La portada de mañana
Acceder
El rey emérito se blinda de pagar impuestos con su residencia fiscal en Abu Dabi
Investigación - Tres años sin noticias de la mitad oculta del archivo de Villarejo
Opinión - 'El machismo y sus burlas, herencia española', por Rosa María Artal

Bankinter descarta ofrecer inversión en criptomonedas por ser “activos para especular”

Diego Larrouy

0

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha rechazado este jueves que el banco entre al negocio de compraventa de criptomonedas o lo ofrezca como producto de inversión a sus clientes. “Son activos para especular y no nos planteamos nada con ellos”, ha asegurado la directiva en la presentación de resultados de la entidad del ejercicio 2021, en el que ha ganado 1.330 millones de euros, un resultado histórico por el impacto de la salida a Bolsa de su filial Línea Directa.

Dancausa ha asegurado que se debe separar el debate entre la tecnología blockchain, por la que se debe apostar, y los activos como las criptomonedas, en los que el banco no quiere verse inmerso. “Lo seguimos por el crecimiento que está teniendo, pero a día de hoy no se plantea ofrecer nada”, ha asegurado, dejando la puerta abierta a que si en un futuro se produce un cambio en este sector el banco pueda replantearse su posición.

Las dudas de Dancausa, además de por su naturaleza especulativa, residen en el posible impacto al que se expone el banco a nivel judicial. La directiva ha recordado la avalancha de demandas judiciales que han tenido que afrontar en el sector por cuestiones como las cláusulas suelo, las hipotecas multidivisa o los gastos hipotecarios. “Si no hay seguridad jurídica, ¿a quién se imaginan que acabarían denunciando los clientes y recibirían el respaldo de los tribunales?”, se ha cuestionado. “Hay que tener mucho cuidado”, ha incidido durante la rueda de prensa.

Por el momento, los grandes bancos se han mantenido al margen de este negocio en España, evitando entrar en un negocio sobre el que la falta de concreción legal y la alta volatilidad levantan dudas en el sector. Sin embargo, sí hay entidades como BBVA que en su filial Suiza han comenzado a ofrecer esta clase de servicios, y algunas de las entidades más relevantes a nivel internacional han comenzado a estudiar esta posibilidad, al ser activos con un valor que, con grandes cambios, ha crecido en el último año.

Es un asunto que ha levantado la preocupación de los supervisores. Tanto el Banco de España como la CNMV han mostrado su rechazo frontal a estos activos que, entre otras cuestiones, no están respaldados por los fondos de garantía de depósitos y de inversiones. Su crecimiento ha llevado a la CNMV ha publicar esta semana una circular en la que impone limitaciones a los anuncios de las plataformas que comercian criptomonedas, a las que obligará a informar en sus anuncios que las características de estos productos pueden provocar que se pierda todo lo invertido.

Dancausa también ha abordado durante la rueda de prensa un asunto que ha centrado la actualidad del sector bancario esta semana: el banco malo. El Gobierno aprobó el martes el cambio en la norma que le permitirá en los próximos días hacerse con una posición de control en la Sareb, asumiendo la mayoría del capital. Bankinter es uno de los accionistas privados, al tener el 1,7% de las acciones. La consejera delegada ha señalado que lo ocurrido con esta sociedad es “la crónica de una historia anunciada”, asegurando que la banca ya contemplaba que este fuera el final de esta iniciativa creada en 2012 por el Gobierno del PP y que ha acabado engrosando la deuda pública en 35.000 millones. Respecto a lo que afecta a las cuentas de Bankinter, Dancausa ha señalado que ya se tenía provisionado y, por tanto, el resultado va a ser neutro en su cuenta de beneficios.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha rechazado este jueves que el banco entre al negocio de compraventa de criptomonedas o lo ofrezca como producto de inversión a sus clientes. “Son activos para especular y no nos planteamos nada con ellos”, ha asegurado la directiva en la presentación de resultados de la entidad del ejercicio 2021, en el que ha ganado 1.330 millones de euros, un resultado histórico por el impacto de la salida a Bolsa de su filial Línea Directa.

