Bruselas lanza una investigación antimonopolio contra Glovo con una inspección por sorpresa en su sede

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

0

La Comisión Europea ha llevado a cabo inspecciones sin previo aviso en los locales de empresas relacionadas con el pedido online y la entrega de alimentos, comestibles y otros bienes de consumo en dos Estados miembros. A la Comisión le preocupa, según informa el Ejecutivo comunitario, “que las empresas en cuestión puedan haber infringido el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en lo relativo a la prohibición de los cárteles y las prácticas comerciales restrictivas. Los funcionarios de la Comisión Europea, que no han revelado los nombres de las empresas, estuvieron acompañados por sus homólogos de las autoridades nacionales del área de competencia.

Según ha informado Reuters, la empresa alemana de reparto de comida Delivery Hero y su filial española Glovo han sido las investigadas por los reguladores antimonopolio de la Unión Europea. Reuters cita a las empresas, que se arriesgan a fuertes multas.

Delivery Hero dijo a la agencia anglosajona que la inspección no significaba que la Comisión Europea, que actúa como ejecutora antimonopolio la UE, había concluido que se hubiera producido una infracción a la ley de competencia. La compañía, que reconoció que se produjeron inspecciones en su oficina de Berlín, dijo que estaba “comprometida a cooperar plenamente con la Comisión”.

La aplicación española Glovo, de la que Delivery Hero adquirió recientemente una participación del 94%, confirmó también las inspecciones. Su sede en Barcelona fue investigada la semana pasada, dijo Glovo en una respuesta por correo electrónico a una consulta de Reuters, sin proporcionar más detalles de la operación.

Según la Comisión Europea, “la investigación se refiere a un supuesto acuerdo o práctica concertada para compartir los mercados nacionales de pedidos y entregas online de alimentos, comestibles y otros bienes de consumo en la Unión Europea. Las inspecciones por sorpresa son un paso preliminar a las presuntas prácticas anticompetitivas. El hecho de que la Comisión Europea lleve a cabo dichas inspecciones no significa que las empresas sean culpables de un comportamiento anticompetitivo ni prejuzga el resultado de la propia investigación”.

“No existe un plazo legal para completar investigaciones sobre conducta anticompetitiva”, dice el Ejecutivo comunitario: “Su duración depende de una serie de factores, incluida la complejidad de cada caso, la medida en que las empresas en cuestión cooperan con la Comisión Europea y el ejercicio de los derechos de defensa”.

De acuerdo con el programa de arrepentimiento de la Comisión Europea, las empresas que han estado involucradas en un cártel secreto pueden obtener exención de multas o reducciones significativas en las multas a cambio de denunciar la conducta y cooperar con la Comisión a lo largo de su investigación.

Las personas pueden denunciar cárteles u otros comportamientos anticompetitivos de forma anónima a través de la herramienta de denuncia de irregularidades de la Comisión Europea.

La Comisión Europea ha llevado a cabo inspecciones sin previo aviso en los locales de empresas relacionadas con el pedido online y la entrega de alimentos, comestibles y otros bienes de consumo en dos Estados miembros. A la Comisión le preocupa, según informa el Ejecutivo comunitario, “que las empresas en cuestión puedan haber infringido el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en lo relativo a la prohibición de los cárteles y las prácticas comerciales restrictivas. Los funcionarios de la Comisión Europea, que no han revelado los nombres de las empresas, estuvieron acompañados por sus homólogos de las autoridades nacionales del área de competencia.

Según ha informado Reuters, la empresa alemana de reparto de comida Delivery Hero y su filial española Glovo han sido las investigadas por los reguladores antimonopolio de la Unión Europea. Reuters cita a las empresas, que se arriesgan a fuertes multas.

Delivery Hero dijo a la agencia anglosajona que la inspección no significaba que la Comisión Europea, que actúa como ejecutora antimonopolio la UE, había concluido que se hubiera producido una infracción a la ley de competencia. La compañía, que reconoció que se produjeron inspecciones en su oficina de Berlín, dijo que estaba “comprometida a cooperar plenamente con la Comisión”.

La aplicación española Glovo, de la que Delivery Hero adquirió recientemente una participación del 94%, confirmó también las inspecciones. Su sede en Barcelona fue investigada la semana pasada, dijo Glovo en una respuesta por correo electrónico a una consulta de Reuters, sin proporcionar más detalles de la operación.

Según la Comisión Europea, “la investigación se refiere a un supuesto acuerdo o práctica concertada para compartir los mercados nacionales de pedidos y entregas online de alimentos, comestibles y otros bienes de consumo en la Unión Europea. Las inspecciones por sorpresa son un paso preliminar a las presuntas prácticas anticompetitivas. El hecho de que la Comisión Europea lleve a cabo dichas inspecciones no significa que las empresas sean culpables de un comportamiento anticompetitivo ni prejuzga el resultado de la propia investigación”.

“No existe un plazo legal para completar investigaciones sobre conducta anticompetitiva”, dice el Ejecutivo comunitario: “Su duración depende de una serie de factores, incluida la complejidad de cada caso, la medida en que las empresas en cuestión cooperan con la Comisión Europea y el ejercicio de los derechos de defensa”.

De acuerdo con el programa de arrepentimiento de la Comisión Europea, las empresas que han estado involucradas en un cártel secreto pueden obtener exención de multas o reducciones significativas en las multas a cambio de denunciar la conducta y cooperar con la Comisión a lo largo de su investigación.

Las personas pueden denunciar cárteles u otros comportamientos anticompetitivos de forma anónima a través de la herramienta de denuncia de irregularidades de la Comisión Europea.

La Comisión Europea ha llevado a cabo inspecciones sin previo aviso en los locales de empresas relacionadas con el pedido online y la entrega de alimentos, comestibles y otros bienes de consumo en dos Estados miembros. A la Comisión le preocupa, según informa el Ejecutivo comunitario, “que las empresas en cuestión puedan haber infringido el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea en lo relativo a la prohibición de los cárteles y las prácticas comerciales restrictivas. Los funcionarios de la Comisión Europea, que no han revelado los nombres de las empresas, estuvieron acompañados por sus homólogos de las autoridades nacionales del área de competencia.

Según ha informado Reuters, la empresa alemana de reparto de comida Delivery Hero y su filial española Glovo han sido las investigadas por los reguladores antimonopolio de la Unión Europea. Reuters cita a las empresas, que se arriesgan a fuertes multas.