Condenan a 28 años y dos meses al fotógrafo donostiarra Kote Cabezudo por abuso sexual, violación y pornografía infantil

El fotógrafo donostiarra Kote Cabezudo ha sido condenado a 28 años y dos meses de cárcel por distintos delitos de abusos sexuales, violación, pornografía infantil y estafa a varias de sus modelos, según informa la agencia Efe. Durante el juicio contra Cabezudo, celebrado en Donostia entre los pasados 7 de marzo y 13 de abril, la Fiscalía reclamó más de 250 años de prisión para el procesado, mientras que la acusación particular, que representa a catorce de las 17 víctimas, elevó su petición hasta los 2627 años de cárcel.

La COVID-19 lleva a los hospitales vascos a una tensión mayor que en los veranos de 2020 y 2021 y deja hasta 18 muertes al día

Saber más

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa le ha condenado también a indemnizar a las víctimas en un total de 116.000 euros, pero le absuelve de otros 217 delitos que también le imputaron las acusaciones. La sentencia, dictada por las magistradas María José Barbarin y Ana Isabel Moreno, y por el magistrado ponente de la resolución Augusto Maeso, examina individualizadamente y en conjunto, las pruebas existentes de cada una de las víctimas en cuanto a los delitos de pornografía infantil, con la finalidad de determinar la edad de dichas víctimas en los distintos momentos en los que fueron fotografiadas por el acusado y si el contenido de las imágenes que tomó de ellas debe ser considerado pornográfico. 

En cuanto al carácter pornográfico o no de las imágenes, la sentencia aplica el concepto legal –internacionalmente aceptado- que considera como tal todo material que represente de manera visual a un menor participando en una conducta sexualmente explícita, real o simulada, además de cualquier imagen de las partes íntimas de un menor con fines principalmente sexuales.  

Así, los Magistrados encuentran este tipo de material en relación a seis de las afirmadas víctimas. Consideran que el delito de elaboración de dicho material está prescrito en relación a cinco de ellas, y no en relación a la sexta, por lo que condenan al acusado por un único delito de elaboración de pornografía infantil. Estiman acreditado que el acusado difundió en sus páginas web, ese material correspondiente a cuatro de las otras víctimas, por lo que le condenan por cuatro delitos de difusión de pornografía infantil, delito no prescrito. Y, en relación a otra de las víctimas, declaran probado que el acusado poseyó ese material con la finalidad de difundirlo, por lo que le condenan también por otro delito de posesión para la difusión de pornografía infantil, delito tampoco prescrito. 

En cuanto a quienes eran mayores de edad cuando posaron para el acusado, la sentencia descarta declarar probado que fueran engañadas o amenazadas por éste. Analiza los acuerdos suscritos por las partes, en los que las modelos cedieron al acusado sus derechos de imagen y le autorizaron para la publicación de las imágenes que obtuviera de ellas en sus páginas web, a cambio de un precio que el acusado les abonó por cada sesión de posado. Analiza también las imágenes que el acusado captó de ellas y descarta que las tomara de manera subrepticia, sin saberlo las modelos. Por el contrario, aprecia que las imágenes indican que las modelos eran conscientes de estar siendo grabadas. Valora también que las modelos comenzaron a ser fotografiadas por el acusado cuando así lo quisieron, en muchos casos continuaron acudiendo al mismo fin, incluso durante años y dejaron de ser fotografiadas cuando también libremente lo decidieron. Por todo ello, no considera acreditados hechos constitutivos de delitos de estafa –en el momento de captación de las imágenes- ni de delitos contra la intimidad. 

Un delito de violación y otro de abuso sexual

Respecto a los delitos contra la libertad sexual, la resolución judicial indica que el acusado cometió uno de violación y otro de abuso sexual, en relación a dos víctimas diferentes, ambas mayores de edad en el momento de los hechos. 

La sentencia explica en ambos casos que una cosa es acudir voluntariamente a un estudio de un fotógrafo para que éste tome fotografías con significación sexual, siendo remunerada por ello, y otra bien distinta, consentir que en el transcurso de tales sesiones el fotógrafo realice cuantas acciones desee sobre el cuerpo de la mujer. Ambas modelos mostraron su oposición al acusado respecto a prácticas concretas, pero éste no respetó su libertad sexual y las realizó sin el consentimiento de ellas. 