Dancausa ha asegurado que se debe separar el debate entre la tecnología blockchain, por la que se debe apostar, y los activos como las criptomonedas, en los que el banco no quiere verse inmerso. “Lo seguimos por el crecimiento que está teniendo, pero a día de hoy no se plantea ofrecer nada”, ha asegurado, dejando la puerta abierta a que si en un futuro se produce un cambio en este sector el banco pueda replantearse su posición.

Las dudas de Dancausa, además de por su naturaleza especulativa, residen en el posible impacto al que se expone el banco a nivel judicial. La directiva ha recordado la avalancha de demandas judiciales que han tenido que afrontar en el sector por cuestiones como las cláusulas suelo, las hipotecas multidivisa o los gastos hipotecarios. “Si no hay seguridad jurídica, ¿a quién se imaginan que acabarían denunciando los clientes y recibirían el respaldo de los tribunales?”, se ha cuestionado. “Hay que tener mucho cuidado”, ha incidido durante la rueda de prensa.

Por el momento, los grandes bancos se han mantenido al margen de este negocio en España, evitando entrar en un negocio sobre el que la falta de concreción legal y la alta volatilidad levantan dudas en el sector. Sin embargo, sí hay entidades como BBVA que en su filial Suiza han comenzado a ofrecer esta clase de servicios, y algunas de las entidades más relevantes a nivel internacional han comenzado a estudiar esta posibilidad, al ser activos con un valor que, con grandes cambios, ha crecido en el último año.

Es un asunto que ha levantado la preocupación de los supervisores. Tanto el Banco de España como la CNMV han mostrado su rechazo frontal a estos activos que, entre otras cuestiones, no están respaldados por los fondos de garantía de depósitos y de inversiones. Su crecimiento ha llevado a la CNMV ha publicar esta semana una circular en la que impone limitaciones a los anuncios de las plataformas que comercian criptomonedas, a las que obligará a informar en sus anuncios que las características de estos productos pueden provocar que se pierda todo lo invertido.

Dancausa también ha abordado durante la rueda de prensa un asunto que ha centrado la actualidad del sector bancario esta semana: el banco malo. El Gobierno aprobó el martes el cambio en la norma que le permitirá en los próximos días hacerse con una posición de control en la Sareb, asumiendo la mayoría del capital. Bankinter es uno de los accionistas privados, al tener el 1,7% de las acciones. La consejera delegada ha señalado que lo ocurrido con esta sociedad es “la crónica de una historia anunciada”, asegurando que la banca ya contemplaba que este fuera el final de esta iniciativa creada en 2012 por el Gobierno del PP y que ha acabado engrosando la deuda pública en 35.000 millones. Respecto a lo que afecta a las cuentas de Bankinter, Dancausa ha señalado que ya se tenía provisionado y, por tanto, el resultado va a ser neutro en su cuenta de beneficios.

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha rechazado este jueves que el banco entre al negocio de compraventa de criptomonedas o lo ofrezca como producto de inversión a sus clientes. “Son activos para especular y no nos planteamos nada con ellos”, ha asegurado la directiva en la presentación de resultados de la entidad del ejercicio 2021, en el que ha ganado 1.330 millones de euros, un resultado histórico por el impacto de la salida a Bolsa de su filial Línea Directa.

Dancausa ha asegurado que se debe separar el debate entre la tecnología blockchain, por la que se debe apostar, y los activos como las criptomonedas, en los que el banco no quiere verse inmerso. “Lo seguimos por el crecimiento que está teniendo, pero a día de hoy no se plantea ofrecer nada”, ha asegurado, dejando la puerta abierta a que si en un futuro se produce un cambio en este sector el banco pueda replantearse su posición.