Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Guatemaltecos fomentan el tatuaje como arte en la "Expo Tattoo" internacional

Artistas guatemaltecos y de Centroamérica participan en el "Expo Tatto" 2020, en Ciudad de Guatemala, los organizadores esperan que se reconozca el tatuaje como una forma de expresión artistica y se rompan los tabúes de los tatuajes ligados con la delincuencia y las pandillas en el país.

EFE

Guatemala —

0

Uno de los hoteles más exclusivos de la capital guatemalteca es la sede de la octava edición de la "Expo Tattoo", una feria de carácter internacional en la que tanto organizadores como tatuadores fomentan la tinta sobre la piel como un arte en un país conservador.

La sala de exposiciones y conferencias del Hotel Intercontinental estaba tomada este sábado en el inicio de la exposición de dos días 103 tatuadores demostrando sus habilidades con las máquinas que marcan con tinta permanente la piel de los fanáticos de esta práctica, cada vez más solicitada en el plano local e internacional.

Esta ocasión, Guatemala acogió a artistas de la talla de la canadiense Sabrina Sawyers, el puertorriqueño Babiery Hernández o el peruano Stefano Alcántara, reconocidos mundialmente como integrantes de la élite de este arte en el que el fresco se impregna en los cuerpos de los usuarios.

EL GUASÓN EN GUATEMALA

Caras de dolor en los pasillos que se transformaban a paciencia al paso de las cámaras, entumecimiento de manos, dibujos de lobos, retratos de amores o personajes icónicos o hasta un Guasón, la aclamada película que protagonizó en 2019 el ganador del Oscar Joaquin Phoenix, todo convergió en el tercer nivel del hotel.

El Guasón camina por uno de los pasillos, fuera del salón principal, impregnado en la pantorrilla de Luis Mezquita, de 32 años; un entusiasta de los tatuajes y de la película protagonizada por Phoenix, y que estaba viendo otros trabajos y esperando para retocar una de las sombras de su tatuaje.

Sobre la pantorrilla de perfil y en el tobillo de frente forzando con los dedos una sonrisa, Mezquita lleva para siempre sobre sí mismo dos grandes momentos de Phoenix en la película y del personaje en sí mismo del Guasón, que le representan "la esencia de la sociedad contaminada".

DE HONDURAS PARA GUATEMALA

En el salón principal, una de las casetas sobresalía una bandera de Honduras. Allí, cinco amigos tatuadores se marcaban unos a otros, por tiempos, distintos tatuajes y mostraban al público sus obras impresas y conseguían contactos.

Henry Rodríguez, con 22 años de experiencia y fundador de Status Tattoos, uno de los primeros en existir en Honduras, aseguró a la Agencia Efe que esta experiencia de la exposición era "nueva", pero "muy buena para compartir con los hermanos centroamericanos" y muy importante pues "ayuda a romper los tabú de los tatuajes, que en muchos casos ya se rompieron".

Con él venían Alberto Castro "Queza" y Obet Valladares, que llevaban trabajando en un tatuaje abstracto sobre la pantorrilla de Valladares unas tres horas y aún faltaba la mitad. El domingo, dijo a Efe Queza, "le toca a él (Obet) pintarme a mí y con eso estamos".

En la parte exterior, con el atardecer posando sobre su próxima pieza, un retrato de un anciano con un sombrero y letras asiáticas, el tatuador mexicano Luis Escobedo, de 36 años, dijo que se sentía "satisfecho" en cuanto a las expectativas de haber llegado a Guatemala a tatuar, pese a haberlo hecho ya durante 24 años.

De comenzar con una máquina que él mismo construyó y a practicar con sus amigos a los 12 años, a haber viajado por el mundo a ser un odontólogo que trabaja por citas previas -así como con sus tatuajes, aunque en un estudio en otro sitio-, Escobedo ve un auge del arte que derrumba mitos conservadores.

UN DESTINO CULTURAL

La "Expo Tatto" tuvo sus inicios en 2007, en un Festival Cultural del Centro Histórico, impulsada por José Farnés, un migrante guatemalteco que decidió regresar por su cuenta a Guatemala tras 16 años y una vida en EE.UU. con el objetivo de promover la cultura y poner un bar en la capital guatemalteca.

Farnés, que no tiene un solo tatuaje marcado en la piel, contó que después de esos esfuerzos efímeros de conjuntar diversos artistas del tatuaje, en 2011 fue cuando nació como tal el evento con el nombre actual y con la idea de rebasar fronteras, traer a invitados y demostrar que Guatemala también puede promover el tatuaje como un arte.

"Cuando comencé no había la cantidad de tatuadores y (el tatuaje) era todavía peor visto. Creo que en un futuro habrá hasta un presidente tatuado. Ahora todo mundo se está tatuando y no tiene que ver con tener o no dinero. Eso es un cambio para países como nosotros. Así debería de ser, no debería existir ese proceso (de aceptación), pues es un arte milenario. Mentalmente algo nos hace falta", subrayó.

En un futuro, remató, "el objetivo es que este evento sea un monstruo sumando el vínculo maya que tenemos aquí y demostrar que el arte del tatuaje nos lleva a otros tiempos, a otros mundos".

Emiliano Castro Sáenz

Etiquetas
Publicado el
1 de marzo de 2020 - 03:20 h

Descubre nuestras apps

stats