También se le condena por dos delitos de estafa en un momento posterior a la toma de fotografías, ya que dos de las modelos recompraron, al cabo del tiempo, al acusado sus derechos de imagen, a cambio de que éste retirara las imágenes de ellas de sus páginas web e intentara que se retirasen también de otras páginas web que las habían tomado de páginas del acusado. Estas dos modelos pagaron el precio convenido al acusado, éste retiró las imágenes de sus páginas web, pero nada hizo para que se retirasen de otras, algo que no tuvo intención de hacer en ningún momento. 

En un auto dictado el pasado 2 de mayo para pronunciarse sobre el fin del período de prisión provisional del fotógrafo, que actualmente se encuentra internado en el centro donostiarra de Martutene, la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, ya avanzó su intención de condenar a Cabezudo y que la pena a imponer sería superior a los ocho años de prisión.

El fotógrafo donostiarra José Juan Cabezudo, conocido como 'Kote' fue acusado de más de 32 delitos, algunos de ellos de índole sexual como abuso y producción de pornografía infantil contra 16 mujeres que posaron para él entre 1990 y 2010, algunas de ellas siendo menores. A pesar de que la pena impuesta es de 28 años y dos meses, según las citadas fuentes, el fotógrafo no cumplirá más de veinte años efectivos de cárcel.

Puedes leer aquí el fallo de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa:

El fotógrafo donostiarra Kote Cabezudo ha sido condenado a 28 años y dos meses de cárcel por distintos delitos de abusos sexuales, violación, pornografía infantil y estafa a varias de sus modelos, según informa la agencia Efe. Durante el juicio contra Cabezudo, celebrado en Donostia entre los pasados 7 de marzo y 13 de abril, la Fiscalía reclamó más de 250 años de prisión para el procesado, mientras que la acusación particular, que representa a catorce de las 17 víctimas, elevó su petición hasta los 2627 años de cárcel.

La COVID-19 lleva a los hospitales vascos a una tensión mayor que en los veranos de 2020 y 2021 y deja hasta 18 muertes al día

Saber más

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa le ha condenado también a indemnizar a las víctimas en un total de 116.000 euros, pero le absuelve de otros 217 delitos que también le imputaron las acusaciones. La sentencia, dictada por las magistradas María José Barbarin y Ana Isabel Moreno, y por el magistrado ponente de la resolución Augusto Maeso, examina individualizadamente y en conjunto, las pruebas existentes de cada una de las víctimas en cuanto a los delitos de pornografía infantil, con la finalidad de determinar la edad de dichas víctimas en los distintos momentos en los que fueron fotografiadas por el acusado y si el contenido de las imágenes que tomó de ellas debe ser considerado pornográfico. 

En cuanto al carácter pornográfico o no de las imágenes, la sentencia aplica el concepto legal –internacionalmente aceptado- que considera como tal todo material que represente de manera visual a un menor participando en una conducta sexualmente explícita, real o simulada, además de cualquier imagen de las partes íntimas de un menor con fines principalmente sexuales.  

Así, los Magistrados encuentran este tipo de material en relación a seis de las afirmadas víctimas. Consideran que el delito de elaboración de dicho material está prescrito en relación a cinco de ellas, y no en relación a la sexta, por lo que condenan al acusado por un único delito de elaboración de pornografía infantil. Estiman acreditado que el acusado difundió en sus páginas web, ese material correspondiente a cuatro de las otras víctimas, por lo que le condenan por cuatro delitos de difusión de pornografía infantil, delito no prescrito. Y, en relación a otra de las víctimas, declaran probado que el acusado poseyó ese material con la finalidad de difundirlo, por lo que le condenan también por otro delito de posesión para la difusión de pornografía infantil, delito tampoco prescrito. 

En cuanto a quienes eran mayores de edad cuando posaron para el acusado, la sentencia descarta declarar probado que fueran engañadas o amenazadas por éste. Analiza los acuerdos suscritos por las partes, en los que las modelos cedieron al acusado sus derechos de imagen y le autorizaron para la publicación de las imágenes que obtuviera de ellas en sus páginas web, a cambio de un precio que el acusado les abonó por cada sesión de posado. Analiza también las imágenes que el acusado captó de ellas y descarta que las tomara de manera subrepticia, sin saberlo las modelos. Por el contrario, aprecia que las imágenes indican que las modelos eran conscientes de estar siendo grabadas. Valora también que las modelos comenzaron a ser fotografiadas por el acusado cuando así lo quisieron, en muchos casos continuaron acudiendo al mismo fin, incluso durante años y dejaron de ser fotografiadas cuando también libremente lo decidieron. Por todo ello, no considera acreditados hechos constitutivos de delitos de estafa –en el momento de captación de las imágenes- ni de delitos contra la intimidad. 

