eldiario.es

9

Cultura

CRÍTICA

'Una íntima convicción', el caso que sacudió Francia con un 'crimen perfecto' que nunca se probó

Llega a nuestros cines el debut en el largometraje del realizador francés Antoine Raimbault, un drama judicial que reflexiona sobre la mediatización de la justicia

La cinta está basada en el Affaire Suzanne Viguier, una desaparición real de una mujer por la que su marido fue acusado de asesinato y juzgado en dos ocasiones

C:\fakepath\una-intima-conviccion-07.jpg

Laurent Lucas interpreta a Jacques Viguier, acusado del asesinato de su esposa, en 'Una íntima convicción'

A principios de los 2000, el conocido como Affaire Suzanne Viguier dividió a la sociedad francesa ante la culpa, el odio infundado y la polarización de opiniones propias de cualquier juicio mediatizado en la sociedad de la información actual.

Suzanne Blanch se casó con Jacques Viguier en 1988. Ella era profesora de baile, él profesor de derecho en la universidad. Tuvieron tres hijos. Clémence tenía once años y los gemelos Guillaume y Nicolas tenían apenas tres cuando ella desapareció. Se esfumó sin dejar rastro. De la noche a la mañana se desvanecieron su cartera, su teléfono y su pasaporte. Nunca más se supo. 

Al poco tiempo Jacques Viguier fue acusado de su asesinato. Olivier Durandet, amante de Suzanne, defendía que el profesor de derecho era el responsable de la desaparición y de haberla asesinado. Entonces se abrió una investigación que duró casi diez años, rodeada de un ruido mediático ensordecedor, que culminó con un juicio en 2009, del que Viguier resultó absuelto.

Un año después se enfrentó a una apelación del juicio y fue absuelto de nuevo.  Ahora el realizador francés Antoine Raimbault retrata en Una íntima convicción este segundo proceso judicial, mezclando realidad y ficción para reflexionar sobre lo que el caso significó para la sociedad y la justicia francesas.

Juicios paralelos y otros demonios

Nunca hubo ninguna prueba fehaciente del crimen de Viguier. No se pudo probar un móvil para el presunto asesinato. Ni tampoco se encontró el cuerpo de la supuesta víctima. Pero nada de eso impidió que una década de juicios paralelos, titulares en la prensa de todo el país, y encendidos debates en lo privado y en lo público marcasen a fuego tanto a la sociedad francesa como a los implicados en el caso.

En Una íntima convicción, Antoine Raimbault antepone el discurso y la reflexión a la documentación estricta. Y lo hace para jugar con su propuesta, para hacer reflexionar al espectador sobre lo que supone especular, deducir y lanzar acusaciones cuando estas no se fundan en hechos. 

Por eso, su primer largometraje plantea un drama que mezcla con habilidad pasajes textuales del juicio a Viguier, hechos reales y probados, con puras invenciones, especulaciones e imaginaciones. Se permite añadir personajes ficticios que alteran de forma esencial el relato hasta el punto que la protagonista del filme, de hecho, es un personaje de ficción.

C:\fakepath\una-intima-conviccion-08.jpg

Nora -Marina Foïs- aborda al abogado Eric Dupond-Moretti -Olivier Gourmet-.

En la película, Nora -interpretada por una muy implicada Marina Foïs-, es una mujer como cualquier otra. Una ciudadana anónima que trabaja como chef en un restaurante. Aparentemente no tiene nada que ver con el caso, pero conoce a Clémence, hija mayor de Jacques Viguier, porque le da clases de matemáticas a su hijo de doce años. 

Nora ha seguido el juicio y cree en la inocencia del padre de Clémence. Así que contacta con un prestigioso abogado penalista llamado Eric Dupond-Moretti -a quien da vida Olivier Gourmet-. Este le dice que acepta el caso si le ayuda en el proceso de documentación y transcripción de cientos de horas de grabaciones telefónicas de los implicados en el caso. Nora acepta y termina por caer en una espiral de obsesión por el caso de consecuencias inesperadas.

