La portada de mañana
Acceder
Feijóo y Abascal azuzan los mensajes islamófobos tras el ataque en Algeciras
Once suicidios al día encienden las alarmas sobre la salud mental
OPINIÓN | '¿En nombre de qué España hablan?' Por Esther Palomera

La activista negra a la que la madrina del príncipe Guillermo preguntó de dónde era “realmente”: “Fue un abuso”

Unas horas después de la dimisión de la dama de compañía de los reyes Carlos III y Camila Lady Susan Hussey, de 83 años, por comentarios considerados racistas, la activista afectada, la británica Ngozi Fulani, directora de la ONG londinense Sistah Space contra la violencia contra las mujeres, describió el “interrogatorio” que sintió estaba pasandodurante un evento en el Palacio de Buckingham para denunciar la violencia contra las mujeres.

Lo que aprendemos los plebeyos sobre racismo viendo el caso de Meghan Markle y la familia real británica

Más

Hussey preguntó en repetidas ocasiones a la activista londinense por su procedencia “real” pese a que Fulani le insistía en que ella era británica y su familia se había criado en Francia.

Este jueves, durante una entrevista en el programa Today de Radio 4 de la BBC, Fulani comparó la conversación con Hussey como “un interrogatorio”. También comentó que había escuchado “muchas insinuaciones” de que esas preguntas se debían a “su edad”, lo que consideró como “una falta de respeto” y “una especie de discriminación por su edad”.

“Si invitas a la gente a un evento, contra el abuso doméstico, y hay gente allí de diferentes grupos demográficos, no veo la relevancia de si soy británica o no... Están intentando que no sea bienvenida en mi propio espacio”.

Fulani dijo que tenía que “plantear realmente cómo puede ocurrir esto en un espacio que se supone que protege a las mujeres contra todo tipo de violencia”, y denunció que aunque estos hechos no sean “violencia física”, son igualmente “un abuso”.

Durante la entrevista, la activista dijo que ella quería que la atención se hubiera centrado en las supervivientes de abusos domésticos y no en la dimisión de Hussey. También agregó que habría preferido que el incidente “no hubiera ocurrido”, cuando se le preguntó si hubiera preferido aceptar las disculpas de la dama de compañía antes de que abandonara la corte de Carlos III.

Historia de racismo

Lady Susan Hussey es la madrina del príncipe Guillermo, fue dama de la reina Isabel II y ahora era parte de corte de Carlos III y de la reina consorte, Camila. Tras lo sucedido, la Casa Real informó en un comunicado que se tomaban el “incidente muy en serio” y que “la persona en cuestión desea expresar sus disculpas por el daño causado y ha dejado su cargo honorario con efecto inmediato”. El comunicado dice que el rey ha invitado a Ngozi Fulani al palacio para hablar de su experiencia y asegura que constantemente “recuerda a todos los miembros que deben aplicar en todo momento las políticas de diversidad e inclusión”.

La Casa Real británica ya fue acusada de racismo por parte de Meghan Markle, la esposa del príncipe Enrique, estadounidense y cuya madre es afro-americana.

Unas horas después de la dimisión de la dama de compañía de los reyes Carlos III y Camila Lady Susan Hussey, de 83 años, por comentarios considerados racistas, la activista afectada, la británica Ngozi Fulani, directora de la ONG londinense Sistah Space contra la violencia contra las mujeres, describió el “interrogatorio” que sintió estaba pasandodurante un evento en el Palacio de Buckingham para denunciar la violencia contra las mujeres.

Lo que aprendemos los plebeyos sobre racismo viendo el caso de Meghan Markle y la familia real británica

Más

Hussey preguntó en repetidas ocasiones a la activista londinense por su procedencia “real” pese a que Fulani le insistía en que ella era británica y su familia se había criado en Francia.

Este jueves, durante una entrevista en el programa Today de Radio 4 de la BBC, Fulani comparó la conversación con Hussey como “un interrogatorio”. También comentó que había escuchado “muchas insinuaciones” de que esas preguntas se debían a “su edad”, lo que consideró como “una falta de respeto” y “una especie de discriminación por su edad”.

“Si invitas a la gente a un evento, contra el abuso doméstico, y hay gente allí de diferentes grupos demográficos, no veo la relevancia de si soy británica o no... Están intentando que no sea bienvenida en mi propio espacio”.

Fulani dijo que tenía que “plantear realmente cómo puede ocurrir esto en un espacio que se supone que protege a las mujeres contra todo tipo de violencia”, y denunció que aunque estos hechos no sean “violencia física”, son igualmente “un abuso”.

Durante la entrevista, la activista dijo que ella quería que la atención se hubiera centrado en las supervivientes de abusos domésticos y no en la dimisión de Hussey. También agregó que habría preferido que el incidente “no hubiera ocurrido”, cuando se le preguntó si hubiera preferido aceptar las disculpas de la dama de compañía antes de que abandonara la corte de Carlos III.

Historia de racismo

Lady Susan Hussey es la madrina del príncipe Guillermo, fue dama de la reina Isabel II y ahora era parte de corte de Carlos III y de la reina consorte, Camila. Tras lo sucedido, la Casa Real informó en un comunicado que se tomaban el “incidente muy en serio” y que “la persona en cuestión desea expresar sus disculpas por el daño causado y ha dejado su cargo honorario con efecto inmediato”. El comunicado dice que el rey ha invitado a Ngozi Fulani al palacio para hablar de su experiencia y asegura que constantemente “recuerda a todos los miembros que deben aplicar en todo momento las políticas de diversidad e inclusión”.

La Casa Real británica ya fue acusada de racismo por parte de Meghan Markle, la esposa del príncipe Enrique, estadounidense y cuya madre es afro-americana.

Unas horas después de la dimisión de la dama de compañía de los reyes Carlos III y Camila Lady Susan Hussey, de 83 años, por comentarios considerados racistas, la activista afectada, la británica Ngozi Fulani, directora de la ONG londinense Sistah Space contra la violencia contra las mujeres, describió el “interrogatorio” que sintió estaba pasandodurante un evento en el Palacio de Buckingham para denunciar la violencia contra las mujeres.

Lo que aprendemos los plebeyos sobre racismo viendo el caso de Meghan Markle y la familia real británica

Más

Hussey preguntó en repetidas ocasiones a la activista londinense por su procedencia “real” pese a que Fulani le insistía en que ella era británica y su familia se había criado en Francia.