Un delito de violación y otro de abuso sexual

Respecto a los delitos contra la libertad sexual, la resolución judicial indica que el acusado cometió uno de violación y otro de abuso sexual, en relación a dos víctimas diferentes, ambas mayores de edad en el momento de los hechos. 

La sentencia explica en ambos casos que una cosa es acudir voluntariamente a un estudio de un fotógrafo para que éste tome fotografías con significación sexual, siendo remunerada por ello, y otra bien distinta, consentir que en el transcurso de tales sesiones el fotógrafo realice cuantas acciones desee sobre el cuerpo de la mujer. Ambas modelos mostraron su oposición al acusado respecto a prácticas concretas, pero éste no respetó su libertad sexual y las realizó sin el consentimiento de ellas. 

También se le condena por dos delitos de estafa en un momento posterior a la toma de fotografías, ya que dos de las modelos recompraron, al cabo del tiempo, al acusado sus derechos de imagen, a cambio de que éste retirara las imágenes de ellas de sus páginas web e intentara que se retirasen también de otras páginas web que las habían tomado de páginas del acusado. Estas dos modelos pagaron el precio convenido al acusado, éste retiró las imágenes de sus páginas web, pero nada hizo para que se retirasen de otras, algo que no tuvo intención de hacer en ningún momento. 

En un auto dictado el pasado 2 de mayo para pronunciarse sobre el fin del período de prisión provisional del fotógrafo, que actualmente se encuentra internado en el centro donostiarra de Martutene, la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, ya avanzó su intención de condenar a Cabezudo y que la pena a imponer sería superior a los ocho años de prisión.

El fotógrafo donostiarra José Juan Cabezudo, conocido como 'Kote' fue acusado de más de 32 delitos, algunos de ellos de índole sexual como abuso y producción de pornografía infantil contra 16 mujeres que posaron para él entre 1990 y 2010, algunas de ellas siendo menores. A pesar de que la pena impuesta es de 28 años y dos meses, según las citadas fuentes, el fotógrafo no cumplirá más de veinte años efectivos de cárcel.

Puedes leer aquí el fallo de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa:

El fotógrafo donostiarra Kote Cabezudo ha sido condenado a 28 años y dos meses de cárcel por distintos delitos de abusos sexuales, violación, pornografía infantil y estafa a varias de sus modelos, según informa la agencia Efe. Durante el juicio contra Cabezudo, celebrado en Donostia entre los pasados 7 de marzo y 13 de abril, la Fiscalía reclamó más de 250 años de prisión para el procesado, mientras que la acusación particular, que representa a catorce de las 17 víctimas, elevó su petición hasta los 2627 años de cárcel.

La COVID-19 lleva a los hospitales vascos a una tensión mayor que en los veranos de 2020 y 2021 y deja hasta 18 muertes al día

Saber más

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa le ha condenado también a indemnizar a las víctimas en un total de 116.000 euros, pero le absuelve de otros 217 delitos que también le imputaron las acusaciones. La sentencia, dictada por las magistradas María José Barbarin y Ana Isabel Moreno, y por el magistrado ponente de la resolución Augusto Maeso, examina individualizadamente y en conjunto, las pruebas existentes de cada una de las víctimas en cuanto a los delitos de pornografía infantil, con la finalidad de determinar la edad de dichas víctimas en los distintos momentos en los que fueron fotografiadas por el acusado y si el contenido de las imágenes que tomó de ellas debe ser considerado pornográfico. 

elDiario.es/Euskadi depende de ti

¡Te necesitamos!

Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Aquí tienes otras noticias de interés en Euskadi:

Para seguir a tu lado, disponemos de un sistema de alertas en Telegram con la última hora informativa y nuestros mejores temas y puedes encontrarnos también en TwitterFacebook Instagram. Y recuerda: suscríbete a nuestro boletín semanal si quieres recibir en tu buzón de correo electrónico una selección de contenidos cada martes. Para más información, estamos en el 625 88 87 80.