Pero resulta que Nora no existió. Y sin embargo, a través de su obsesión podemos comprobar y vivir el estado de alerta, el grado de histeria colectiva que se pudo vivir en Francia con el Affaire Suzanne Viguier. A través de su historia, de las discusiones que mantiene en el trabajo  o con su hijo, vemos lo polarizado de un debate público que termina por enfrentar a ciudadanos entre sí. Raimbault inventa a un protagonista con el que cualquier persona que siguiese el caso se puede identificar. Y tensa la cuerda para componer un inteligente ejercicio de alegoría social vestida de thriller clásico.

C:\fakepath\una-intima-conviccion-05.jpg

Nora y Dupond-Moretti investigan las horas y horas de grabaciones telefónicas del caso.

Deconstruir el género, construir el discurso

En sus clases en la universidad, Viguier se reconocía como un auténtico cinéfilo. Había escrito múltiples ensayos sobre el séptimo arte y utilizaba ejemplos de western e incluso de musicales para hacer reflexionar a sus alumnos sobre distintos aspectos del derecho penal.

Se reconocía fan de Hitchcock, algo que fue suficiente para que determinada prensa, alimentada por rumores extendidos en las aulas, asegurase que se había inspirado en el realizador británico para llevar a cabo el asesinato. Incluso se decía que había impartido cursos sobre si podía existir el crimen perfecto, y que este lo había llevado a la práctica con el asesinato de Suzanne Viguier. Todo ello falso, pero no por ello menos dañino para su imagen.

En determinada escena de la película, Antoine Raimbault retrata con precisión casi quirúrgica un interrogatorio que el juez le hizo al profesor de derecho el primer día de un proceso que duró tres semanas. El juez le preguntó al acusado si había alguna película de Hitchcock que le recordase a su caso, a lo que Viguier, no sin titubear, respondió que tal vez recordase a Alarma en el expreso -Une femme disparaît en francés-. El juez admite que es un buen título pero que él había imaginado que diría otro otro título que se ajustaba mejor a su situación: estaba pensando en Falso culpable.

En la primera, una institutriz interpretada por May Whitty desaparecía sin dejar rastro en un trayecto de tren. En la segunda, Herny Fonda era detenido y acusado de una serie de hurtos perpetrados en su barrio, con los que él no tenía absolutamente nada que ver. La primera es un thriller inteligentísimo y juguetón, la segunda un drama negro basado en un hecho real acontecido en 1953.

Esta escena, y su inclusión en la película, no es casual. Una íntima convicción se construye como un thriller y se resuelve como drama judicial, pero hunde sus raíces más en lo discursivo y en lo político de lo que cabría esperar. Y eso lleva a su director a deconstruir las claves formales de los géneros con los que juega, para proponer un estimulante rompecabezas que tiene claros sus objetivos.

Solo que no llega a ellos mediante un relato clásico ni obvio. El relato pone trampas al espectador, le incomoda y le confunde. Huye de un esquema clásico en el que una pista lleva a otra que conduce a la resolución del caso porque aquí lo importante no es resolver qué ocurrió con Suzanne.

Su fallecimiento no se ha podido confirmar. Ese interrogante sigue abierto y sin respuesta. Según el filme, de las más de 40.000 personas que desaparecen al año en Francia, quedan sin resolver 10.000 casos. Pero Una íntima convicción nos quiere hacer reflexionar sobre qué pasa si, sin pruebas, acusamos y hacemos subir al cadalso quienes creamos responsables de esos 10.000 casos por resolver. Si contestamos nosotros a los interrogantes creyéndonos juez, jurado y verdugo.

C:\fakepath\una-intima-conviccion-01.jpg

Nora -Marina Foïs- subiendo los peldaños del juzgado en 'Una íntima convicción'

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha