La portada de mañana
Acceder
Los socios piden a Sánchez "recomenzar" la legislatura con un giro social
ENTREVISTA | Elma Saiz: “Feijóo tiene una relación tóxica con Vox"
OPINIÓN | Regeneración democrática sí, pero más, por Jose Luis Martí

Galicia dejará en manos de la inteligencia artificial la selección de demandantes de empleo y su ajuste a los puestos vacantes

Luís Pardo

0

La Xunta de Galicia será la primera administración autonómica en utilizar la inteligencia artificial (IA) para trazar el perfilado competencial de más de 70.000 demandantes de empleo para tratar de ocupar los 15.000 puestos de trabajo de “urgente cobertura” que permanecen vacantes en la comunidad autónoma. El proceso permitirá ajustar la oferta a la demanda y, “aunque no es el objetivo fundamental”, purgar de las listas de demandantes de empleo a las personas que “no tienen interés en trabajar”. A través del programa de seguimiento intensivo de esta demanda, la Consellería de Emprego ha dado de baja de esas listas a casi 6.500 personas.

Tras un período experimental en el que la IA vivió su “proceso de aprendizaje”, la nueva fase -programada hasta septiembre de 2025- la Xunta “pontenciará” la plataforma de Emprego Intelixente (EMI) “que permite conectar en tiempo real la oferta y la demanda”, según explicó el presidente gallego, Alfonso Rueda. Por su parte, el conselleiro José González defendió que Galicia es la primera comunidad “en implantar una herramienta basada en la IA y el análisis estadístico avanzado” que tiene que permitir “percibir” a las oficinas de empleo como un “aliado fiable y útil para mejorar las condiciones de empleabilidad”.

Son 54 las oficinas de colocación que cuentan con la EMI, a la que la Xunta destinó 8,5 millones de euros. En esta nueva fase, esas plataformas se utilizarán para “cruzar datos y asegurar que esas vacantes para las que se demanda cobertura” encuentren “a la persona apropiada” y, de paso, “controlar si hay alguna razón de rechazo no justificada” y tomar, por tanto, las “medidas pertinentes”.

La IA pretende ir más allá de las categorías clásicas de “ocupación” para llegar a las “competencias y los ámbitos de conocimientos específicos” y sólo entonces determinar qué ocupaciones casan con esas competencias. “Queremos afinar al máximo para poder ofertar los puestos de trabajo que más se adecúan” a las ofertas. Para ello, dispondrán de 136 puestos de orientación y prospección mientras se traba ja en la mejora de la operatividad, a través de la implantación de un distrito único para toda Galicia y la habilitación de las nuevas herramientas tecnológicas.

Perfiles indiviudalizados

El punto de partida de la EMI son las entrevistas a los demandantes de empleo para hacerles su perfil individualizado. González recordó que es la Lei de Emprego de 2023 la que proporciona “el punto de partida para el uso de estas herramientas”. “Hay que contar con un soporte de vivencias estadísticas y hacer un itinerario personalizado” Es decir, si detectan que el usuario no tiene las competencias que necesita para incorporarse al mercado laboral, le darán la formación para alcanzarla. Por eso la entrevista con el orientador requiere “una diagnosis previa”.

La entrevista, EMI le ofrecerá, además de su informe de perfilado, un informe de ocupaciones alternativas relacionadas con sus competencias, sus necesidades de formación, otras ocupaciones “emergentes” relacionadas con su perfil e incluso las empresas que, en su localidad, están contratando en aquellos empleos de su interés. Por su parte, a la Xunta le ofrece conocer las competencias disponibles en el territorio, cuáles son las mayoritarias y detectar las carencias en cada localidad. “Eso permitirá emprender acciones formativas adaptadas, prever el comportamiento laboral de cada comarca en un plazo de seis meses y ofrecer a las empresas la cobertura de vacantes basada en necesidades reales”, enumeró el conselleiro.

El destino “preferencial” de EMI son los demandantes con más de 30 días de desempleo y sin un perfilado durante los últimos dos años, que se ligaría al programa de seguimiento intensivo de demanda de empleo. “Todo esto se complementa con un programa de apoyo personal y otro de formación a los orientadores”, añadió González para lograr ese “ambicioso” objetivo de llegar a lo 70.000 perfilados. “La clave de la herramienta es el aprendizaje y para tener ese aprendizaje necesitamos, cuanto antes, incorporar estos perfiles”.

“Estar en la lista de empleo no es un objetivo en sí mismo”

“La función principal” de esta herramienta es “hacer conjunción entre ofertantes de empleo que necesitan cubrir vacantes con celeridad”, aseveró Rueda. Sin embargo, “si se detecta que hay personas que rechazan de forma sistemática ofertas, que ninguna les vale” se tomarán medidas. “No podemos estar eternamente con estas personas apuntadas en las listas”.

Durante el seguimiento “intensivo”, las personas que “salieron” de estas listas fue porque “quedó acreditado que el interés no es trabajar, sino simplemente estar en las listas de empleo”, algo que, por ejemplo, permite acceder a determinadas prestaciones. “Estar en la lista de empleo no puede ser un fin en sí mismo; se está para encontrar trabajo”. “Para eso queremos modificar estar herramienta”, concluyó, y con quienes no estén para eso, algo habrá que hacer“.