eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

8 consejos para tener una boda perfecta

Planificar la boda ideal es posible, pero debe hacerse dentro del presupuesto establecido.

8 consejos para tener una boda perfecta.

8 consejos para tener una boda perfecta.

Planificar una boda puede llegar a ser abrumador en un principio. Desde contratar los profesionales, buscar fechas, elegir las invitaciones o el lugar del banquete entre otras cosas. Hay que tener en cuenta que siempre se trabaja con un presupuesto ajustado. Por este motivo, planificar la boda ideal es posible pero se debe hacer dentro del presupuesto establecido.

Se necesita organización y saber tomar las decisiones adecuadas en cada momento dentro de los plazos requeridos. Es importante no dejar todo para el último momento, se debe realizar paso a paso. De esta manera, es posible planificar y supervisar los detalles del enlace de una forma mucho más relajada.

Se pueden seguir una serie de consejos a la hora de organizar una boda. Son consejos sencillos, pautas organizativas que seguramente lograrán una planificación más ordenada y sin dejar para el último día los detalles importantes.

1. Crear la lista de invitados

Es importante cuando se decide dar el paso, anunciarlo a las personas más cercanas. Lo correcto, sería hacerlo en persona o con una llamada especial.

A partir de aquí, se debe pensar en la posible lista de invitados. Un proceso que no siempre es fácil, ya que depende en gran medida del presupuesto y del lugar donde se celebre. En muchos casos, la familia de uno u otro cónyuge viven en otras ciudades al lugar de la celebración. Por regla general, entre un 10% y un 20% de las personas invitadas no asistirán al evento.

Se debe establecer un número de invitados aproximado, tanto para el enlace como la posterior celebración. Hay que pensar que las personas invitadas deben estar cómodas en todo momento.

Una forma de reducir la lista de invitados si se considera muy extensa, es estableciendo niveles de prioridad. Desde la familia y amigos imprescindibles, hasta las personas menos cercanas para conseguir ese número ideal de asistentes.

En este punto, se debe decidir si los niños asisten a la boda, cada vez son más los enlaces donde los invitados son adultos exclusivamente.

2. Invitaciones de boda

Sobre todo no dejes para el final temas como las invitaciones de boda. Son la carta de presentación del enlace y como nos recuerdan desde Bodastyle, escoger unas invitaciones de boda originales es importante para que los invitados tengan un bonito recuerdo de ese día.

Una vez se tenga una idea aproximada del número de invitados, es conveniente pensar en unas invitaciones de boda que reflejen el tema del enlace. Normalmente se envía una invitación de boda por núcleo familiar, pero es conveniente solicitar un 10% extra por cualquier imprevisto.

Las invitaciones deben pedirse unos 7 u 8 meses antes de la boda para asegurarse de que hay tiempo suficiente de recibirlas y enviarlas por correo a los invitados.

Por suerte, hoy en día es posible conseguir unas invitaciones de boda originales de manera online, personalizadas y de cualquier temática. Las invitaciones de boda deben estar acordes con el día de la boda. Se debe decidir si la boda está enfocada en un tema en particular, o si prefieres unas invitaciones de boda clásicas o vintage acordes con la personalidad de los novios.

La gama de invitaciones de boda cada vez es más amplia, debes definir el estilo que deseas y a partir de ahí será mucho más fácil escoger la invitación de boda perfecta.

Si no se tiene claro un estilo definido para la boda, se puede enfocar en algún color que os represente o en el lugar de la celebración.

Las invitaciones deben pedirse unos 8 meses antes de la boda para contar con tiempo suficiente para recibirlas y mandarlas a los invitados.

Las invitaciones deben pedirse unos 8 meses antes de la boda para contar con tiempo suficiente para recibirlas y mandarlas a los invitados.

3. Establecer el presupuesto de la boda

Sin duda, el presupuesto es el factor determinante de la gran mayoría de las decisiones relacionadas con la boda. Por lo tanto, debe ser uno de los principales temas a abordar. Si algún miembro de la familia contribuye, debe estar informado en todo momento. De esta forma seguro que no se supera el presupuesto.

Hay formas de recortar el presupuesto, desde el vestido, lugar de celebración o el número de invitados. No hay que olvidar que casi la mitad de los gastos de la boda suelen ir destinados al banquete.

Eso sí, una vez establecido un presupuesto, hay que ajustarse lo máximo posible al mismo. Intenta guardar siempre un colchón del 10% para cualquier gasto inesperado.

Realmente es posible tener una boda ideal con cualquier presupuesto si se planifica lo que es realmente importante y concentrándose en lo esencial.

La pareja debe centrarse en descubrir la lista de prioridades para no salirse del presupuesto.

4. Encontrar la inspiración

Seguramente es abrumador toda la información que se puede encontrar actualmente respecto a organizar una boda perfecta. Hay que investigar y consultar. Lo mejor es dejarse llevar al principio y buscar la inspiración en un par de medios de confianza, ya sean revistas de novias, blogs…

Hay que intentar centrarse en una idea clara del estilo que te gusta y a partir de ahí seguir adelante. Es un proceso para la pareja, no exclusivamente de una persona. Lo mejor de todo el proceso es pasarlo juntos, es una manera de tomar decisiones consensuadas y a la vez delegar tareas.

Se puede llegar a conseguir una planificación tranquila y divertida si realmente se realiza de manera adecuada y sin agobios. No hay que tener miedo de darle un toque original y personal a tu boda.

Una buena idea es pensar en las bodas a las que se ha asistido como fuente de inspiración, tanto para lo que deseas como para lo que no te gustaría. ¿Qué harías diferente?

5. Planificador de boda y calendario

Evidentemente, tener una persona que planifique y gestione una boda sería lo  perfecto. Pero esa opción es complicada por temas de presupuesto. La mayoría de ocasiones cada pareja debe organizar su boda y es cuando todo se complica.

La organización a la hora de planificar la boda es clave. Se necesita una forma de poder realizar un seguimiento de todo lo relacionado con el enlace.

Una buena manera de gestionar tu boda es conseguir un planificador de boda. Se puede organizar un programa de planificación, haciendo las cosas una por una y con un orden lógico. De esta manera se conseguirá que todos los detalles, desde los más importantes a los más pequeños tengan su lugar. Es una buena manera de no cometer errores como contratar la decoración antes del tema de la boda…

Se pueden utilizar listas de verificación, hojas de cálculo incluyendo presupuestos o algún programa donde puedas organizar y añadir todo lo relevante. Lo más importante es que de esta manera se establece un tiempo para cada tarea, analizando su importancia y tomando las decisiones adecuadas en cada momento.

Lo más importante es llegar a la semana antes de la boda con todo finalizado y que solamente haya que cerrar y ajustar los últimos temas.Es la única manera de llegar al día de la boda relajados y poder divertirse en el día más importante.

Es recomendable guardar un colchón del 10% del presupuesto para gastos inesperados.

Es recomendable guardar un colchón del 10% del presupuesto para gastos inesperados.

6. Seleccionar temática de la boda y fecha ideal

Es importante para ir seleccionando proveedores saber el tema de la boda. Si es una boda más informal, de tarde o mañana, en un jardín...

Se debe escoger la fecha ideal, pero siendo flexibles y no ponerse limitaciones. De esta forma podrás reservar más lugares y proveedores.

Hay que pensar si lo mejor es una boda en un hotel o restaurante donde se pueda realizar la celebración y banquete, o en algún lugar que necesites pedir un catering. Se deben consultar tarifas y ajustarse al presupuesto. La boda debe ser el reflejo de la pareja, crea tu propio estilo y tradiciones.

Algo importante es el clima y otros inconvenientes que no se pueden controlar. SI la boda es verano y al aire libre, hay que pensar en el calor y conseguir zonas de sombra adecuadas para que los invitados estén cómodos.

Sobre todo, en bodas exteriores hay que tener un plan B por posibles inconvenientes.

De todas formas, en este proceso es cuando se debe confiar en la ayuda de los proveedores adecuados y en la ayuda de la familia y amigos más cercanos.

7. Escoger los proveedores

Lo ideal es construir un equipo de personas para conseguir que toda la planificación sea más fácil.

Se trata de consultar diferentes opciones, hasta ver que tienen lo que deseas. Personas y proveedores que den la confianza suficiente para consultar dudas y preguntas. Además, seguramente un proveedor lleve a otro hasta conseguir un buen equipo. El restaurante u hotel puede trabajar habitualmente con algún fotógrafo. El fotógrafo seguramente aconsejará sobre alguna floristerira de confianza.

No hay que olvidar de que todo se debe plasmar en el calendario para conseguir una buena planificación.

Algo a tener en cuenta son las políticas de cancelación y fechas de pago de proveedores, hay que registrarlas por si en algún momento se decide tomar alguna decisión.

Siempre se debe buscar una segunda opinión antes de cerrar un proveedor. Es una buena forma de acordar precios y no precipitarse.

8. Centrarse en lo general

El planificador de la boda, sirve para gestionar los detalles más importantes en cada momento. La fecha ideal para buscar el vestido, el restaurante o cuando enviar las invitaciones de la boda.

Pero el día de la boda no hay que obsesionarse con los pequeños detalles como el color del mantel o si los aperitivos salen 10 minutos tarde.

Se puede crear un calendario para el día de la boda con diferentes horarios para cada momento, pero sin obsesionarse. Ese día es para disfrutarlo al máximo.