formación y las empresas están pagando mucho más de lo que reciben a cambio”, sostiene Peinado.

  1. - La relación empresa-universidad

La actual relación entre los empresarios y la Universidad de Castilla-La (UCLM) “no es mala” y sin embargo hay un ‘pero’. “El modelo universitario es muy doctrinal y académico y la incorporación de docentes del mundo empresarial, por cuestiones presupuestarias, no es suficiente para que los estudiantes reciban formación acorde a lo que las empresas están pidiendo”.

CECAM ni siquiera  ha sido consultada “de manera formal” sobre el Plan Estratégico que prepara la UCLM para  definir su futuro a medio plazo, vinculado entre otras cosas a titulaciones que tengan salida en el mercado laboral y empresarial regional.

  1. - Diversificar el mercado, en particular a través de la internacionalización

“Aquí sí podemos sacar pecho porque las empresas de Castilla-La Mancha están funcionando muy bien en los mercados internacionales. Están creciendo a niveles de dos dígitos año tras año en exportaciones”, comenta. El último dato del Instituto de Comercio Exterior de España (ICEX) refleja  que la exportación en 2017 creció más de un 9% y lo hizo por valor de 6.477 millones de euros (casi el 20% del PIB regional). “Es un avance muy grande”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha